ASE­SI­NA­TO AL ES­TI­LO MÓ­NA­CO: CUAN­DO TO­DO QUE­DA EN­TRE FA­MI­LIA

El lu­nes ini­cia el jui­cio por el cri­men de la heredera del se­gun­do clan más ri­co del prin­ci­pa­do y con el yerno co­mo acu­sa­do

Milenio Laguna - - Fronteras -

El jui­cio por el ase­si­na­to de la mi­llo­na­ria mo­ne­gas­ca Hé­lè­ne Pas­tor y su cho­fer co­men­za­rá es­te lu­nes en Fran­cia con la com­pa­re­cen­cia de 10 per­so­nas, in­clui­do su yerno, quien ha­bría or­de­na­do los crí­me­nes, por su pre­sun­ta im­pli­ca­ción en un ca­so que con­mo­cio­nó al pe­que­ño prin­ci­pa­do.

El 6 de ma­yo de 2014, a la sa­li­da del hos­pi­tal de Ni­za (su­r­es­te de Fran­cia), don­de vi­si­ta­ba a su hi­jo Gil­do, Pas­tor ca­yó en una em­bos­ca­da: un hom­bre ar­ma­do con un fu­sil dis­pa­ró e hi­rió gra­ve­men­te a la mi­llo­na­ria, de 77 años, y a su cho­fer egip­cio, de 54 años.

El con­duc­tor mu­rió el 10 de ma­yo y Pas­tor, heredera de un im­pe­rio inmobiliario y per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia más ri­ca de Mó­na­co tras los Gri­mal­di, cu­ya for­tu­na está va­lo­ra­da en 12 mil mi­llo­nes de eu­ros, fa­lle­ció el 21 de ese mes. In­te­rro­ga­da cua­tro días an­tes de mo­rir, con­fe­só a los in­ves­ti­ga­do­res que te­nía “mie­do”.

La in­ves­ti­ga­ción per­mi­tió en­con­trar el ras­tro de los pre­sun­tos ase­si­nos: dos mar­se­lle­ses, ya con­de­na­dos por vio­len­cia y trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes.

Sa­min Said Ah­med, de 28 años, que ac­tuó a ca­ra des­cu­bier­ta, fue acu­sa­do de ser el francotirador. Al Hair Ha­ma­di, de 35 años, fue acu­sa­do de ha­ber in­ter­pre­ta­do el pa­pel de vi­gi­lan­te de­lan­te del hos­pi­tal. Am­bos de­ja­ron tras ellos mul­ti­tud de pis­tas.

En Mar­se­lla, las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia los gra­ba­ron com­pran­do ce­lu­la­res y to­man­do un tren ha­cia Ni­za. Allí, al­qui­la­ron una ha­bi­ta­ción de ho­tel, don­de uno de ellos de­jó ras­tros de ADN. Los in­ves­ti­ga­do­res los lo­ca­li­za­ron fren­te al hos­pi­tal don­de, tras lle­gar en ta­xi, es­pe­ra­ban a Pas­tor.

“Es la pri­me­ra vez que ve­mos a ase­si­nos lle­gar en ta­xi al lu­gar del cri­men, hi­cie­ron to­do lo que no ten­drían que ha­ber he­cho”, iro­ni­zó una fuen­te cer­ca­na al ca­so.

Pa­ra dar con el or­ga­ni­za­dor de es­te do­ble ase­si­na­to, los in­ves­ti­ga­do­res si­guie­ron vi­gi­lán­do­los. Así, sa­ca­ron a la luz to­da una ga­la­xia de pre­sun­tos in­ter­me­dia­rios, que com­pa­re­ce­rán tam­bién an­te el tri­bu­nal de Aix-enP­ro­ven­ce (sur) por com­pli­ci­dad en un ase­si­na­to o aso­cia­ción de mal­he­cho­res, en el jui­cio que du­ra­rá has­ta el 19 de oc­tu­bre.

Po­co a po­co, los po­li­cías vie­ron có­mo se iba tra­zan­do un es­ce­na­rio digno de una no­ve­la po­li­cia­ca, que les lle­vó has­ta Woj­ciech Ja­nows­ki, de 69 años, pa­re­ja de la hi­ja de Pas­tor.

Los in­ves­ti­ga­do­res sos­pe­chan que Ja­nows­ki, con pro­ble­mas fi­nan­cie­ros, or­de­nó el ase­si­na­to de la mi­llo­na­ria. Co­mo prue­ba: el he­cho de que des­vió du­ran­te años en su be­ne­fi­cio o en el de sus em­pre­sas una gran par­te de los 500 mil eu­ros que Hé­lè­ne Pas­tor en­via­ba ca­da mes a su hi­ja.

El ob­je­ti­vo, se­gún la acu­sa­ción, era apo­de­rar­se de la he­ren­cia que le co­rres­pon­de­ría a la hi­ja de Pas­tor.

Un mes des­pués, Pas­cal Dau­riac, de 49 años, en­tre­na­dor de­por­ti­vo de Ja­nows­ki y úni­co acu­sa­do que es­tu­vo en con­tac­to con él, re­co­no­ció ser el or­ga­ni­za­dor del do­ble ase­si­na­to.

El hom­bre de ne­go­cios re­co­no­ció pri­me­ro ha­ber or­de­na­do los crí­me­nes, an­tes de re­trac­tar­se. “Me pre­sio­na­ron, me ame­na­za­ron con acu­sar a mi mu­jer, Syl­via, y ce­dí”, con­fe­só a su abo­ga­do.

Hoy, niega cual­quier im­pli­ca­ción en el ca­so y acu­sa a su ex en­tre­na­dor de ha­ber­le sa­ca­do di­ne­ro a cam­bio de “pro­tec­ción”.

AFP

En ma­yo de 2014, Hé­lè­ne Pas­tor fue ul­ti­ma­da a ti­ros en su au­to­mó­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.