El Pra­do bicentenario

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA WIKIPEDIA

Pa­ra em­pe­zar, en la pri­me­ra sa­la nos re­ci­be, co­mo es pro­pio, una rei­na: do­ña Ma­ría Isa­bel de Bra­gan­za, de fron­do­sa figura y ba­rro­ca­men­te ves­ti­da, en un enor­me cua­dro pin­ta­do por Ber­nar­do Ló­pez. Des­de ahí, Su Ma­jes­tad nos mi­ra co­mo de­jan­do cla­ro que fue ella quien pro­mo­vió la cons­truc­ción del edi­fi­cio des­ti­na­do a al­ber­gar lo me­jor del ar­te de Es­pa­ña y de bue­na par­te de la co­mar­ca eu­ro­pea. Lo ma­lo fue que se mu­rió un año an­tes de la inau­gu­ra­ción. Lo bueno fue que le man­da­ron ha­cer es­te re­tra­to en don­de apa­re­ce se­ña­lan­do con su mano de­re­cha el edi­fi­cio del Mu­seo y ba­jo la iz­quier­da tie­ne un cro­quis de la co­lo­ca­ción de los cua­dros.

Es­qui­van­do los avi­na­gra­dos ros­tros de los vi­gi­lan­tes, po­de­mos en­te­rar­nos de que los pri­me­ros cua­dros ex­hi­bi­dos aquí pro­ve­nían de las Co­lec­cio­nes Reales con el pro­pó­si­to de dar a co­no­cer el pa­tri­mo­nio de la Co­ro­na, reivin­di­car a los pin­to­res es­pa­ño­les, ape­nas co­no­ci­dos en el ex­tran­je­ro y, de pa­so, “her­mo­sear la ca­pi­tal del reino”, se­gún que­dó asen­ta­do en la Gaceta de Ma­drid. Con ello, ade­más, se pre­ten­día es­tar a la al­tu­ra de la Eu­ro­pa cul­ta, que ya da­ba ejem­plo con el Lou­vre y el Bri­tish Mu­seum.

En su aper­tu­ra, se ex­pu­sie­ron 311 cua­dros. Po­co a po­co fue­ron lle­gan­do más, pro­ce­den­tes de los sa­lo­nes de los pa­la­cios y, al cum­plir una dé­ca­da, la pi­na­co­te­ca re­ci­bió su pri­me­ra do­na­ción: el Cris­to cru­ci­fi­ca­do, pin­ta­do por Die­go Ve­láz­quez en 1632. El ar­tis­ta se­vi­llano man­da en es­te re­cin­to, pues to­do mun­do vie­ne a ver sus Me­ni­nas. Hay más obras de au­to­res des­ta­ca­dí­si­mos (es­pa­ño­les, ita­lia­nos, ho­lan­de­ses), pe­ro aquí Ve­láz­quez es el más po­pu­lar, le gus­te a quien le gus­te y le pe­se a quien le pe­se.

En la ex­po­si­ción se ex­pli­can los cri­te­rios his­tó­ri­co-ar­tís­ti­cos con los que es­tá or­ga­ni­za­do to­do el con­te­ni­do del Mu­seo, así co­mo los hi­tos pic­tó­ri­cos que po­see. Pe­ro des­ta­ca el re­la­to del bom­bar­deo que su­frió du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la que obli­gó a exi­liar bue­na par­te de sus obras en Ginebra, don­de tam­bién fue­ron ex­pues­tas con gran éxi­to. Des­de el oca­so del fran­quis­mo, el Mu­seo del Pra­do es con­si­de­ra­do el re­cin­to de la me­mo­ria pic­tó­ri­ca de Es­pa­ña.

_

Aquí con­vi­ven —apre­tu­ja­dos, to­do hay que de­cir­lo— El Bos­co, Du­re­ro, Ra­fael, Ti­ziano, El Gre­co, Ca­ra­vag­gio, Mu­ri­llo, Zur­ba­rán, Rem­brandt y Go­ya. Pe­ro ver­los juntos siem­pre fas­ci­na.

El Mu­seo del Pra­do es con­si­de­ra­do el re­cin­to de la me­mo­ria pic­tó­ri­ca de Es­pa­ña

Fue Ma­ría Isa­bel de Bra­gan­za quien im­pul­só la cons­truc­ción del Mu­seo del Pra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.