Vi­vir den­tro de una uto­pía (1)

Milenio Laguna - - Ciudad Y Región - FERNANDO FABIO SÁN­CHEZ

Las fies­tas de di­ciem­bre con­clu­ye­ron el 6 de enero, que ca­yó en do­min­go y, de in­me­dia­to, el lu­nes fue el re­gre­so a cla­ses. Por la mañana, mien­tras en el fon­do se ele­va­ba un ama­ne­cer es­car­la­ta, la ciu­dad se lle­nó de co­ches. Los pá­ja­ros asi­mis­mo pa­re­cían­des­per­tar, y es­cua­dro­nes de ellos cru­za­ban el cie­lo ba­jo, em­pe­zan­do una nueva mi­gra­ción.

En el par­que Bos­que Ve­nus­tiano Ca­rran­za, los pá­ja­ros ar­ma­ban un al­bo­ro­to ma­ja­de­ro, y pa­re­cía que cientos de ellos se­guían­se pre­pa­ra­ban pa­ra em­pren­der el via­je, al tiem­po que el sol se fil­tra­ba por la co­pa de los árboles y des­cu­brían la le­ve hu­me­dad de un cá­li­do in­vierno. Mien­tras tan­to, los co­rre­do­res re­co­bra­ban su ru­ti­na, qui­zá con un po­co de so­bre pe­so, y pre­pa­ra­ción pa­ra el me­dio o el en­te­ro ma­ra­tón de es­te año; y las se­ño­ras y al­gu­nas se­ño­ri­tas, con un sé qui­to de ad­mi­ra­do­res al­re­de­dor, se en­tre­ga­ban a la co­reo­gra­fía del zum­ba, si­guien­do los pa­sos de flo­ri­dos y ági­les ins­truc­tor es.

Di­ce un per­so­na­je de la no­ve­la “Res­pi­ra­ción ar­ti­fi­cial” de Ri­car­do Pi­glia que aque­llos que­se exi­lian son por lo ge­ne­ral los su­je­tos de lau­to­pía; es de­cir, que aque­llos que se han ido de su país son los que sue­ñan su pa­tria co­mo un ideal siem­pre acer­cán­do­se ala ple­ni­tud. En Estados Unidos, hay ciu­da­des en­te­ras que ima­gi­nan a México co­mo su más gran­de te­so­ro, y lo reconstruyen allá con las ma­nos de su nos­tal­gia. Muchos podemos lle­gar a po­seer los ob­je­tos de la na­ción en­tra­ña­da, pe­ro que­da­mos exen­tos de la ex­pe­rien­cia del trans­cu­rrir del tiem­po allí en el te­rru­ño, don­de al­gu­na vez la­tió in­ge­nuo nues­tro co­ra­zón. He pasado las pri­me­ras se­ma­nas de enero en To­rreón, Coahui­la. Es la se­gun­da vez que me su­ce­de es­to des­de ha­ce más de dos dé­ca­das, cuan­do em­pe­zó mi au­to exilio en los E U. Por cum­plir con los ca­len­da­rios es­co­la­res, he te­ni­do que sa­lir ape­nas to­ca bala cam­pa­na el año nue­vo. Pe­ro hoy re­ci­bí la opor­tu­ni­dad de vi­vir en mi pa­raí­so de la me­mo­ria, y ex­pe­ri­men­tar las ma­dru­ga­das y el cam­bio de la luz, cuan­do los días se van vol­vien­do más lar­gos, y vi­vir el día, has­ta re­en­con­trar el trá­fi­co de la tar­de, al re­gre­sa­ra ca­sa ….

He pasado las pri­me­ras se­ma­nas de enero en To­rreón, Coahui­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.