35 años de Amy Wi­nehou­se

Milenio Laguna - - Comarca Y Estados - Ga­briel Castillo ga­brie­l_­cas­ti­llodmz@hot­mail.com

E l 23 de ju­lio de 2011 se anun­ció la muer­te de la can­tan­te bri­tá­ni­ca Amy Wi­nehou­se. Lla­mó mi aten­ción pues apenas unas se­ma­nas an­tes la ha­bía es­cu­cha­do en un pro­gra­ma de ra­dio lo­cal. A mi edad ya no es­toy muy al tan­to de las o los can­tan­tes de mo­da, y por ello no sa­bía de su exis­ten­cia. De­bo de­cir que me im­pre­sio­nó gra­ta­men­te la po­ten­cia de su voz, ca­paz de pro­vo­car emo­ción, por lo que resultó im­pac­tan­te la no­ti­cia de su muer­te a los 27 años. ¿Por qué tie­nen que mo­rir tan jó­ve­nes quie­nes nos pue­den ha­cer más pa­sa­de­ra la vi­da con su mú­si­ca? De ma­ne­ra irre­me­dia­ble re­cor­dé a tres mú­si­cos que ad­mi­ré en mi ju­ven­tud: Ja­ni­sJo­plin y Jimi Hen­drix mu­rie­ron en 1970, a la mis­ma edad de Amy cuan­do yo te­nía 16 años y Jim Mo­rri­son fa­lle­ció un año des­pués. Eran ar­tis­tas de una gran fuer­za in­ter­pre­ta­ti­va, Jo­plin y Mo­rri­son con su ori­gi­nal voz y Hen­drix con su ge­nial for­ma de eje­cu­tar la gui­ta­rra.

El pa­sa­do 14 de sep­tiem­bre Amy Wi­nehou­se ha­bría cum­pli­do 35 años. Vi la no­ta y de­ci­dí vol­ver a ver sus vi­deos y es­cu­char sus can­cio­nes. Una ar­tis­ta im­pre­sio­nan­te. En el dis­fru­te de su mú­si­ca em­pe­cé a dar for­ma a es­ta co­la­bo­ra­ción. Vol­ví a con­fir­mar que esa fi­gu­ra de chi­ca es­bel­ta, con ta­tua­jes en sus del­ga­dos bra­zos, pe­cu­liar ma­ne­ra de pin­tar sus ojos y que bai­la de for­ma ra­ra en el es­ce­na­rio, no se co­rres­pon­día con la voz de una mu­jer ma­du­ra, que se­du­ce. Pe­ro tam­bién po­de­mos de­cir que esa voz se po­nía a tono con su mi­ra­da in­ten­sa y con su pei­na­do de apa­rien­cia an­ti­gua o en ple­na on­da re­tro, pe­ro es­pe­cial­men­te con el do­mi­nio que ese pe­que­ño cuer­po ejer­cía so­bre ella (la voz) y el es­ce­na­rio ca­da vez que se pre­sen­ta­ba en pú­bli­co, has­ta que la fue­ron afec­tan­do sus adic­cio­nes.

Sie­te años ha­ce des­de su úl­ti­mo cum­plea­ños, mismo tiem­po que lle­va­mos pri­ván­do­nos de su ar­te, de su mú­si­ca. Le ve­nía de su tem­pe­ra­men­to, de su for­ta­le­za in­te­rior, que con­tras­ta­ba con la fra­gi­li­dad fí­si­ca. El can­to le era na­tu­ral, in­na­to, pe­ro no se con­for­mó con te­ner la fa­cul­tad. De­ci­dió es­tu­diar y desa­rro­lló una tem­pra­na cul­tu­ra mu­si­cal, en per­ma­nen­te bús­que­da de un es­ti­lo pro­pio, au­tén­ti­co. Por ello se ins­pi­ró en gran­des mu­je­res can­tan­tes y gru­pos fe­me­ni­nos, de las que des­ta­can Ella Fitz­ge­rald, Sa­ra Vaug­han, Bi­llieHo­li­day y Aret­ha Fran­klin. Lo­gró su ob­je­ti­vo pe­ro vi­vió po­co pa­ra com­par­tir­lo, pues co­mo di­je­ra un pe­rio­dis­ta es­pa­ñol: “tu­vo una muer­te len­ta, so­li­ta­ria, pre­vi­si­ble y pre­coz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.