“El do­cu­men­tal cree lu­crar con el do­lor ajeno”

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA PA­LO­MA NE­GRA FILMS

En la zo­na bil­wi de Puer­to Ca­be­zas, en Ni­ca­ra­güa, exis­te la le­yen­da de que las si­re­nas pro­veen de man­ja­res ma­ri­nos a los ha­bi­tan­tes del pue­blo. Sin em­bar­go, la po­bre­za en que vi­ven les ha he­cho creer que ca­ye­ron de la gra­cia de sus an­ti­guas musas. En El reino de la si­re­na, el do­cu­men­ta­lis­ta Luis Rin­cón abor­da la pa­ra­dó­ji­ca reali­dad de un pue­blo ri­co en bie­nes na­tu­ra­les pe­ro mi­se­ra­ble en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos.

¿Có­mo lle­gó a es­ta co­mu­ni­dad ni­ca­ra­güen­se?

El pro­yec­to sur­gió en 2010, cuan­do la gi­ra Am­bu­lan­te se pro­pu­so lle­var el ci­ne do­cu­men­tal a co­mu­ni­da­des don­de el gé­ne­ro no tie­ne pre­sen­cia. Una de ellas era Puer­to Ca­be­zas, en Ni­ca­ra­güa, adon­de me in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par. A tra­vés de mi tra­ba­jo he pro­cu­ra­do ha­blar de po­bla­cio­nes que vi­ven al lí­mi­te de la mar­gi­na­li­dad, de mo­do que el lu­gar me in­tere­só des­de el prin­ci­pio. A pe­sar de que sus po­bla­do­res han in­ten­ta­do con­ser­var su au­to­no­mía, han si­do so­me­ti­dos en to­dos los ni­ve­les. Que­ría plan­tear una re­fle­xión so­bre có­mo un lu­gar con to­das las con­di­cio­nes na­tu­ra­les pa­ra so­bre­vi­vir lle­ga a una si­tua­ción de po­bre­za. Me pa­re­ció re­ve­la­dor des­cu­brir que, si bien en épo­cas pa­sa­das se re­la­cio­na­ban con la na­tu­ra­le­za, una vez que en­tró la vi­sión neo­li­be­ral los pro­pios ha­bi­tan­tes ol­vi­da­ron la im­por­tan­cia de la ri­que­za que te­nían a la mano y asu­mie­ron va­lo­res más vin­cu­la­dos a lo ma­te­rial.

En su pe­lí­cu­la se plan­tea co­mo im­po­si­bi­li­dad el man­te­ner la au­to­no­mía den­tro del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta.

Cier­to, pe­ro hay una re­sis­ten­cia que man­tie­nen con mu­cha dig­ni­dad y que se ma­ni­fies­ta en la con­ser­va­ción de sus cos­tum­bres y su cos­mo­vi­sión. Si al­go man­tie­ne la lu­cha y la es­pe­ran­za de los pue­blos es la pre­ser­va­ción de aque­llo que les genera iden­ti­dad.

¿A los ha­bi­tan­tes les sor­pren­dió que un di­rec­tor me­xi­cano se in­tere­sa­ra en ellos?

La in­va­sión ex­trac­ti­va del mun­do oc­ci­den­tal ha­cia es­tas co­mu­ni­da­des ha ge­ne­ra­do cier­to re­ce­lo de los po­bla­do­res. No voy a ne­gar que al­gu­nos pe­rio­dis­tas o do­cu­men­ta­lis­tas se acer­can pa­ra con­se­guir una no­ta ama­ri­llis­ta, sin im­por­tar­les sus con­di­cio­nes de vi­da. Con­ven­cer­los de que mi in­te­rés era le­gí­ti­mo y de que en ver­dad que­ría ex­po­ner y com­par­tir su pro­ble­má­ti­ca me cos­tó ir al me­nos tres ve­ces al año. So­lo así me de­ja­ron en­trar a su co­ti­dia­ni­dad y re­gis­trar su vi­da.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre un do­cu­men­tal que lu­cra con la mi­se­ria o la po­bre­za y uno que per­si­gue un in­te­rés le­gí­ti­mo?

Es com­pli­ca­do. De al­gu­na ma­ne­ra, los do­cu­men­ta­lis­tas te­ne­mos la sen­sa­ción de lu­crar con el do­lor ajeno, pe­ro es­ta idea po­de­mos me­diar­la in­vo­lu­crán­do­nos con la co­mu­ni­dad. No po­de­mos ol­vi­dar que el ci­ne corresponde a cier­ta vi­sión co­lo­nia­lis­ta y no­so­tros, co­mo rea­li­za­do­res, dic­ta­mos la ma­ne­ra en que que­re­mos ver al otro. Ten­dría­mos que pen­sar en me­ca­nis­mos pa­ra rom­per es­to, tal vez por me­dio de la de­mo­cra­ti­za­ción de las he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer ci­ne. Qui­zá hu­bie­ra si­do va­lio­so que les hu­bie­ra de­ja­do los ins­tru­men­tos pa­ra que los ha­bi­tan­tes trans­mi­tie­ran su pro­pia vi­sión. El ci­ne do­cu­men­tal de­be­rá ex­pan­dir­se y en­con­trar los me­ca­nis­mos pa­ra con­se­guir que las co­mu­ni­da­des mar­gi­na­das apor­ten su pun­to de vis­ta.

A lo lar­go del úl­ti­mo año la reali­dad de Ni­ca­ra­güa cam­bió drás­ti­ca­men­te. ¿Per­ci­bió al­go mien­tras ro­dó la pe­lí­cu­la?

Per­ci­bía­mos al­go la­ten­te y a pun­to de es­ta­llar. La gen­te ha si­do muy so­me­ti­da

_ y vi­ve en con­di­cio­nes de ex­tre­ma po­bre­za a pe­sar de la can­ti­dad de re­cur­sos que tie­ne. Los con­flic­tos so­cia­les han ido es­ca­lan­do y ha­brá que ver có­mo se ma­ne­jan du­ran­te las pró­xi­mas elec­cio­nes.

“He pro­cu­ra­do ha­blar de po­bla­cio­nes que vi­ven al lí­mi­te de la mar­gi­na­li­dad”

El reino de la si­re­na ex­po­ne la pa­ra­do­ja de una co­mu­ni­dad ri­ca en bie­nes ma­te­ria­les pe­ro eco­nó­mi­ca­men­te po­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.