Por Rey­no­sa, la ru­ta más cor­ta, pe­ro la más pe­li­gro­sa pa­ra ir a EU

La al­cal­de­sa ase­gu­ra que no tie­nen re­cur­sos ni al­ber­gues pa­ra aten­der a los mi­gran­tes que van en ca­mino

Milenio Laguna - - México - LI­LIA­NA PA­DI­LLA REY­NO­SA

Rey­no­sa, ciu­dad ta­mau­li­pe­ca, es el prin­ci­pal ob­je­ti­vo pa­ra ac­ce­der a Es­ta­dos Uni­dos, sin em­bar­go, la fal­ta de re­cur­sos pa­ra aten­der la con­tin­gen­cia y la vio­len­cia que pri­va en el lu­gar con­vier­ten la lle­ga­da de la ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos en una ver­da­de­ra emer­gen­cia.

El in­gre­so por Ta­mau­li­pas es la ru­ta más cor­ta, pe­ro tam­bién la más in­se­gu­ra pa­ra la ca­ra­va­na, pues so­lo hay que re­cor­dar la ma­tan­za de San Fer­nan­do en 2010.

A ello ha­brá que su­mar­le que pa­ra la ciu­dad fron­te­ri­za el cos­to de un mi­gran­te al día es de 536 pe­sos, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de las pro­pias au­to­ri­da­des, por lo que la ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos pue­de cos­tar has­ta 3 mi­llo­nes 752 mil pe­sos dia­rios, du­ran­te el tiem­po que ten­gan que es­pe­rar a que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos lo­gre dar trá­mi­te a aque­llos que bus­can asi­lo en ese país.

Maki Or­tiz, pre­si­den­ta mu­ni­ci­pal de Rey­no­sa, lan­za un au­tén­ti­co gri­to de ayu­da cuan­do co­mien­za a eva­luar el im­pac­to que ten­drá la lle­ga­da de la ca­ra­va­na a la ciu­dad de un mi­llón de ha­bi­tan­tes.

“No te­ne­mos la ca­pa­ci­dad ni el re­cur­so pa­ra en­fren­tar es­tas si­tua­cio­nes y creo que el pro­ble­ma de la mi­gra­ción es fe­de­ral, el go­bierno de­be asu­mir y de­be es­tar aho­ri­ta a tra­vés de la Cá­ma­ra de Dipu­tados apar­tan­do un re­cur­so pa­ra es­te pro­ble­ma”, se­ña­la en en­tre­vis­ta.

Rey­no­sa no cuen­ta con un es­pa­cio pú­bli­co o pri­va­do que per­mi­ta al­ber­gar a 7 mil per­so­nas, ade­más de que en­tre los sie­te al­ber­gues que hay en la ciu­dad, ape­nas hay ca­bi­da pa­ra 150 per­so­nas en ca­da uno.

La se­gu­ri­dad es otro te­ma que preocupa a las au­to­ri­da­des; el sim­ple tras­la­do a la ter­mi­nal de au­to­bu­ses de los mi­gran­tes que son de­por­ta­dos re­quie­re de me­di­das ex­tra­or­di­na­rias de se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar que sean víc­ti­mas del cri­men or­ga­ni­za­do que pre­ten­da ro­bar­los o se­cues­trar­los. La pre­sen­cia de la ca­ra­va­na en la ciu­dad ha­rá ne­ce­sa­rio el re­for­za­mien­to de la pre­sen­cia de las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

“Rey­no­sa es una ciu­dad vio­len­ta con mu­chos pro­ble­mas en don­de ne­ce­si­ta­mos sa­ber qué per­so­nas es­tán lle­gan­do, por dos ra­zo­nes, una por ellos mis­mos, pa­ra no ex­po­ner­los y pro­te­ger­los de la in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en es­tas ciu­da­des y de la pro­ba­bi­li­dad de que pue­dan ser cap­ta­dos por la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, y la otra por la se­gu­ri­dad de un mi­llón de ha­bi­tan­tes que vi­vi­mos en es­ta ciu­dad y que que­re­mos sa­ber quiénes lle­gan”.

La in­se­gu­ri­dad y la fal­ta de re­cur­sos son so­lo dos gra­ves pro­ble­mas que en­fren­ta Rey­no­sa, pe­ro tam­bién lo es la po­si­bi­li­dad del cie­rre de la fron­te­ra, lo cual pro­vo­ca­rá una parálisis eco­nó­mi­ca y pér­di­das mi­llo­na­rias de­bi­do a que son al me­nos 2 mil 500 trái­le­res con pe­re­ce­de­ros y otros pro­duc­tos, los que cru­zan a dia­rio por es­ta fron­te­ra. El in­ter­cam­bio co­mer­cial es de ca­si 400 mi­llo­nes de pe­sos anua­les y el cie­rre de la fron­te­ra tam­bién ten­drá un im­pac­to ne­ga­ti­vo en los tres ni­ve­les de go­bierno.

MI­KE BLA­KE/REU­TERS

Al me­nos 2 mil 500 trái­le­res cru­zan a dia­rio es­ta fron­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.