An­ti­crí­ti­ca nar­ci­sis­ta

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELINA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com IMA­GEN RO­LAND TOPOR

La an­ti­crí­ti­ca nar­ci­sis­ta es un mo­vi­mien­to ideo­ló­gi­co po­pu­lis­ta que con re­sen­ti­mien­to, vio­len­cia y ci­nis­mo re­cha­za to­da for­ma de aná­li­sis des­ca­li­fi­can­do a los crí­ti­cos y pen­sa­do­res que ex­pre­san sus ideas. Re­pu­dia cual­quier cues­tio­na­mien­to con el lu­gar co­mún de los enemi­gos del ra­cio­ci­nio y al­can­za to­dos los ám­bi­tos, des­de el po­der has­ta el ar­te, ci­ta tex­tual: “la crí­ti­ca es un tér­mino inexis­ten­te, por­que pa­ra juz­gar a un pin­tor, pa­ra ver pin­tu­ra hay que ver­la con los ojos de un pin­tor y pa­ra eso hay que ha­ber pin­ta­do”. Es una co­rrien­te que in­ten­ta amor­da­zar la ge­ne­ra­ción de pen­sa­mien­to, de­cir “la crí­ti­ca es un tér­mino inexis­ten­te” de­mues­tra una cen­su­ra ig­no­ran­te de la es­truc­tu­ra del co­no­ci­mien­to hu­mano, que se sos­tie­ne en un pro­ce­so de du­da y crí­ti­ca. La re­pre­sión an­ti­crí­ti­ca nar­ci­sis­ta, im­pe­di­da pa­ra el diá­lo­go, afir­ma que no po­de­mos ha­blar­de­ci­ne,mú­si­ca,li­te­ra­tu­ra,po­lí­ti­ca,ar­tes­plás­ti­cas, ar­te VIP, co­ci­na o lo que sea, por­que no so­mos co­ci­ne­ros o ci­neas­tas o políticos. El crí­ti­co es an­tes que na­da un es­pec­ta­dor y un ob­ser­va­dor, ana­li­za y frag­men­ta to­dos los ele­men­tos de la obra o ac­ción y es­tu­dia lo que mu­chas ve­ces no ve el au­tor, que no ha­ce­dis­tan­cia­de­suo­bra.Des­ca­li­fi­ca­ra­la­crí­ti­ca­con un ar­gu­men­to ob­tu­so ex­hi­be el an­ces­tral mie­do del to­ta­li­ta­ris­mo­po­rel­pen­sa­mien­to­li­bre,im­po­nien­do un es­ta­do de apa­tía, ig­no­ran­cia y su­mi­sión ideo­ló­gi­ca. La uto­pía de los an­ti­crí­ti­cos nar­ci­sis­tas es di­ri­gir des­de su ig­no­ran­cia y sus pre­jui­cios a la opi­nión, im­plan­tar una so­cie­dad ma­ni­pu­la­ble, que acep­ta con pa­si­vi­dad cual­quier pre­cep­to y de­ci­sión, y que el co­no­ci­mien­to de­je de evo­lu­cio­nar pa­ra es­tan­car­se en las me­dio­cres po­si­bi­li­da­des de una ideo­lo­gía que vi­ve pa­ra sí mis­ma. El an­ti­crí­ti­co nar­ci­sis­ta no quie­re ver­se en el es­pe­jo de la crí­ti­ca, des­ca­li­fi­ca pa­ra mi­ni­mi­zar una voz que no quie­re oír, en el ma­ni­queís­mo de su ego­la­tría se­ña­la co­mo enemi­go al pen­sa­mien­to dis­tin­to al su­yo. Ex­tir­pan­do al pen­sa­mien­to crí­ti­co, los pin­to­res son los úni­cos que pue­den ha­blar de pin­tu­ra, se aca­ba el aná­li­sis de la His­to­ria del Ar­te; sin ha­blar del po­der, se aca­ba la His­to­ria mis­ma, que pa­ra exis­tir de­pen­de de la crí­ti­ca y la eva­lua­ción. Que­men to­dos los li­bros de fi­lo­so­fía, que en esen­cia es crí­ti­ca. La crí­ti­ca no ne­ce­si­ta ni la apro­ba­ción, ni el con­sen­so, ni el per­mi­so de nin­gu­na ideo­lo­gía pa­ra exis­tir.Lo­san­ti­crí­ti­cos­nar­ci­sis­tasy­suin­ten­to­de­re­pri­mir

_ a la li­ber­tad de di­sen­tir, en­con­tra­rán la re­sis­ten­cia de un pen­sa­mien­to que no es­tá al ser­vi­cio de su­cau­sa.“La­crí­ti­cae­sun­tér­mi­noi­ne­xis­ten­te”pa­ra los­que­no­quie­ren­ver,pen­sar,ana­li­zary­di­sen­tir,pa­ra los an­ti­cris­tos nar­ci­sis­tas, es su­fi­cien­te el do­mes­ti­ca­do mo­nó­lo­go de su pro­pia voz.

No veas, no es­cu­ches, no ha­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.