Le lla­man cri­sis de gol

Real Madrid li­gó su ter­cer par­ti­do sin ano­tar, al caer an­te el CSKA Mos­cú en el Luzh­ni­kí, don­de nun­ca ha ga­na­do; un error de Kroos mar­có el jue­go

Milenio León - La Aficion Leon - - Futbol -

El Real Madrid ca­yó 1-0 an­te el CSKA Mos­cú con un gol re­ci­bi­do en el pri­mer mi­nu­to de jue­go, de­rro­ta que po­ne en un aprie­to al téc­ni­co blan­co Ju­len Lo­pe­te­gui, que afron­ta su pri­me­ra cri­sis.

El cam­peón de Eu­ro­pa su­mó su ter­cer par­ti­do con­se­cu­ti­vo sin ano­tar, pe­ro no so­lo eso, ade­más vol­vió a de­jar­se sor­pren­der al co­mien­zo del par­ti­do. Co­mo ocu­rrie­ra en es­te mis­mo es­ce­na­rio, el es­ta­dio Luzh­ni­kí, con Es­pa­ña en los oc­ta­vos de fi­nal del Mun­dial, el equi­po ma­dri­dis­ta no pu­do rom­per la mu­ra­lla ru­sa, de­fen­di­da por el mis­mo por­te­ro, Ígor Akin­féev.

La se­gun­da uni­dad de­cep­cio­nó. Ce­ba­llos no se en­con­tró có­mo­do en nin­gún mo­men­to del par­ti­do. Asen­sio no asu­mió ga­lo­nes. Y la de­lan­te­ra echó mu­cho de me­nos a Ba­le.

Fue un ejer­ci­cio de im­po­ten­cia que llevó a mu­chos a re­cor­dar a Cris­tiano Ro­nal­do y a pe­dir a gri­tos la en­tra­da de Ma­riano por Ben­ze­ma. Pe­se a las au­sen­cias de Ra­mos, Mar­ce­lo, Is­co y Ba­le, Lo­pe­te­gui no va­rió su sis­te­ma y sa­lió de ini­cio con su clá­si­co 4-33. Pa­ra ello, de­jó en el ban­qui­llo a Mo­dric e in­tro­du­jo a Lu­cas Váz­quez en sus­ti­tu­ción de Ba­le.

Pe­se a las sos­pe­chas del téc­ni­co ma­dri­dis­ta, el CSKA sa­lió con cua­tro de­fen­sas y un es­que­ma ofen­si­vo, que aca­bó sor­pren­dien­do a los ac­tua­les cam­peo­nes de Eu­ro­pa; no ha­bía pa­sa­do ni si­quie­ra un mi­nu­to cuan­do un fa­llo ga­rra­fal de Kroos pro­pi­ció el pri­mer gol del en­cuen­tro.

El ale­mán qui­so de­vol­ver de pri­me­ra a la de­fen­sa, pe­ro aca­bó en­tre­gan­do el ba­lón al croa­ta Nicola Vla­sic, que en­ca­ró a Va­ra­ne, lo su­peró y su dis­pa­ro ra­so con la zur­da su­peró a Na­vas (1’). El Luzh­ni­kí se con­vir­tió a par­tir de en­ton­ces en una olla a pre­sión pa­ra el equi­po blan­co.

En el pri­mer cuar­to de ho­ra los ma­dri­dis­tas no die­ron una bue­na, mien­tras los ru­sos no de­ja­ban de en­trar co­mo pu­ña­les por las ban­das. La pri­me­ra ju­ga­da de pe­li­gro del Real Madrid fue pa­sa­dos los 20 mi­nu­tos en una bue­na in­ter­na­da de Lu­cas por la de­re­cha que aca­bó con un dis­pa­ro des­via­do de Re­gui­lón, al que se le vio atre­vi­do en su debut.

Ahí pa­re­ció des­per­tar el Madrid. Y así en una ju­ga­da co­lec­ti­va, Ca­se­mi­ro lle­gó a las pro­xi­mi­da­des del área y se sa­có de la chis­te­ra un dis­pa­ro ra­so que se im­pac­tó en el pos­te de­re­cho de la por­te­ría

Si no mar­cas, no pue­des ga­nar un par­ti­do; hay que te­ner en cuen­ta ese pun­to de ma­la suer­te”

Que­ría­mos ga­nar, pe­ro te­ne­mos que asu­mir­lo, tra­gar­nos esa bi­lis; es­to es la Cham­pions Lea­gue”

JU­LEN LO­PE­TE­GUI

En­tre­na­dor del Real Madrid

de Akin­féev.

Los pu­pi­los de Lo­pe­te­gui, que no de­jó de des­ga­ñi­tar­se en la ban­da, ade­lan­ta­ron lí­neas y en­ce­rra­ron al equi­po del ejér­ci­to ru­so, pe­ro les fal­tó acier­to una vez más. Ben­ze­ma, que alar­gó un par­ti­do más su alar­man­te se­quía go­lea­do­ra, lo in­ten­tó pri­me­ro des­de fue­ra del área y des­pués de ca­be­za, pe­ro su re­ma­te gol­peó la cru­ce­ta, mien­tras Lu­cas pu­so a prue­ba a un se­gu­ro Akin­féev.

En la se­gun­da par­te, Asen­sio, que es­tu­vo des­apa­re­ci­do en com­ba­te los pri­me­ros 45 mi­nu­tos, pa­re­ció des­per­tar con dos dis­pa­ros mar­ca de la ca­sa des­de fue­ra del área. No obs­tan­te, el Madrid ha­bía per­di­do em­pu­je, por lo que Lo­pe­te­gui per­dió la pa­cien­cia y dio en­tra­da a Mo­dric y a Ma­riano, que mar­có un go­la­zo en la pri­me­ra jor­na­da an­te la Roma y que hoy vol­vió a de­mos­trar que me­re­ce más mi­nu­tos.

Los cam­bios ape­nas die­ron fru­tos, ya que el Madrid no aca­ba­ba de en­con­trar hue­cos en la tu­pi­da de­fen­sa ru­sa, mien­tras ca­da vez de­ja­ba la re­ta­guar­dia más des­guar­ne­ci­da. Key­lor Na­vas tu­vo que in­ter­ve­nir a fal­ta de un cuar­to de ho­ra pa­ra evi­tar el se­gun­do gol. Cuan­do no era la de­fen­sa, era Akin­féev, el hé­roe de los oc­ta­vos an­te Es­pa­ña el que en­tra­ba en ac­ción, co­mo cuan­do des­pe­jó con las ye­mas de los de­dos un dis­pa­ro de Ce­ba­llos.

FO­TO: EFE

El tem­pra­ne­ro gol de Nicola Vla­sic con­di­cio­nó el trá­mi­te del jue­go pa­ra Real Madrid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.