Ve­ró­ni­ca Ma­za

El po­der de los tríos des­de la li­te­ra­tu­ra

Milenio Laguna - - Portada - VE­RÓ­NI­CA MA­ZA BUS­TA­MAN­TE

ARo­ber­to lo co­no­cí en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra, don­de tu­ve la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con él so­bre las lú­bri­cas le­tras que en­cie­rra su re­la­to pro­ta­go­ni­za­do por Re­ve­ca, Ben y M ax, el cual no con­si­de­ra es­tric­ta­men­te“eró­ti­co”, pe­ro cum­ple con las nor­mas del gé­ne­ro, ade­re­za­do con di­ver­sas re­fle­xio­nes más una es­truc­tu­ra di­vi­di­da en 13 par­tes y un epí­lo­go.

¿Qué lle­va aun abo­ga­do de ne­go­cios a es­cri­bi­ru­na no­ve­la co­mo Pol­vos y es­tre­llas?

Ima­gí­na­te qué abu­rri­do es ser un abo­ga­do que tie­ne que leer con­tra­tos y le­yes to­do el tiem­po. Es­cri­bir es para mí una sa­li­da, aun­que veo mu­cha re­la­ción en­tre la li­te­ra­tu­ra y la abo­ga­cía por­que mi pro­fe­sión ma­ne­ja mu­cho la fi­lo­so­fía. En la prác­ti­ca se de­be ge­ne­rar la con­fian­za, te ex­po­ne a de­ta­lles ín­ti­mos de la per­so­na­li­dad hu­ma­na, por eso bus­qué ha­cer la tran­si­ción de un lu­gar a otro sin que am­bas áreas de mi desa­rro­llo se opon­gan.

Leí que vi­vis­te la fa­mo­sa “cri­sis de los cua­ren­ta”. ¿Eso tam­bién te acer­có a las le­tras?

La cri­sis pri­me­ro la tie­nes que en­ten­der para sa­ber si la pue­des cu­rar y, lue­go, si la quie­res cu­rar. Me to­mó ocho me­ses es­cri­bir el pri­mer ma­nus­cri­to, pe­ro 40 años en­con­trar una his­to­ria que qui­sie­ra con­tar. Mi es­cri­tu­ra es au­to­ex­plo­ra­ti­va, pues lo pri­me­ro que bus­co es en­ten­der­me a mí mis­mo a tra­vés de las le­tras y, de pa­sa­da, con­tar, co­nec­tar, en­tre­te­ner. No es au­to­bio­grá­fi­ca, aun­que tie­ne mu­cho de mí.

Tus per­so­na­jes son de di­fe­ren­tes eda­des y ca­da uno tie­ne una idea del amor y el de­seo. Re ve can o lle­ga a los trein­ta años y Ben es ma­yor, pe­ro son amo­ro­so sal es­ti­lo S abi­nes, de esos que jue­gan a ta­tuar el hu­mo, a co­ger el agua, que bus­can y sa­ben que nun­ca han de en­con­trar. Son per­so­na­jes en cons­tan­te bús­que­da. En el fon­do, el amo­res lo que to­dos desea­mos te­ner, pe­ro es­mu­yes qui­vo. Es una pe­lí­cu­la en mo­vi­mien­to que que­re­mos ver co­mo una fo­to­gra­fía. El pa­pá de ella es un per­so­na­je im­por­tan­te en la his­to­ria, pues lle­va a Re­ve­ca a no con­for­mar­se con una vi­da co­mún.

¿La con­si­de­ras una no­ve­la eró­ti­ca?

No pre­ci­sa­men­te, aun­que es cier­to que tie­ne una car­ga eró­ti­ca muy fuer­te. Re- ve­ca se la pa­sa sin ro­pa me­dia no­ve­la. El mis­mo tí­tu­lo es ju­gue­tón pues me gus­ta el do­ble sen­ti­do de la pa­la­bra “pol­vo” en castellano. A ve­ces hay que echar­se un buen pol­vo con al­guien que te ha­ga ver es­tre­llas, ade­más de en­ten­der­lo de ma­ne­ra poé­ti­ca o has­ta cien­tí­fi­ca. Cuen­ta tam­bién con un La­do B que ma­ne­ja asun­tos más ne­gros y más pro­fun­dos.

¿A qué se de­be tu atrac­ción ha­cia los tríos eró­ti­cos?

Pri­me­ro, a que ja­más he he­cho uno y me atrae lo des­co­no­ci­do. Aquí el trío es en­tre una mu­jer y dos hom­bres, que es me­nos co­mún que el de dos chi­cas. La his­to­ria no se po­dría en­ten­der sin ese trián­gu­lo. El li­bro es­tá es­cri­to en for­ma to LP, con La­do Ay B. Hay mu­cha mú­si­ca en la no­ve­la, no obs­tan­te, creo que la no­ta so­no­ra es tan im­por­tan­te co­mo el si­len­cio, con el que bus­co que el lec­tor cie­rre el ca­pí­tu­lo co­mo quie­ra o pue­da, jus­to co­mo pa­sa en la vi­da mis­ma.

“El amor es lo que to­dos desea­mos te­ner, pe­ro es es­qui­vo. Es una pe­lí­cu­la en mo­vi­mien­to que que­re­mos ver co­mo fo­to­gra­fía”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.