“Si eres crí­ti­co y cues­tio­nas, eres con­flic­ti­vo”

Milenio Laguna - - Portada - Ge­rar­do Mos­co­so

Des­de que re­gre­sé a La La­gu­na, ha­ce unos vein­te años, qui­se diag­nos­ti­car el por­qué el Teatro In­de­pen­dien­te lo­cal vi­vía una des­or­ga­ni­za­ción des­co­mu­nal. En­ton­ces em­pe­cé a dar­me cuen­ta de los sig­nos y sín­to­mas que pre­sen­ta­ba es­te pa­de­ci­mien­to no ex­clu­si­vo de es­ta co­mar­ca. Ob­ser­vé con el pre­tex­to de es­ti­mu­lar a las or­ga- ni­za­cio­nes in­de­pen­dien­tes, que al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das bus­ca­ban en­fren­tar a los crea­do­res de teatro uno con­tra otro. Si eres crí­ti­co y cues­tio­nas, eres con­flic­ti­vo, si bus­cas re­cur­sos pa­ra pro­duc­ción, no exis­ten y, por en­ci­ma, tie­nes que ser dó­cil con las da­mas de la gi­ne­co­cra­cia cul­tu­ral de La Co­mar­ca cu­yo le­ma ha si­do, sal­vo ra­ras ex­cep­cio­nes, “Di­vi­de y ven­ce­rás”.

No re­sul­ta sor­pren­den­te pues que es­ta ar­gu­men­ta­ción tan tri­lla­da en es­te es­pa­cio des­de el 2005, en­con­tra­ra una cre­cien­te re­so­nan­cia en los ins­ti­tu­tos o di­rec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de cul­tu­ra y en los res­pon­sa­bles de di­ri­gir los re­cin­tos que ad­mi­nis­tran los pa­tro­na­tos. El “teatro in­de­pen­dien­te” pre­sen­ta una do­ble ven­ta­ja pa­ra quie­nes quie­ren mos­trar su efi­caz pro­mo­to­ría cul­tu­ral des­de las ins­ti­tu­cio­nes: su atrac­ti­vo nom­bre evo­ca juventud, la re­bel­día y el ro­man­ti­cis­mo; jus­ti­fi­ca a quién les da chan­ce de pre­sen­tar sus pues­tas en es­ce­na a cam­bio de man­se­dum­bre y una la­na, y si eres có­mo­do, se otor­ga fi­nan­cia­mien­to de

El “teatro in­de­pen­dien­te” pre­sen­ta una do­ble ven­ta­ja

sin­gu­lar fle­xi­bi­li­dad. En efec­to, na­da im­pi­de a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos o a los pa­tro­na­tos, anu­lar sub­ven­cio­nes, o cam­biar por otros ar­tis­tas.

Es­ta fle­xi­bi­li­dad co­lo­ca a ca­da pro­yec­to in­de­pen­dien­te an­te la obli­ga­ción de lo­grar un éxi­to in­me­dia­to, pues de lo con­tra­rio esos crea­do­res pue­den que­dar­se sin na­da. A la vez im­pi­de que las com­pa­ñías y sus di­rec­to­res pue­dan te­ner una evo­lu­ción ar­tís­ti­ca, por lo que los “In­de­pen­dien­tes” a me­nu­do de­ben bus­car­se tra­ba­jos tem­po­ra­les, en de­tri­men­to de su la­bor de in­ves­ti­ga­ción y ca­pa­ci­ta­ción. Por otra par­te, los ofi­cios de es­ce­na (es­ce­nó­gra­fos, di­se­ña­do­res de ves­tua­rio, ma­qui­lla­je, pei­na­dos, ilu­mi­na­ción, uti­le­ros, tra­mo­yis­tas, etc.) co­rren ries­go de des­apa­re­cer. Los ar­tis­tas es­cé­ni­cos de­ben afron­tar un co­lo­sal desafío: dar­le, año tras año, ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción, un nue­vo sen­ti­do al teatro ins­ti­tu­cio­nal, y pa­ra ello, la con­cien­cia de gre­mio es in­dis­pen­sa­ble. La unión ha­ce la fuerza.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.