Ni te fi­jes… ¡Acu­sa, de­nun­cia, in­sul­ta!

Milenio León - - Al Frente - RO­MÁN RE­VUEL­TAS RETES re­vuel­tas@mac.com

¿No te gus­ta có­mo go­bier­na En­ri­que Pe­ña? Pues, muy sim­ple, acú­sa­lo de “ge­no­ci­da”. De Ra­joy, mien­tras tan­to, di que es un “fas­cis­ta”. En cuan­to al ré­gi­men de­mo­crá­ti­co de España, ca­li­fí­ca­lo de “dic­ta­du­ra” y equi­pá­ra­lo, de plano, al fran­quis­mo. De­nun­cia, a su vez, que el men­ta­do fran­quis­mo fue “com­pa­ra­ti­va­men­te peor que el na­zis­mo de Hitler”, tal y co­mo lo ha he­cho la se­ño­ra Ada Co­lau, al­cal­de­sa de la su­fri­dí­si­ma y ex­po­lia­da y sa­quea­da y de­vas­ta­da Barcelona. No te de­ten­gas tam­po­co en de­ta­lles co­mo que la es­tre­me­ce­do­ra atro­ci­dad per­pe­tra­da en Igua­la por los si­ca­rios de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal no ocu­rrió en los te­rri­to­rios so­juz­ga­dos por el Go­bierno fe­de­ral sino en una lo­ca­li­dad go­ber­na­da por el PRD cu­yo al­cal­de, alia­do y cóm­pli­ce de los ase­si­nos, ha­bía ob­te­ni­do el be­ne­plá­ci­to del pri­mer opo­si­tor de la na­ción y fu­tu­ro sal­va­dor de la pa­tria. No, no re­gis­tres na­da de es­to ni te mo­les­tes en re­co­no­cer­lo: bra­ma, sim­ple­men­te, “¡fue el Es­ta­do, fue el Es­ta­do, fue el Es­ta­do!”.

Exi­ge tam­bién in­fi­ni­tas re­pa­ra­cio­nes por es­to o por lo otro: por­que se pu­so or­den en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y aho­ra tie­nes que asis­tir to­dos los días a dar cla­ses al co­le­gio en lu­gar de des­per­di­ciar cri­mi­nal­men­te el tiem­po que me­re­cen los ni­ños de la na­ción me­xi­ca­na pre­tex­tan­do “ac­ti­vi­da­des sin­di­ca­les” o acu­dien­do a ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras; por­que ya no ma­ne­jas dis­cre­cio­nal­men­te esos fon­dos fe­de­ra­les des­ti­na­dos a la edu­ca­ción que te ser­vían para en­ri­que­cer­te per­so­nal­men­te (y lan­za, de pa­so, tre­me­bun­das acu­sa­cio­nes de que las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas es­tán “des­man­te­lan­do la ins­truc­ción pú­bli­ca”, de que quie­ren “pri­va­ti­zar” to­das las es­cue­las y de que cual­quier po­si­ble in­ten­to su­yo de aco­tar las per­ni­cio­sas prác­ti­cas cor­po­ra­ti­vas de siem­pre es una “ofen­si­va pa­tro­nal”, o al­go así); por­que ya no pue­des tra­fi­car con mer­can­cía de con­tra­ban­do en el co­mer­cio in­for­mal; por­que aho­ra de­bes pa­gar im­pues­tos; por­que tus hi­jos se asus­ta­ron en el sis­mo; por­que se es­tá cons­tru­yen­do un tren rá­pi­do en tu co­lo­nia…

Ya en plan más atre­vi­do, sal a la ca­lle a pin­ta­rra­jear mo­nu­men­tos y a des­tro­zar mo­bi­lia­rio ur­bano. Si se apa­re­ce la po­li­cía por ahí para im­pe­dír­te­lo, vo­ci­fe­ra que es “re­pre­sión”.

Sí, haz to­do es­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.