Schlem­mer, Kan­dinsky y la abs­trac­ción en el ar­te

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - ARGELIA GUE­RRE­RO ma­ka­ro­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA PINTEREST

Glo­ria Con­tre­ras so­lía in­sis­tir en que un bai­la­rín y co­reó­gra­fo de­be­ría es­tu­diar el res­to de las ar­tes. Con­si­de­ra­ba im­por­tan­te ha­cer del bai­la­rín un ar­tis­ta in­te­gral. En días recientes, vi­si­té la ex­po­si­ción de la obra de Kan­dinsky en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes. La vi­si­ta me lle­vó a re­cor­dar la idea de Glo­ria.

Pa­ra Kan­dinsky, era im­por­tan­te en­ta­blar una re­la­ción es­tre­cha en­tre las ar­tes y fue es­te plan­tea­mien­to el que lo lle­vó a rea­li­zar un es­tu­dio pro­fun­do en su li­bro De lo es­pi­ri­tual en el ar­te. Es­ta re­fle­xión de­ri­vó de la cer­ca­nía del pin­tor con la obra de mú­si­cos co­mo Wag­ner, Schön­berg y Mus­sorgsky, y la ex­pe­rien­cia sen­so­rial que la mú­si­ca de es­tos com­po­si­to­res desató en él. A la tras­po­la­ción de la ex­pe­rien­cia sen­so­rial des­en­ca­de­na­da por la mú­si­ca lle­va­da al res­to de las ar­tes, prin­ci­pal­men­te a la pin­tu­ra y sus co­lo­res, se le co­no­ce co­mo si­nes­te­sia.

Es­ta ex­pe­rien­cia sen­so­rial pro­pues­ta por Kan­dinsky tu­vo su ex­ten­sión en el uni­ver­so de la dan­za a tra­vés de múl­ti­ples tra­ba­jos. El de Ós­car Schlem­mer ha si­do el que más tras­cen­dió en la his­to­ria de la dan­za por su pro­pues­ta si­nes­té­si­ca tan bien lo­gra­da, el Ba­llet triá­di­co, es­tre­na­do en 1922 con par­ti­tu­ra de Paul Hin­de­mith.

Schlem­mer tu­vo con­tac­to con Kan­dinsky y Paul Klee en la es­cue­la Bauhaus, don­de el am­bien­te in­ter­dis­ci­pli­nar les per­mi­tió ex­pe­ri­men­tar con el con­tac­to téc­ni­co y sen­so­rial en­tre las dis­tin­tas ar­tes y es­ta­ble­cer se­me­jan­zas y pun­tos de en­cuen­tro en­tre las ar­tes es­cé­ni­cas y las ar­tes plás­ti­cas.

En el Ba­llet triá­di­co se plan­tea la bús­que­da de la abs­trac­ción, de tal mo­do que el es­pa­cio fi­gu­re co­mo pro­ta­go­nis­ta de la obra co­reo­grá­fi­ca y sea el pro­pio es­pa­cio en su to­ta­li­dad el que ge­ne­re las ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les si­mi­la­res a las que los co­lo­res des­en­ca­de­nan en las obras pic­tó­ri­cas.

La pro­pues­ta de Schlem­mer es que la to­ta­li­dad del dis­cur­so se cons­tru­ya a par­tir de for­mas fi­gu­ra­ti­vas, y en­tien­de al mo­vi­mien­to co­mo un tra­zo que de­li­nea la ru­ta pa­ra lle­gar a es­tas di­fe­ren­tes for­mas. Es­to su­po­ne, en­ton­ces, la re­duc­ción del cuer­po na­tu­ral del bai­la­rín, es de­cir, su pro­pia abs­trac­ción.

Pa­ra ex­pe­ri­men­tar el pro­ce­so de abs­trac­ción en los bai­la­ri­nes, el co­reó­gra­fo los pre­sen­ta con más­ca­ras y del ves­tua­rio ha­ce for­mas geo­mé­tri­cas que ocul­tan las de­li­mi­ta­cio­nes na­tu­ra­les del cuer­po hu­mano pa­ra con ello con­se­guir de ma­ne­ra más ní­ti­da el mo­vi­mien­to co­mo ru­ta pa­ra lle­gar a la for­ma fi­gu­ra­ti­va.

La idea de la abs­trac­ción del bai­la­rín co­mo in­di­vi­duo, pa­ra fu­sio­nar­lo en la to­ta­li­dad co­lec­ti­va que re­pre­sen­ta el es­pa­cio es­cé­ni­co, im­pli­ca el re­to de pres­cin­dir de los re­cur­sos ges­tua­les que en gran me­di­da fa­ci­li­tan la cons­truc­ción de un dis­cur­so y en mu­chas oca­sio­nes no sig­ni­fi­can un pro­ce­so de ex­pre­sión ver­da­de­ro sino un cú­mu­lo de ges­tos y lu­ga­res co­mu­nes que, al te­ner­se muy bien asi­mi­la­dos y na­tu­ra­li­za­dos, el es­pec­ta­dor de­co­di­fi­ca pe­ro pier­de la ex­pe­rien­cia sen­so­rial pro­fun­da. La co­mu­nión es­pi­ri­tual no se lo­gra.

El Ba­llet triá­di­co es, co­mo su nom­bre re­ve­la, un ho­me­na­je al nú­me­ro tres. Lo in­ter­pre­tan tres bai­la­ri­nes que por­tan a lo lar­go de la co­reo­gra­fía 18 ves­tua­rios dis­tin­tos pa­ra eje­cu­tar do­ce co­reo­gra­fías. Se di­vi­de en tres es­ce­nas a cu­yo am­bien­te corresponde un co­lor: ama­ri­llo, ro­sa y ne­gro, ca­da uno con un ca­rác­ter pro­pio.

Pa­ra Schlem­mer, el nú­me­ro tres es de gran re­le­van­cia por­que im­pli­ca tras­cen­der la uni­dad, es de­cir, el ego­tis­mo, y la dua­li­dad, pa­ra dar lu­gar a lo co­lec­ti­vo. Las for­mas bá­si­cas a las que re­cu­rre el ves­tua­rio son el círcu­lo, el cua­dra­do y el trián­gu­lo. La co­reo­gra­fía de Schlem­mer pro­po­ne

_ una odi­sea por la ex­pe­rien­cia sen­so­rial del es­ce­na­rio tri­di­men­sio­nal co­mo lien­zo y de los cuer­pos co­mo tra­zos. No im­po­ne la anu­la­ción del in­di­vi­duo, sino su fu­sión con el es­pa­cio co­lec­ti­vo del ar­te.

La pro­pues­ta de Schlem­mer es que el dis­cur­so se cons­tru­ya a par­tir de for­mas fi­gu­ra­ti­vas

Fi­gu­ras em­ble­má­ti­cas del Ba­llet triá­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.