Per­fu­me de gar­de­nias

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - DA­VID TOSCANA dtos­ca­[email protected]

http:// www.mi­le­nio.com/la­be­rin­to/Fa­ce­book: La­be­rin­to Mi­le­nio/Twit­ter:@SCLA­be­rin­to

Si se pro­po­ne leer la Ilía­da, el pri­mer pro­ble­ma se­rá ele­gir un li­bro en­tre las más de cin­cuen­ta edi­cio­nes que exis­ten en es­pa­ñol. Aquí en mi li­bre­ro ma­dri­le­ño ten­go tres y de­jé otras tan­tas en mi en­ca­jo­na­da bi­blio­te­ca de Mon­te­rrey.

En los me­ros arran­ques, ten­go es­te trío de ver­sio­nes: “La có­le­ra can­ta, oh dio­sa, del Pe­li­da Aqui­les, mal­di­ta…”, así co­mo “¡Oh, can­ta, dio­sa, la có­le­ra de Aqui­les, hi­jo de Pe­leo, có­le­ra fu­nes­ta…” y “Can­ta, dio­sa, la có­le­ra acia­ga de Aqui­les Pe­li­da…”. Nin­gu­na de ellas es la que yo con­ser­vo en la me­mo­ria: “Can­ta, oh dio­sa, la có­le­ra del Pe­li­da Aqui­les, có­le­ra fu­nes­ta…”.

Pe­ro no bas­ta con leer un par de pá­gi­nas pa­ra de­ci­dir qué edi­ción com­prar. El tex­to es lo más im­por­tan­te, pe­ro ha­brá dis­tin­tos for­ma­tos de pas­ta blan­da o du­ra, le­tra le­gi­ble o mi­ni­le­tra, pá­gi­nas ano­ta­das o sin ano­ta­cio­nes, buenos pró­lo­gos o ma­los o inexis­ten­tes,

ilus­tra­cio­nes o pu­ra le­tra, ca­ras o ba­ra­tas, pro­sai­cas o poé­ti­cas, bi­lin­gües o mo­no­lin­gües, con nu­me­ra­ción de ver­sos o sin ella, de edi­to­ria­les res­pe­ta­bles o de edi­cio­nes pa­ti­to.

Es­ta va­rie­dad es nor­mal, pues es­ta­mos an­te un tex­to sa­gra­do. Aquí los dio­ses apo­yan a un pue­blo o a otro en la gue­rra, exi­gen sa­cri­fi­cios de ani­ma­les; los se­res hu­ma­nos tra­tan de en­ga­tu­sar­los, se fo­men­tan va­lo­res, se des­plie­ga sa­bi­du­ría y los hé­roes sir­ven de ejem­plo. En el can­to VI se men­cio­na a Dio­ni­so, el dios a quien le ten­go más fe, y aquí las ver­sio­nes dis­tan aun más. Una: “Des­pa­vo­ri­do, Dio­ni­so se su­mer­gió en el olea­je del mar”. Otra: “e in­clu­so Dio­ni­sos es­ca­pó y arro­jó­se a la mar”. Otra más: “y el pro­pio Ba­co, ate­rra­do, se ti­ró al mar”.

Tres nom­bres pa­ra el mis­mo dios. El pri­me­ro, a la es­pa­ño­la; el se­gun­do, a la grie­ga; y el ter­ce­ro, en es­pa­ñol con es­ca­la en el la­tín.

Re­leí mis Ilía­das por­que en es­tos días, com­par­tien­do el pan y el vino, mien­tras es­cu­chá­ba­mos “Per­fu­me de gar­de­nias”, vol­vió a sa­lir la erra­da le­yen­da so­bre el ver­so: “De Ve­nus de Ci­te­res”, y al­guien di­jo que Ci­te­res era un fa­mo­so es­cul­tor grie­go.

Pues bien, la Ilía­da, allá por el can­to XV, ha­bla de que Li­co­frón “ha­bía ma­ta­do a un hom­bre en la muy di­vi­na Ci­te­ra”, una is­la que cual­quie­ra pue­de ubi­car en un ma­pa al sur de Gre­cia, y he de de­cir que en mis tres ver­sio­nes Ci­te­ra se lla­ma Ci­te­ra.

Cuen­ta la le­yen­da y pin­tó Bot­ti­ce­lli que Afro­di­ta, tam­bién lla­ma­da Ve­nus, sa­le del mar y lle­ga a Ci­te­ra. Así es que no que­da sino su­po­ner que, en al­gu­na tra­duc­ción del grie­go leí­da por el com­po­si­tor Ra­fael Her­nán­dez Ma­rín, Ci­te­ra

_ ha­ya apa­re­ci­do co­mo Ci­te­res, o que se tra­te de una li­cen­cia poé­ti­ca por­que “Ci­te­ra” no ri­ma con “mu­je­res”.

Los clá­si­cos sir­ven pa­ra es­cu­char a la So­no­ra San­ta­ne­ra. Y pa­ra mu­chas co­sas más.

CAN­TO XXII DE LA ILÍA­DA Los tro­ya­nos lle­van el cuer­po de Héc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.