El Ta­ta y su Atlan­ta Uni­ted

Gerardo Mar­tino ha lla­ma­do la aten­ción de se­lec­cio­nes im­por­tan­tes, pri­me­ro por su cu­rrí­cu­lum y lue­go por la la­bor que ha desa­rro­lla­do con ese club, que ape­nas en 2017 se in­te­gró a la MLS

Milenio León - La Aficion Leon - - Futbol Nacional -

En 19 me­ses, Gerardo Mar­tino vol­vió a la ór­bi­ta de se­lec­cio­nes im­por­tan­tes que bus­can en­tre­na­dor pa­ra co­man­dar el pró­xi­mo pro­ce­so rum­bo al Mun­dial de Qa­tar 2022. En ese tiem­po, el Ta­ta lle­gó al Atlan­ta Uni­ted, un equi­po al que to­mó de ce­ro, al que mol­deó y al que lle­vó a enamo­rar a sus afi­cio­na­dos, que han res­pon­di­do al cien por cien­to con en­tra­das es­pec­ta­cu­la­res.

No ha si­do na­da sen­ci­llo lo que ha lo­gra­do el en­tre­na­dor ar­gen­tino con una fran­qui­cia que aún tie­ne olor a nue­vo, por más que ha­ya quien aún me­nos­pre­cie a la Ma­jor Lea­gue Soc­cer (MLS), que ha cre­ci­do a pa­sos agi­gan­ta­dos en po­cos años.

Uno de los de­ta­lles que se han des­ta­ca­do del tra­ba­jo de Mar­tino en ca­da uno de los equi­pos que ha di­ri­gi­do, es que le gus­ta for­ta­le­cer las cua­li­da­des de sus pu­pi­los. Y en el Atlan­ta Uni­ted re­la­tan que Mi­guel Al­mi­rón se con­vir­tió uno de los me­jo­res futbolistas de la Li­ga, al igual que Jo­sef Mar­tí­nez. Ade­más, es­tán Héc­tor Vi­llal­ba y Ya­mil Asad, quien aun­que ya mi­li­ta en el DC Uni­ted, me­jo­ró su ren­di­mien­to ba­jo las ór­de­nes del téc­ni­co ar­gen­tino.

La tem­po­ra­da pa­sa­da, Atlan­ta Uni­ted su­mó 55 pun­tos en la Con­fe­ren­cia Es­te, fue cuar­to lu­gar por de­ba­jo de To­ron­to, New York City y Chica­go. Aun­que lle­gó a la postem­po­ra­da, per­dió en pe­na­les an­te Co­lum­bus.

Así que pa­ra es­ta se­gun­da tem­po­ra­da el Ta­ta te­nía un nue­vo re­to con el equi­po al que le ha im­preg­na­do un fut­bol agra­da­ble. Hoy, su con­jun­to es­tá en la ci­ma, y es se­rio can­di­da­to pa­ra co­ro­nar­se.

Gra­cias a to­da esa la­bor, el

nom­bre de Mar­tino se ha li­ga­do a se­lec­cio­nes co­mo Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. En un prin­ci­pio, por to­do lo que ha cons­trui­do el en­tre­na­dor,

pa­re­cía muy com­pli­ca­do que al­gu­na pu­die­ra te­ner es­pe­ran­za, ya que ade­más, en lo eco­nó­mi­co, ha re­ci­bi­do un pa­go im­por­tan­te. Así que, tal co­mo lo men­cio­nó él, el di­ne­ro no fue un pro­ble­ma pa­ra no arre­glar­se con el Atlan­ta Uni­ted. Al rom­per el víncu­lo, sus pre­ten­dien­tes po­drán acer­car­se.

En es­te ca­so, se ha di­cho que el pró­xi­mo año se le ve­rá co­mo en­tre­na­dor de la se­lec­ción me­xi­ca­na, que des­de ha­ce me­ses ha­bría son­dea­do su si­tua­ción.

La afi­ción del Atlan­ta Uni­ted sue­le lle­nar su es­ta­dio

FO­TOS: AP Y ATLAN­TA UNI­TED

Gerardo Mar­tino, du­ran­te un due­lo del Atlan­ta Uni­ted

Fi­ve Stri­pes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.