Em­pe­zar con Homero

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AR­MAN­DO GON­ZÁ­LEZ TORRES @So­bre­per­do­nar

Los clu­bes del li­bro y otras mo­da­li­da­des de lec­tu­ra abier­ta y co­lec­ti­va han si­do, des­de el si­glo XVIII, ex­pe­rien­cias muy exi­to­sas de pe­da­go­gía y so­cia­bi­li­dad li­te­ra­ria. De he­cho, en Es­ta­dos Uni­dos, el si­glo pa­sa­do se des­ple­gó un mo­vi­mien­to de lec­to­res de clá­si­cos que creó mul­ti­tud de gru­pos de lec­tu­ra y cul­mi­nó en la fa­mo­sa co­lec­ción The Great Books. Uti­li­zar las re­des so­cia­les pa­ra la lec­tu­ra com­par­ti­da, apar­te de que zan­ja las di­fi­cul­ta­des lo­gís­ti­cas que im­pli­ca re­unir­se fí­si­ca­men­te, am­plía la co­ber­tu­ra y va­rie­dad de la con­vo­ca­to­ria. Las pri­me­ras ho­ras de es­te 2019 co­men­zó un nue­vo ex­pe­ri­men­to de lec­tu­ra co­lec­ti­va de un clá­si­co en la red so­cial Twit­ter. Pa­blo Mau­ret­te con­vo­có a leer a Homero, pri­me­ro la Ilía­da a ra­zón de un can­to por se­ma­na du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses del año y, lue­go, la Odi­sea.

A lo lar­go de los pri­me­ros días se ha vis­to una par­ti­ci­pa­ción co­pio­sa, con for­mas va­ria­dí­si­mas: des­plie­gues de eru­di­ción he­lé­ni­ca; uti­lí­si­mas re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas; lec­tu­ra del poe­ma en va­rios idio­mas y en len­gua­je de se­ñas; abun­dan­te ico­no­gra­fía ho­mé­ri­ca; aportaciones poé­ti­cas, plás­ti­cas, pa­lin­dró­mi­cas y mu­si­ca­les en torno al poe­ma; co­men­ta­rios apa­ren­te­men­te in­ge­nuos de ilu­mi­na­do­ra con­ci­sión y, por su­pues­to, mu­chas bro­mas, sim­ple­zas y ocu­rren­cias. La mez­cla de dis­ci­pli­nas, los dis­tin­tos to­nos de con­ver­sa­ción y las de­ri­vas ima­gi­na­ti­vas vuel­ven es­te co­lo­quio tan caó­ti­co co­mo es­ti­mu­lan­te. Aca­so al­gu­nos pu­ris­tas del ac­to de la lec­tu­ra o aca­dé­mi­cos ce­lo­sos en­cuen­tren en es­tos ex­pe­ri­men­tos una mo­da ba­nal y se es­can­da­li­cen de la irrup­ción de una tur­ba va­rio­pin­ta y rui­do­sa en los apa­ci­bles mau­so­leos de sus clá­si­cos. Sin em­bar­go, lo que ga­na la con­ver­sa­ción en in­no­va­ción y sor­pre­sa com­pen­sa la even­tual su­per­fi­cia­li­dad o es­no­bis­mo.

La lec­tu­ra com­par­ti­da de un li­bro co­mo la Ilía­da, ade­más de que ofre­ce un ele­men­to lú­di­co e im­pre­vi­si­ble, con­tri­bu­ye a mul­ti­pli­car las cla­ves de lec­tu­ra, ayu­da a pe­ne­trar en la na­tu­ra­le­za a ve­ces gra­ní­ti­ca de los clá­si­cos y coad­yu­va a ac­tua­li­zar sus sig­ni­fi­ca­dos. Cier­ta­men­te, el frag­men­to de la an­ti­gua sa­ga gue­rre­ra grie­ga, que fue uti­li­za­do co­mo mo­ti­vo poé­ti­co por una en­te­le­quia de­no­mi­na­da Homero, es un ar­que­ti­po in­su­pe­ra­ble y sin ca­du­ci­dad de la ima­gi­na­ción de Oc­ci­den­te. Lo atrac­ti­vo de la tra­ma (que lo mis­mo des­cri­be in­tri­gas, es­tra­te­gias mi­li­ta­res o com­ba­tes he­roi­cos que his­to­rias de amor o di­le­mas en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do), la ve­ro­si­mi­li­tud de sus per­so­na­jes y, en al­gu­nas tra­duc­cio­nes, la mu­si­ca­li­dad, son ras­gos que se­du­cen a cual­quie­ra más allá de su gra­do de co­no­ci­mien­to es­pe­cia­li­za­do. Por lo de­más, siem­pre re­sul­ta ac­tual el elen­co de vo­lu­bles se­res di­vi­nos, se­mi­di­vi­nos y hu­ma­nos que desatan con­flic­tos san­grien­tos y pro­lon­ga­dos, que em­pe­ñan el

_ fu­tu­ro de sus pue­blos y que, de un mo­men­to a otro, ac­túan con ex­cep­cio­nal sa­bi­du­ría o li­ge­re­za, res­pon­dien­do a ve­ces a los ra­zo­na­mien­tos ló­gi­cos y mo­ra­les más re­fi­na­dos y, a ve­ces, a sus emo­cio­nes, pa­sio­nes o am­bi­cio­nes más ru­di­men­ta­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.