La ira de Trump y un mun­do aler­ta

Milenio León - - Al Frente - CARLOS PUIG Twit­ter: @puig­car­los

Han caí­do las pri­me­ras acu­sa­cio­nes for­ma­les del fis­cal especial in­ves­ti­gan­do la pre­sun­ta re­la­ción en­tre el go­bierno ru­so y la cam­pa­ña de Do­nald Trump, y no son po­ca co­sa.

La acu­sa­ción prin­ci­pal re­cae ni más ni me­nos que en el je­fe de la cam­pa­ña de Trump en su pri­me­ra eta­pa, Paul Ma­na­fort, y aun­que la acu­sa­ción for­mal no men­cio­na la cam­pa­ña ni al­gu­na evi­den­cia con­cre­ta que in­vo­lu­cre al hoy pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, esa acu­sa­ción de­be leer­se jun­to con otra, re­ve­la­da tam­bién ayer, con­tra Geor­ge Pa­pa­do­pou­los y por la que es­te per­so­na­je ya se de­cla­ró cul­pa­ble.

Pa­pa­do­pou­los, ase­sor de la cam­pa­ña para asun­tos de re­la­cio­nes con el ex­te­rior, acep­tó ha­ber men­ti­do al FBI so­bre una con­ver­sa­ción con pre­sun­tos re­pre­sen­tan­tes del go­bierno ru­so que ha­brían ofre­ci­do “lo­do” so­bre Hi­llary Clin­ton a la cam­pa­ña de Trump. En es­pe­cí­fi­co ha­bló de “mi­les de co­rreos”. El es­cán­da­lo de los co­rreos hac­kea­dos de las cuen­tas del Par­ti­do De­mó­cra­ta fue uno de los asun­tos que más afec­ta­ron a Clin­ton du­ran­te la cam­pa­ña.

Hoy sa­be­mos que Pa­pa­do­pou­los fue arres­ta­do des­de fi­na­les de ju­lio por los agen­tes del fis­cal Mue­ller y ha lle­ga­do a una ne­go­cia­ción con ellos que re­ba­ja sus car­gos o su pe­na a cam­bio de in­for­ma­ción.

La acu­sa­ción con­tra Ma­na­fort, por asun­tos tan gra­ves co­mo lavado de di­ne­ro y eva­sión fis­cal, se­gu­ra­men­te ha ini­cia­do, co­mo es cos­tum­bre en Es­ta­dos Uni­dos, una ne­go­cia­ción so­bre re­ba­ja de pe­nas y/o car­gos por in­for­ma­ción que avan­ce la in­ves­ti­ga­ción.

Tal vez lo más im­por­tan­te de lo que hoy co­no­ce­mos es la con­fir­ma­ción de que los ru­sos qui­sie­ron in­ter­ve­nir en la cam­pa­ña de Trump y que lle­ga­ron a per­so­na­jes im­por­tan­tes.

Co­mo he di­cho aquí, es­tá cla­ro que lo úni­co que quie­re Trump es ser re­ele­gi­do. Hoy tie­ne fren­te a él la peor ame­na­za de su cor­ta pre­si­den­cia que pu­die­ra im­pe­dir­le has­ta ter­mi­nar es­te man­da­to.

Ca­da vez que Trump se ha me­ti­do en al­gún lío, su es­tra­te­gia es sa­car un nue­vo te­ma y ob­se­sio­nar­se. Los me­xi­ca­nos lo he­mos aprendido bien, a la ma­la. Por su­pues­to que lo que su­ce­dió ayer au­men­ta el ries­go para Mé­xi­co: mu­ro, mi­gra­ción, TLC… Pe­ro tam­bién para el res­to del mun­do.

La pre­gun­ta es si Mé­xi­co, por ejem­plo, en lo eco­nó­mi­co, de­be­ría to­mar me­di­das pre­ven­ti­vas de ma­yor mag­ni­tud a las que hoy he­mos vis­to. Y el res­to del mun­do de­be­rá es­tar aler­ta fren­te a la ira de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.