Orien­ta­ción y ven­ta de yer­ba, ofre­ce Uru­guay

Pri­mer país en des­pe­na­li­zar. El mi­nis­tro de Sa­lud re­sal­ta un cen­so de 30 mil usua­rios y un ser­vi­cio sa­ni­ta­rio for­ta­le­ci­do

Milenio Laguna - - México - BLAN­CA VA­LA­DEZ CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Uru­guay es­tá lis­to pa­ra orien­tar y ex­por­tar ma­ri­gua­na a paí­ses que, co­mo Mé­xi­co, ana­li­zan le­van­tar la prohi­bi­ción le­gal del con­su­mo con fi­nes re­crea­ti­vos pa­ra ce­rrar pa­so a prác­ti­cas de­lic­ti­vas y con­tro­lar a un sec­tor ya adic­to, ase­gu­ró el mi­nis­tro de Sa­lud, Jor­ge Bas­so.

Lue­go de la po­lé­mi­ca desata­da en la pri­me­ra na­ción en des­pe­na­li­zar el uso lú­di­co de la can­na­bis, des­ta­có que cuen­tan con un cen­so de 30 mil usua­rios, aun­que re­co­no­ció que la de­man­da su­pera la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción.

“Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que las me­di­das prohi­bi­cio­nis­tas en ab­so­lu­to in­hi­ben con­su­mo y, por ello, ava­lan em­pren­de­do­res pa­ra am­pliar los cul­ti­vos pa­ra te­ner ma­yor con­su­mo in­terno e in­clu­so ex­por­tar.

“Sa­be­mos que la ofer­ta pa­ra com­pen­sar la de­man­da to­da­vía es­tá le­jos, aún hay un vo­lu­men de pro­duc­ción que no ha lo­gra­do re­sol­ver­la; te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad sa­ni­ta­ria de tra­ba­jar en con­tro­lar esa de­man­da, dán­do­les a los usua­rios in­for­ma­ción de ries­gos so­bre la dro­ga”, ase­ve­ró.

En en­tre­vis­ta, el mi­nis­tro re­fi­rió que, pa­ra­le­la­men­te a la di­fu­sión del co­no­ci­mien­to, a la edu­ca­ción e in­for­ma­ción so­bre la yer­ba y sus al­can­ces, se for­ta­le­cen los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios pa­ra que quie­nes bus­quen dis­mi­nuir o erra­di­car su adic­ción cuen­ten con “po­li­clí­ni­cas”.

Re­co­no­ció que a un año, en ju­lio de 2017, de que Uru­guay se con­vir­tió en el pri­mer país en le­ga­li­zar la ven­ta de ma­ri­gua­na en to­do su te­rri­to­rio —cuen­tan con 3.4 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes—, se han en­fren­ta­do, en los ini­cios, con la pro­duc­ción, por lo que ha­brá “otras fir­mas que se ha­bi­li­ta­rán”.

Abun­dó que se es­tán crean­do redes de in­ves­ti­ga­ción y que hay com­pa­ñías que apo­yan el “em­pren­di­mien­to pa­ra am­pliar las zo­nas de cul­ti­vo pa­ra uso in­terno, so­bre to­do pa­ra la im­por­ta­ción con va­rios paí­ses”.

“Exis­te un mar­co re­gu­la­to­rio don­de las far­ma­cias su­mi­nis­tran de­ter­mi­na­da can­ti­dad de ma­ri­gua­na a los usua­rios (10 gra­mos por se­ma­na o 40 gra­mos al mes, ca­da pa­que­te de 5 gra­mos es de 6.85 dó­la­res) y se creó un Con­se­jo Na­cio­nal de Can­na­bis, por lo que no des­car­to que va­rios paí­ses se ha­yan acer­ca­do pa­ra ase­so­rías”.

Bas­so ad­mi­tió que re­sul­ta di­fí­cil me­dir de qué for­ma la le­ga­li­za­ción del uso re­crea­ti­vo de la mota ha be­ne­fi­cia­do, co­mo su­ce­dió con las me­di­das an­ti­ta­ba­co, có­mo re­du­jo la vio­len­cia y el trá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.