El se­xo­ser­vi­cio cre­ce co­mo la espuma... y el ries­go de en­fer­me­da­des tam­bién

Al­fon­so Gar­cía Vi­lla­nue­va, di­rec­tor de Salud Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal, co­men­tó que aho­ra se bus­can otras es­tra­te­gias con las per­so­nas que ma­ne­jan u or­ga­ni­zan a las se­xo­ser­vi­do­ras pa­ra que se reali­cen las re­vi­sio­nes ne­ce­sa­rias

Milenio Laguna - - Ciudad Y Región - GIL­BER­TO LASTRA GUE­RRE­RO DURANGO

El se­xo­ser­vi­cio que se pro­mo­cio­na por me­dio de re­des so­cia­les y tar­je­tas que se en­tre­gan en los cru­ce­ros, se ha con­ver­ti­do en un asun­to de in­te­rés pa­ra las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les por la pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, por­que es com­pli­ca­do que se reali­cen las re­vi­sio­nes ne­ce­sa­rias.

Y es que des­de ha­ce años en la ciu­dad de Durango, ca­sa de ma­sa­jes sir­ven pa­ra el se­xo­ser­vi­cio, y las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les so­la­men­te cuen­tan con los re­gla­men­tos pa­ra tra­ba­jar.

Al­fon­so Gar­cía Vi­lla­nue­va, di­rec­tor de Salud Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal, co­men­tó que en la en­ti­dad exis­te un su­bre­gis­tro, y no se co­no­ce a cien­cia cier­ta la in­ci­den­cia de las en­fer­me­da­des que se dan por el ser­vi­cio se­xual tan­to de hombres co­mo de mu­je­res.

El­fun­cio­na­rio­mu­ni­ci­pal­co­men­tó que des­de el ini­cio de la ad­mi­nis­tra­ción, se crea­ron fo­lios pa­ra la ins­pec­ción, pe­ro has­ta el mo­men­to son 350 per­so­nas las que se re­vi­san, y se lle­van ex­pe­di­das 600 cre­den­cia­les au­to­ri­za­ción, lo que da a co­no­cer que no es re­gu­lar la re­vi­sión. Y aho­ra con la pro­li­fe­ra­ción de pá­gi­nas de in­ter­net y por me­dio de tar­je­tas, los ins­pec­to­res sa­ni­ta­rios su­fren pa­ra en­con­trar­los.

Otro­de­los­pro­ble­mas­men­cio­na­dos por el en­tre­vis­ta­do fue en el sen­ti­do que exis­te una gran can­ti­dad de po­bla­ción flo­tan­te, es de­cir que vie­nen­deo­tros­mu­ni­ci­pio­soes­ta­do­sen tem­po­ra­das­de­fe­riao­va­ca­cio­na­les.

El en­tre­vis­ta­do co­men­tó que aho­ra se bus­can otras es­tra­te­gias con las per­so­nas que ma­ne­jan u or­ga­ni­zan a las se­xo­ser­vi­do­ras.

Por­lo­que­res­pec­taa­la­sen­fer­me­da­des el fun­cio­na­rio men­cio­nó que so­la­men­te hay una per­so­na en­fer­ma de Sín­dro­me de In­mu­no­de­fi­cien­cia Ad­qui­ri­da (SIDA).

Pe­ro tam­bién hay otras, a las que son­por­hon­gosy­se­les­re­ti­ra­la­tar­je­tahas­ta­que­no­seen­cuen­tren­sa­nas.

Gar­cía Vi­lla­nue­va co­men­tó que los coor­di­na­do­res y ma­ne­ja­do­res de los se­xo­ser­vi­do­res han en­ten­di­do que lo úni­co que se bus­ca es la salud pú­bli­ca, por­que de es­ta pro­fe­sión­se­ge­ne­ran­gran­can­ti­dad­de­pa­de­ci­mien­tos

Ope­ra­ti­vos con­jun­tos

Omar Martínez Ais­pu­ro, di­rec­tor Ge­ne­ral de Ins­pec­ción, di­jo que las ca­sas de ma­sa­jes don­de se dis­fra­za el se­xo ser­vi­cio, y se de­tec­tan por me­dio de las di­rec­cio­nes, la ma­yo­ría en el cen­tro his­tó­ri­co y se rea­li­zan los ope­ra­ti­vos. Ya se en­cuen­tra de­tec­ta­do has­ta ca­si un 100 por cientos de los lu­ga­res y por se­ma­na se le­van­tan has­ta dos ac­tas.

Ex­pli­có que otro de los me­ca­nis­mos exis­ten­tes, es que al ha­cer el con­tac­to con las tar­je­tas, se lle­van a la di­rec­ción que el clien­te lo so­li­ci­te.

Des­ta­có Martínez Ais­pu­ro, que exis­ten es­pa­cios don­de se en­cuen­tran has­ta 20 per­so­nas y al­gu­na no cum­ple a ca­ba­li­dad con los re­que­ri­mien­tos y se le­van­ta un ac­ta al ne­go­cio.

Di­jo que lo que les han men­cio­na­do a los due­ños de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos es que no per­mi­tan que al­gu­na tra­ba­ja­do­ra se­xual sea con­tra­ta­da pa­ra ejer­cer la ac­ti­vi­dad.

Otro de los pun­tos men­cio­na­dos por el en­tre­vis­ta­do fue en el sen­ti­do que en el pasado no le pres­ta­ba la aten­ción ne­ce­sa­ria a es­ta ac­ti­vi­dad, pe­ro aho­ra sí, por eso au­men­tó la can­ti­dad de per­so­nas que se de­di­can al se­xo­ser­vi­cio con re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas.

In­di­có que ya se tie­ne de­tec­ta­da la ma­yor can­ti­dad de los ne­go­cios, pe­ro la pu­bli­ci­dad es la que va­ría por eso se ve más el fe­nó­meno. Y es que muchos de ellos se en­cuen­tran en el cen­tro de la ciu­dad. In­clu­so, al­gu­nos de ellos con dé­ca­das de fun­cio­na­mien­to.

Da­rán se­gui­mien­to

Fernando Ro­cha Ama­ro, presidente de la Co­mi­sión de Ac­ti­vi­da­des Eco­nó­mi­cas en el ayun­ta­mien­to de Durango, di­jo que aun­que es una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, se au­to­ri­za o se au­to­ri­za­ron por el Sis­te­ma Du­ran­guen­se de Aper­tu­ra Rá­pi­da de Em­pre­sas y la co­mi­sión no cuen­ta con in­je­ren­cia. Pe­ro en es­ta se­ma­na se re­vi­sa­rá el te­ma con la Di­rec­ción Ge­ne­ral del Ins­pec­ción.

El en­tre­vis­ta­do co­men­tó que tam­bién se ha­brán de re­unir con el di­rec­tor mu­ni­ci­pal de Salud pa­ra abor­dar el te­ma, por­que es de lla­mar la aten­ción que se ha­ble que las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les no acu­den a los che­queos con las fre­cuen­cia ne­ce­sa­ria.

Y es que los lo­ca­les es­ta­ble­ci­dos lle­gan y se va­lo­ran por par­te del Sis­te­ma Du­ran­guen­se de Aper­tu­ra Rá­pi­da de Em­pre­sas.

Sos­tu­vo que se aten­de­rá el te­ma en las di­fe­ren­tes co­mi­sio­nes en el ayun­ta­mien­to de Durango.

Piden con­cien­cia

Per­la Pacheco, re­gi­do­ra del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal, di­jo que an­te el pa­no­ra­ma, las per­so­nas, hombres y mu­je­res, que se de­di­can al se­xo­ser­vi­cio de­ben de ha­cer con­cien­cia de la po­si­bi­li­dad es ge­ne­rar con­ta­gio des­me­di­do.

Re­co­no­ció que es un te­ma de­li­ca­do y que en el te­ma de salud, ca­da per­so­na que se de­di­ca al se­xo­ser­vi­cio de­be es­tar al pen­dien­te de su pro­pia hi­gie­ne.

Des­ta­có que es un asun­to que no fá­cil­men­te se ven­ti­la, y pues es pú­bli­ca la pro­mo­ción, y es por eso que de­ben de man­te­ner­se en el che­queo por­que es por su pro­pio bien.

Ex­pli­có que por las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ac­ti­vi­dad es com­pli­ca­do contar con un pa­drón con­fia­ble, pe­ro es par­te del tra­ba­jo de la Di­rec­ción de Salud y de Ins­pec­ción, y es por eso que se ha­ce el lla­ma­do a las per­so­nas que de­ban.

El me­ca­nis­mo de al­gu­nos ne­go­cios de es­te ti­po, es que en el mo­men­to de ha­cer el acuer­do, por me­dio de ta­xis o au­tos par­ti­cu­la­res se lle­van a las mu­je­res u hombres a los lu­ga­res que los clien­tes de­ci­dan, por lo que se com­pli­ca el te­ma de la ve­ri­fi­ca­ción.

“En el pasado la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal no le pres­ta­ba la aten­ción ne­ce­sa­ria a es­ta ac­ti­vi­dad, pe­ro aho­ra sí”

“Es un te­ma de­li­ca­do y que en el te­ma de salud, ca­da per­so­na que se de­di­ca al se­xo­ser­vi­cio de­be es­tar al pen­dien­te de su pro­pia hi­gie­ne”

ES­PE­CIAL

Por las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ac­ti­vi­dad es com­pli­ca­do contar con un pa­drón con­fia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.