Un po­co de sen­si­bi­li­dad, al me­nos

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - PORTADA -

No soy de los que creen que el clá­si­co re­gio­mon­tano del pa­sa­do do­min­go por la no­che se de­bió de ha­ber can­ce­la­do por el en­fren­ta­mien­to en­tre se­gui­do­res de uno y otro equi­po en una de las ave­ni­das que da ac­ce­so al es­ta­dio de los Ti­gres. Caer en es­tas me­di­das im­pli­ca ce­der a los que es­tos gru­púscu­los quie­ren: se­cues­trar en su to­ta­li­dad es­te es­pec­tácu­lo, con­ver­tir­se en los pro­ta­go­nis­tas to­ta­les de to­do es­te en­tra­ma­do.

Pe­ro sí soy de los que creen que a la Li­ga Mx, a la pro­pia Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Fut­bol, le fal­tó sen­si­bi­li­dad y ra­pi­dez pa­ra reac­cio­nar de la me­jor ma­ne­ra y ac­ti­var lo pro­ce­den­te pa­ra no so­lo de­nun­ciar a los vio­len­tos, sino pa­ra ge­ne­rar cons­cien­cia, a par­tir de la ac­ción mis­ma de sus fut­bo­lis­tas, en­tre los mi­llo­nes de afi­cio­na­dos que los si­guen.

Creo que así co­mo los ju­ga­do­res de los Pu­mas fue­ron ca­pa­ces ha­ce al­gu­nos días de sa­car una pan­car­ta an­tes de que arran­ca­ra su par­ti­do con­tra los Lo­bos de la BUAP, con la le­yen­da: “Al­to a la vio­len­cia”, así los ele­men­tos de los Ti­gres y Rayados de­bie­ron de ha­cer al­go, aun­que fue­ra de ma­ne­ra sim­bó­li­ca, an­tes de que arran­ca­ra su par­ti­do.

No es­toy di­cien­do que de­be­rían de ha­ber im­pro­vi­sa­do una man­ta o que de­be­rían de te­ner una con ese ti­po de men­sa­jes ya pre­pa­ra­da, pe­ro sí cuan­do me­nos de ha­ber­se to­ma­do la fo­to jun­tos, co­mo se­ñal de que la ri­va­li­dad en la can­cha no de­be­ría ja­más de tras­cen­der de for­ma vio­len­ta ha­cia otros te­rri­to­rios.

Y es­to, por su­pues­to, no va a ve­nir de una ini­cia­ti­va de los ju­ga­do­res... A ve­ces ni si­quie­ra co­rres­pon­de ni a la di­rec­ti­va que ha­ce las ve­ces de lo­cal... Es­te ti­po de pro­to­co­los los de­be es­ta­ble­cer la au­to­ri­dad de la Li­ga Mx.

Hay que es­tar en el ne­go­cio. Hay que de­mos­trar ini­cia­ti­va. Hay que cui­dar que de in­me­dia­to se res­pon­da a es­tos he­chos de­mos­tran­do ca­rác­ter pa­ra en­fren­tar a los vio­len­tos. Des­de la can­cha, con los ju­ga­do­res a los que es­tos des­qui­cia­dos por la pa­sión fut­bo­lís­ti­ca di­cen que­rer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.