A Roma le fal­ta una bi­ci­cle­ta

La cin­ta de Al­fon­so Cua­rón tie­ne tres no­mi­na­cio­nes a los Gol­den Glo­bes

Milenio - Laberinto - - CINE - FERNANDO FIGUEROA FO­TO­GRA­FÍA NET­FLIX

En no­viem­bre de 2013, Al­fon­so Cua­rón le di­jo es­to al se­ma­na­rio es­pa­ñol El Cul­tu­ral: “Hay pe­lí­cu­las con una gran re­cep­ción en fes­ti­va­les que lue­go no co­nec­tan con el pú­bli­co”. Co­mo si fue­se una pro­fe­cía, eso es lo que aho­ra le su­ce­de a Roma, ga­lar­do­na­da en Ve­ne­cia con el León de Oro a la Me­jor Pe­lí­cu­la y con va­rias no­mi­na­cio­nes a los in­mi­nen­tes Glo­bos de Oro.

Roma sí ha co­nec­ta­do con el pú­bli­co que sue­le ver “ci­ne de ar­te”, con la ma­yo­ría de los crí­ti­cos y con una co­men­to­cra­cia cu­yo prin­ci­pal ar­gu­men­to pa­re­ce ser és­te: si no te gus­ta es por­que no sa­bes de ci­ne. En otras pa­la­bras, por­que eres un pen­de­jo.

Cua­rón es­tá con­ver­ti­do en un ar­tis­ta con gran ofi­cio, ca­paz de crear un in­tere­san­te fres­co en blan­co y negro pe­ro que no atra­pa al “gran pú­bli­co”. Eso su­ce­de no por una ca­ren­cia de cul­tu­ra fíl­mi­ca del es­pec­ta­dor sino por­que a la pe­lí­cu­la le fal­ta una bi­ci­cle­ta.

Aun­que sí apa­re­cen de pa­sa­da va­rias bi­clas, el fil­me ca­re­ce de una co­mo la que uti­li­zó Vit­to­rio de Sica en

La­dro­nes de bi­ci­cle­tas, obra maes­tra del neo­rrea­lis­mo ita­liano que acaba de cum­plir 70 años y cu­yo pro­ta­go­nis­ta era un obre­ro que de­bu­ta­ba co­mo ac­tor. Por su­pues­to que no se tra­ta de la

bi­ci en sí mis­ma sino co­mo ele­men­to cla­ve del nu­do dra­má­ti­co.

Cua­rón la hi­zo de mi­lu­sos en Roma y en el pe­ca­do lle­vó la pe­ni­ten­cia. Has­ta Puc­ci­ni y Ver­di te­nían li­bre­tis­tas a los que les ha­cían ca­so. Se­gu­ra­men­te un buen guio­nis­ta le ha­bría he­cho ver al di­rec­tor me­xi­cano que a sus her­mo­sas vi­ñe­tas les fal­ta­ban dos rue­das pa­ra con­ver­tir­se en una his­to­ria re­don­da.

Pre­mios en fes­ti­va­les, el ja­lo­neo de si la pro­yec­ta­ban o no en Ci­ne­mex y Cinépolis, y el tour en pan­ta­llas al­ter­nas crea­ron un efi­caz coc­tel pu­bli­ci­ta­rio pe­ro, al mis­mo tiem­po, de­ma­sia­das ex­pec­ta­ti­vas. Al mar­gen de lo que se pu­bli­que en in­ter­net, lo que se per­ci­be en la ca­lle es que a la ma­yo­ría de la gen­te no le gus­ta; al me­nos esa es mi im­pre­sión co­mo en­cues­ta­dor in­for­mal. Que to­do mun­do la quie­ra ver, es otra co­sa.

Yo la vi en Net­flix y me pa­re­ció bien pe­ro no ge­nial, así que me di una se­gun­da opor­tu­ni­dad en la Pla­za de las Tres Cul­tu­ras. El cie­rre del fa­mo­so Ro­ma­tón, en Tla­te­lol­co, fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, con la pro­yec­ción gra­tui­ta en la gran ex­pla­na­da te­nien­do a la vis­ta el tem­plo de San­tia­go Após­tol, las rui­nas prehis­pá­ni­cas y la to­rre que al­ber­ga­ba a la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Pe­ro so­bre to­do el cé­le­bre edi­fi­cio Chihuahua en­mar­can­do una pan­ta­lla gi­gan­te de 15 por 7 me­tros, con la ima­gen ní­ti­da de

Roma y gran­des bo­ci­nas a los cua­tro cos­ta­dos que en­vol­vían al es­pec­ta­dor con los ex­ce­len­tes so­ni­dos am­bien­ta­les. Pe­ro la bi­ci­cle­ta nun­ca apa­re­ció.

A Cua­rón le es­ta­ré eter­na­men­te agra­de­ci­do por­que en Gran­des es­pe­ran­zas in­clu­yó va­rias ver­sio­nes de “Bé­sa­me mu­cho”, de­ta­lle que me sir­vió de pre­tex­to pa­ra en­tre­vis­tar a Con­sue­lo Ve­láz­quez en su ca­sa, don­de to­có el piano y can­tó pa­ra mí so­li­to ése y otros te­mas. Aho­ra le agra­dez­co Roma por la ex­pe­rien­cia en Tla­te­lol­co.

Bienvenida la exis­ten­cia de Roma, in­clu­so su fe­nó­meno me­diá­ti­co y los pre­mios que si­ga co­se­chan­do, pe­ro sin ol­vi­dar que la gen­te tie­ne de­re­cho a de­cir que no le gus­tó y que, así co­mo hay crí­ti­cos que la po­nen por las nu­bes, hay otros que la han apa­lea­do, co­mo Ri­chard Brody en The New Yor­ker, quien es­cri­be un lar­go tex­to que po­dría ti­tu­lar­se “El ca­mino al in­fierno es­tá em­pe­dra­do de bue­nas in­ten­cio­nes”. Di­ce, por ejem­plo, que “Cua­rón pro­ce­de co­mo si la me­ra re­pre­sen­ta­ción afec­tuo­sa y com­pa­si­va de un per­so­na­je si­mi­lar a Li­bo (la em­plea­da do­més­ti­ca de la vi­da real) fue­ra un ges­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co su­fi­cien­te, en lu­gar de de­ta­lles dra­má­ti­cos”.

No fal­ta quien ya po­ne a Roma en la ci­ma de ¡to­da la his­to­ria del ci­ne me­xi­cano! Va­lién­do­le go­rro la fil­mo­gra­fía de Luis Bu­ñuel, Fernando de Fuen­tes, Emi­lio Fernández, Gil­ber­to Martínez So­la­res, Is­mael Rodríguez y Ar­cady Boytler, re­fe­ren­tes lo­ca­les de Cua­rón pa­ra el uso del blan­co y negro. Hu­bie­ra si­do mag­ní­fi­co que es­te

boom me­diá­ti­co se hu­bie­ra pro­du­ci­do en 1995 con La lí­nea pa­ter­na de José Buil y Ma­ri­sa Sis­tach, en la que re­cu­pe­ran in­va­lua­bles imá­ge­nes fíl­mi­cas del To­to­na­ca­pan, cap­ta­das ha­ce ca­si cien años por el abue­lo de Buil. Ma­te­ria­les arro­pa­dos con se­cuen­cias con­tem­po­rá­neas tam­bién en blan­co y negro, pa­ra así com­ple­tar el re­tra­to de una fa­mi­lia con olor a la vai­ni­lla de Papantla (inol­vi­da­bles las rui­nas de El Ta­jín y los vo­la­do­res de ayer y hoy).

No es­toy pe­lea­do con Roma. La vi con mi hi­jo Luis y nos hi­zo re­cor­dar a Ma­ti, una mu­cha­cha de pue­blo que vi­vió en nues­tra ca­sa cuan­do él era ni­ño. Ade­más nos hi­zo re­cor­dar a do­ña Ra­fae­la, quien du­ran­te dos dé­ca­das y ca­si has­ta su muer­te tra­ba­jó con no­so­tros co­mo em­plea­da do­més­ti­ca. A las dos las con­si­de­ra­mos par­te de nues­tra fa­mi­lia. Luis di­ce que Roma “re­vis­te de no­ve­dad una por­ción del pa­sa­do”. Tam­bién eso le agra­dez­co a Cua­rón.

La ce­re­mo­nia se lle­va­rá a ca­bo el 6 de enero en Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.