¡Aguas!

Por el agua ca­si re­ga­la­da, la fa­lla en las obras del Cut­za­ma­la tam­po­co es pa­ra llo­rar.

Milenio Laguna - - Portada - CAR­LOS MARÍN cma­rin@ mi­le­nio. com

Una de las me­jo­res pun­ta­das de mi ami­go ex go­ber­na­dor priis­ta de Tlax­ca­la, ex com­pa­ñe­ro de pá­gi­nas y hoy se­na­dor mo­re­nis­ta, An­to­nio Ál­va­rez Li­ma, fue mo­ti­va­da por la fa­lla en los tra­ba­jos del Cut­za­ma­la y el des­abas­to de agua en el Va­lle de Mé­xi­co.

Aun­que sue­le des­lum­brar con su in­te­li­gen­te sen­ti­do del hu­mor, opi­nó an­tier muy, pe­ro muy en se­rio, que “la lla­ve de­no­mi­na­da Kin­ver­ti­da” es una am­bi­güe­dad (co­mo si fue­se pre­tex­to de un­ni­ño­que jue­ga­co­nLe­go). Pi­dió a la Co­na­gua explicar por qué no em­bo­na­ron las pie­zas. "¿No las mi­die­ron an­tes los fa­bri­can­tes?, ¿se las en­tre­ga­ron mal?".

Re­cor­dó que el gas­to im­por­ta 500 mi­llo­nes de pe­sos y sol­tó su cen­te­llean­te pe­ro dis­pa­ra­ta­da in­ter­pre­ta­ción: “No­so­tros pen­sa­mos que se tra­ta de un ac­to de ir res­pon­sa­bi­li­dad, de un ac­to de ineptitud gra­ví­si­mo, y qui­zá tam­bién de un ac­to­de­li­be­ra­do por­que ela­gua­no­lle­ga a aque­llas zo­nas de la ciu­dad y de la zo­na me­tro­po­li­ta­na don­de fue más co­pio­sa la vo­ta­ción pa­ra An­drés Ma­nuel …”. ¡Ah, chin­gá! Mi ca­pa­ci­dad de ima­gi­na­ción no da pa­ra su­po­ner una cons­pi­ra­ción ca­paz de or­ga­ni­zar a un ti­ti­pu­chal de tra­ba­ja­do­res( an­ti lo pez obra­dor is ta­so so­lo dó­ci­les) pa­ra rea­li­zar un ac­to ra­cio­nal­men­te im­po­si­ble. El in­sen­sa­to lu­gar de siem­pre A pro­pó­si­to del mis­mo pro­ble­ma, las fa­llas con la Kin­ver­ti­da tam­po­co son pa­ra cla­mar por la pre­sen­ta­ción (oja­lá con vi­da) de los res­pon­sa­bles.

Tam­bién de To­ño es la con­si­de­ra­ción de qué pa­sa­ría si es­tos in­ge­nie­ros, téc­ni­cos y obre­ros de la Co­na­gua tra­ba­ja­ran en la NA­SA. Sí, Chu­cha. ¿Y los as­tro­nau­tas que se car­bo­ni­za­ron en una cáp­su­la de prue­ba? ¿Y el Cha­llen­ger que es­ta­lló, con la con­se­cuen­te muer­te de su tri­pu­la­ción?

No ca­be ha­cer pan­chos an­te con­tin­gen­cias co­mo la de es­tos días con el abas­to de agua.

Quie­nes vi­vi­mos en la ca­pi­tal de Mé­xi­co es­ta­mos don­de ja­más de­bió ha­ber una ciu­dad, ya que nun­ca lle­ga­ron a és­ta su­fi­cien­tes cau­da­les flu­via­les pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da, sino la­gos (uno, el sa­la­do de Tex­co­co) atra­pa­dos sin sa­li­da.

El error ini­cial fue de los me­xi­cas que de­vas­ta­ron el me­dio con las chi­nam­pas que pro­vo­ca­ron la deseca­ción. El eco­ci­dio (és­te sí) se con­su­mó al se­guir­se la fa­mo­sa tra­za­deCor­tés.

La com­ple­ji­dad del pro­ble­ma es de mag­ni­tu­des co­lo­sa­les y de in­su­fi­cien­cia de di­ne­ro: sur­tir de agua a ca­si 20 mi­llo­nes de per­so­nas (en­tre lo­ca­les y de pa­so) cues­ta ca­rí­si­mo, pe­ro el ser­vi­cio es ca­si re­ga­la­do y sub­sis­ten an­ti­guas y ki­lo­mé­tri­cas re­des de dis­tri­bu­ción pla­ga­das de fu­gas (pa­ra el desagüe ope­ran to­da­vía tra­mos del Gran Ca­nal, cons­trui­do ¡en el por­fi­ria­to!).

¿Son mu­cho 500 mi­llo­nes de pe­sos de la pie­za (es re­uti­li­za­ble) mal he­cha? Pues el go­bierno de AMLO de­be­rá in­ver­tir 18 mil 500 mi­llo­nes que des­de ha­ce tres años ur­gen pa­ra cons­truir el Acue­duc­to Po­nien­te y así ha­cer lle­gar más me­tros cú­bi­cos de agua por se­gun­do.

Há­ga­se lo que se ha­ga, sin em­bar­go, no pa­sa­rá de ser un tris­te pa­lia­ti­vo…

No ca­be ha­cer pan­chos an­te con­tin­gen­cias co­mo la de es­tos días con el abas­to de agua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.