El sin­to­má­ti­co ca­so del fis­cal Nie­to

Milenio León - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

Sa­bre­mos al­gún día los de­ta­lles de la múl­ti­ple his­to­ria se­cre­ta de la re­mo­ción del fis­cal elec­to­ral San­tia­go Nie­to, su re­sis­ten­cia a la me­di­da y fi­nal­men­te su ren­di­ción.

Na­die cree por lo pron­to lo que los ac­to­res di­cen: ni que Nie­to fue re­mo­vi­do por lo que di­jo la pro­cu­ra­du­ría ni que se desis­tió de su batalla por lo que di­ce ni que los se­na­do­res iban a vo­tar en con­cien­cia si se que­da­ba o sa­lía.

Lo que sa­be­mos hoy con pre­ci­sión, no so­lo so­bre el ca­so del fis­cal Nie­to, sino so­bre el co­ra­zón de la pro­cu­ra­ción de la jus­ti­cia en Mé­xi­co, es lo que Ana Lau­ra Ma­ga­lo­ni nos re­cuer­da en su ar­tícu­lo de la se­ma­na pa­sa­da “La ley y el con­trol po­lí­ti­co” ( Re­for­ma, 28 oc­tu­bre 2017).

A sa­ber, que, des­de el pun­to de vis­ta del po­der, las le­yes es­tán vi­gen­tes no para ser cum­pli­das, sino para ser apli­ca­das se­lec­ti­va­men­te. Es­tán vi­gen­tes siem­pre, pe­ro se apli­can a la le­tra so­lo cuan­do con­vie­ne al ejer­ci­cio del po­der. Sea el po­der po­lí­ti­co, sean los po­de­res fác­ti­cos.

Nues­tro sis­te­ma de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia no es­tá fun­da­men­tal­men­te al ser­vi­cio de los ciu­da­da­nos, sino al ser­vi­cio del po­der.

Si el fis­cal San­tia­go Nie­to vio­ló, en una entrevista de pren­sa, las nor­mas de si­gi­lo a que es­tá obli­ga­do en sus in­ves­ti­ga­cio­nes, ha­bría he­cho lo que ha­cen ru­ti­na­ria­men­te los pro­cu­ra­do­res de to­dos los ni­ve­les de go­bierno y las dis­tin­tas es­pe­cia­li­da­des.

“To­das las pro­cu­ra­du­rías del país”, di­ce Ma­ga­lo­ni, “fil­tran in­for­ma­ción a la pren­sa de for­ma re­cu­rren­te so­bre in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so. Yo di­ría que ello es ca­si una po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción de esas ins­ti­tu­cio­nes”.

¿Por qué en­ton­ces cas­ti­gar a San­tia­go Nie­to? Por­que así lo de­ci­dió quien tie­ne el pri­vi­le­gio no es­cri­to de es­co­ger la ley que apli­ca.

Es lo que ha su­ce­di­do, con to­da evi­den­cia, con el fis­cal Nie­to. Le han apli­ca­do con ri­gor ful­mi­nan­te re­glas cu­ya vio­la­ción se per­do­nan a otros.

Na­die pue­de de­cir que esas re­glas no exis­ten y que el fis­cal Nie­to no las vio­ló. Pe­ro na­die pue­de de­cir tam­po­co que Nie­to no sea una víc­ti­ma del an­ti­guo apo­teg­ma, atri­bui­do, nun­ca con­fir­ma­do, a Benito Juá­rez:

“A los ami­gos, jus­ti­cia y gra­cia. A los enemi­gos la ley”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.