Re­gre­san ma­to­nes pa­ra ame­na­zar a lo­ca­ta­rios

Co­mer­cian­tes re­ci­bie­ron ame­na­zas por la ma­ña­na del sábado y pre­fi­rie­ron no abrir; di­je­ron no sa­ber quién los hos­ti­ga y re­pro­cha­ron que los po­li­cías ni se me­ten, aun­que es “en­ten­di­ble por­que a cual­quie­ra lo pue­den ma­tar”

Milenio Laguna - - Portada - Su­sa­na Igle­sias

En al­gu­nos ros­tros la an­gus­tia es vi­si­ble. Nos abra­za­mos por iner­cia... vi­vi­mos tiem­pos te­rri­bles

Re­gre­sa­ron cer­ca de las on­ce de la ma­ña­na, “me ame­na­za­ron cuan­do iba pa­ra el ne­go­cio, sa­ben quién soy por­que pues có­mo es que me re­co­no­cie­ron, la ver­dad es que por eso yo no abrí y ha­blan­do con “x” (omi­to el nom­bre) ha­ce ra­to, me di­jo que a ella tam­bién la ame­na­za­ron, si quie­res va­mos a ha­blar con ella, de­ja le mar­co”.

No le con­tes­ta. Nos des­pe­di­mos. Me acer­co al si­tio en que per­die­ron la vi­da cua­tro per­so­nas, hue­le a san­gre. En­va­ses de plás­ti­co, un mol­ca­je­te, una go­rra, una sal­se­ra de me­tal, la­tas de cer­ve­za, pla­tos de plás­ti­co, ser­vi­lle­tas, un tan­que de gas blan­co y una bo­ci­na.

No han le­van­ta­do los ob­je­tos. Una pa­tru­lla es­ta­cio­na­da fren­te a la es­ce­na con un po­li­cía entretenido en su te­lé­fono ce­lu­lar.

Es de­cir: no tie­ne ca­de­na de cus­to­dia. Cual­quie­ra pue­de acer­car­se, le­van­tar la cin­ta, to­mar fo­tos sin que al­guien te ha­ga pre­gun­tas. Unos tu­ris­tas se ha­cen fo­tos en la es­ce­na rien­do.

Rei­na la im­pu­ni­dad, el des­cui­do, la in­di­fe­ren­cia de las au­to­ri­da­des.

Ca­mino ha­cia el ca­lle­jón Mon­te­ro, to­do pa­re­ce nor­mal, la vi­da con­ti­núa, los va­ga­bun­dos cer­ca del Gua­da­la­ja­ra de ano­che es­tán ahí y no qui­sie­ron ha­blar, sal­vo un se­ñor que ven­de ci­ga­rros en la zo­na:

“Se les ca­yó un ce­lu­lar, los po­lis lo aga­rra­ron”. Na­da com­pro­ba­do. Lo úni­co que pue­do re­la­tar a us­te­des son los tes­ti­mo­nios que re­ci­bí de per­so­nas har­tas por la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad en to­da la ciu­dad. Ase­gu­rar al­go sin pro­bar­lo es in­fa­me, te pue­den de­man­dar. Un ma­ria­chi que co­noz­co des­de ha­ce va­rios años fue el que me con­tac­tó con es­te lo­ca­ta­rio de la zo­na con quien me en­tre­vis­té. Se des­pi­dió pi­dién­do­me que no lo me­ta en pro­ble­mas, pien­so en sus pa­la­bras mien­tras ca­mino ha­cia el Ca­lle­jón Mon­te­ro. Ho­ras más tar­de, gra­cias a mi in­sis­ten­cia con una se­ño­ra que ven­de co­mi­da, con­tac­to a un ve­cino de la zo­na que gra­bó unos vi­deos y vio lo que su­ce­dió.

“Lle­ga­ron por ellos, to­do es­ta­ba pla­nea­do, te da­ba los vi­deos, pe­ro no quie­ro pe­dos... por­que se ve­ría des­de dón­de lo gra­bé. Ven a las diez y me­dia de la no­che que es­té mi her­mano, tam­bién gra­bó, acá te es­pe­ra­mos pa­ra pla­ti­car”.

To­mo un ta­xi. Me reúno con una per­so­na que tra­ba­ja en un lo­cal de Ga­ri­bal­di.

“Tú sa­bes que soy gen­te de bien, que na­da de dro­gas co­mo di­cen que ven­de­mos, si es po­si­ble que ven­ga la ma­ña, ¿có­mo le ha­go pa­ra sa­ber? O sea no le voy a pre­gun­tar, ade­más nun­ca se sa­be, por­que pues se ven nor­ma­les, ¿me en­tien­des? Es­toy muy asus­ta­da, me di­je­ron que no abrié­ra­mos por­que iban a ve­nir en la no­che otra vez. Por eso no íba­mos a abrir, me voy a ir tem­prano, gra­cias por ve­nir a ver­me has­ta acá. No quie­ro que me vean ha­blan­do con­ti­go allá, me da mu­cho mie­do, que dios te ben­di­ga”.

Su voz se des­con­tro­la has­ta emi­tir un ge­mi­do. En su ros­tro la an­gus­tia es vi­si­ble. La abra­zo por iner­cia o por so­li­da­ri­dad, vi­vi­mos tiem­pos te­rri­bles.

Ella me con­tac­ta por te­lé­fono ahí mismo con otra per­so­na ame­na­za­da. “Na­da más te voy a pe­dir que no me gra­bes la con­ver­sa­ción, ni me pre­gun­tes nom­bre com­ple­to, es­ta­mos muy mal, se me subió el azú­car, me ame­na­za­ron hoy, me ame­na­za­ron ha­ce tiem­po, no de aho­ri­ta, de an­tes, me pi­die­ron pi­so, no les pa­gué y a lo me­jor se­gui­mos no­so­tros, la ver­dad es que me quie­ro ir, esa gen­te no juega, pon tú que sí que co­mo se di­ce acá cual­quie­ra con ar­ma nos di­ce ‘soy de La Unión y ya chin­gó a su...’ y pues ni sa­be­mos quié­nes son, la po­li­cía no se me­te, es en­ten­di­ble, te pue­den ma­tar”.

A to­dos les pre­gun­té des­de cuán­do se ini­ció la vio­len­cia más im­pu­ne, to­dos re­fie­ren que con más fuer­za en el go­bierno de Mancera. Me co­men­tan dos de ellos que cau­sal­men­te la po­li­cía de­tie­ne a ven­de­do­res de ci­ga­rros o flo­res o dul­ces, que lle­gan uni­da­des a lo bes­tia, que no es así con los de­lin­cuen­tes. Aca­bo de de­jar la zo­na de Fó­rum Bue­na­vis­ta don­de me en­tre­vis­té con la en­car­ga­da de uno de los lo­ca­les. Es te­rri­ble lo que aca­ba­mos de vi­vir en Ga­ri­bal­di. No to­dos so­mos si­ca­rios, no to­dos so­mos de­lin­cuen­tes, no to­dos so­mos hal­co­nes. Aquí el se­ñor de los es­qui­tes no es hal­cón, pe­di­ría res­pon­sa­bi­li­dad en sus pa­la­bras y se­rie­dad en sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Ga­ri­bal­di es un te­rri­to­rio que pe­lean las ma­fias, to­das las per­so­nas que me die­ron su tes­ti­mo­nio re­fie­ren que es im­po­si­ble que no los aga­rra­ran ayer:

“Si a una se­ño­ra que ven­de flo­res la aga­rran, ima­gí­na­te. O es­tán con ellos o es­tán asus­ta­dos de pe­lear con­tra ellos, no quie­ro acu­sar a na­die, so­lo que­re­mos es­tar tran­qui­los”.

Por el ca­lle­jón Mon­te­ro lle­ga­ron tres mo­to­ne­tas per­fec­ta­men­te sin­cro­ni­za­das pa­ra lle­var­se a los ase­si­nos ves­ti­dos de ma­ria­chi.

¿Es La Unión? Esa es la ver­sión ofi­cial. La reali­dad es muy com­ple­ja.

Cua­tro cuer­pos han si­do en­tre­ga­dos a los fa­mi­lia­res, per­ma­ne­ce un quin­to sin iden­ti­fi­car. Per­ma­ne­cen más de sie­te per­so­nas le­sio­na­das. Pi­do un ta­xi a Te­pi­to y lo can­ce­lo. Me en­tra el mie­do más os­cu­ro, guar­do mi te­lé­fono en la ma­ri­co­ne­ra que uso. Aquí se tra­ta de un sím­bo­lo de iden­ti­dad que nos es­tig­ma­ti­za co­mo de­lin­cuen­tes.

Ten­go una pre­gun­ta: ¿quié­nes son los ma­yo­res con­su­mi­do­res de dro­ga de la ciu­dad?

¿Adón­de va la dro­ga que co­rre des­de el Cen­tro? En la co­lo­nia Ro­ma o Con­de­sa pue­des en­con­trar­los echan­do pa­se o to­que en la cir­cu­lar de Mo­re­lia, ahí ven­den, con­su­men, ellos no lle­van ma­ri­co­ne­ras, son ve­ci­nos de la zo­na, ¿quién es más cri­mi­nal? ¿El que ven­de o el que con­su­me dro­gas ile­ga­les con pleno co­no­ci­mien­to del ori­gen vio­len­to y ase­sino que me­te ale­gre­men­te en su na­riz o aven­tan­do hu­mo? No es una cues­tión mo­ral, se tra­ta de vio­len­cia ca­pi­ta­lis­ta nor­ma­li­za­da, de in­di­fe­ren­cia su­ma­men­te agre­si­va. Ca­mino ha­cia el Eje Uno, ex­tra­ña­men­te al cru­zar al la­do te­pi­te­ño me sien­to más se­gu­ra.

Es­ta­tua de Ja­vier So­lís, jus­to fren­te al lo­cal don­de ocu­rrió la agre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.