El desas­tre de la ca­si­lla úni­ca

Milenio Laguna - - Al Frente - LUIS PETERSEN FA­RAH luis.petersen@mi­le­nio.com

Fue un desas­tre, los le­gis­la­do­res tie­nen ta­rea. La ca­si­lla úni­ca, con­ce­bi­da por la re­for­ma elec­to­ral de 2014 y pues­ta en es­ce­na por el INE en 30 es­ta­dos con elec­cio­nes lo­ca­les con­cu­rren­tes, tie­ne que re­sul­tar se­ria­men­te cues­tio­na­da.

El con­se­je­ro Mar­co An­to­nio Ba­ños la sen­ten­ció ya, po­cos días des­pués del 1 de ju­lio, cuan­do que­dó cla­ro que de­bían ser re­con­ta­das las tres cuar­tas par­tes de los pa­que­tes elec­to­ra­les de las elec­cio­nes de pre­si­den­te, de dipu­tados fe­de­ra­les y de se­na­do­res.

Ba­ños, quien co­no­cía y asu­mió los desafíos que plan­tea­ba la ca­si­lla úni­ca, ha se­ña­la­do que en ade­lan­te o se mo­di­fi­ca el mo­de­lo o se in­clu­ye el vo­to elec­tró­ni­co: no hay vuel­ta de ho­ja.

La ca­si­lla úni­ca po­día te­ner sus ven­ta­jas, cier­to, pe­ro la com­ple­ji­dad de la ta­rea era tal que no fue po­si­ble dar cer­te­za a las elec­cio­nes con re­sul­ta­dos cer­ca­nos ni re­con­tan­do los vo­tos.

He co­men­ta­do aquí el ca­so de Mon­te­rrey y Gua­da­lu­pe, en Nue­vo León. Es fe­cha en que no está re­suel­ta la elec­ción de al­cal­des: pri­me­ro, la au­to­ri­dad elec­to­ral dio el triun­fo al PAN; lue­go, el tri­bu­nal es­ta­tal, una má­qui­na de anu­lar ca­si­llas, fa­vo­re­ció al PRI. Faltan to­da­vía la Sa­la Re­gio­nal y la Sa­la Su­pe­rior del TEPJF, que ten­drán que dar su ve­re­dic­to an­tes de que ter­mi­ne oc­tu­bre. Ha­rá fal­ta una im­pren­ta es­pe­cial pa­ra cons­tan­cias de ma­yo­ría, que van y vie­nen.

Los re­sul­ta­dos eran muy ce­rra­dos, cla­ro. Y la ca­si­lla úni­ca, un fra­ca­so: pa­que­tes que no lle­ga­ron y nun­ca se contaron, in­con­sis­ten­cias, ac­tas y bo­le­tas en la ca­ja equi­vo­ca­da, me­sas di­rec­ti­vas que ti­ra­ron la toa­lla cuan­do ya no pu­die­ron más y un lar­go et­cé­te­ra que los par­ti­dos, por su­pues­to, apro­ve­chan pa­ra en­con­trar in­di­cios de do­lo. Sin em­bar­go, so­lo ver el Ma­nual de la y el

Fun­cio­na­rio de Ca­si­lla bas­ta pa­ra en­ten­der el desas­tre sin ne­ce­si­dad de acu­dir a la ma­la vo­lun­tad. Y no es que el ma­nual es­té mal he­cho, fue­ra de ese len­gua­je de las y los que aca­ba ha­cien­do las co­sas aún más te­dio­sas. Pe­ro se tra­ta de 140 pá­gi­nas que des­cri­ben pa­so a pa­so una se­rie de ac­ti­vi­da­des que hu­ma­na­men­te no ca­ben en una jor­na­da de nue­ve per­so­nas, ade­más ca­pa­ci­ta­das a me­dias por­que na­die tie­ne un se­mes­tre pa­ra ha­cer­se ex­per­to.

¿Quién acep­ta­rá ser fun­cio­na­rio de ca­si­lla la pró­xi­ma vez? Así, na­die.

JA­VIER GAR­CÍA/AR­CHI­VO

El con­se­je­ro Mar­co An­to­nio Ba­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.