Ca­da quien su de­do

El de­do es de quien lo ne­ce­si­ta. Flo­res­tán

Milenio León - - Al Frente - JOA­QUÍN LÓ­PEZ-DÓRIGA lo­pez­do­ri­ga@mi­le­nio.com Twit­ter: @lo­pez­do­ri­ga Web: lo­pez­do­ri­ga.com

Ca­da vez que se ha­bla del me­xi­cano de­da­zo to­dos mi­ran al del PRI que, efec­ti­va y se­xe­nal­men­te usó el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca para ele­gir a su su­ce­sor vía la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de su par­ti­do he­ge­mó­ni­co.

Es­to se mo­di­fi­có en la se­gun­da can­di­da­tu­ra que tu­vo que de­ci­dir Carlos Sa­li­nas, que du­ran­te ca­si cin­co días fue cons­tru­yen­do la de Luis Do­nal­do Co­lo­sio, que so­lo no vie­ron quie­nes no la qui­sie­ron ver.

¿Por qué di­go que se mo­di­fi­có ese mé­to­do en 1994? Por­que la tar­de del sá­ba­do 20 de no­viem­bre de 1993, Sa­li­nas le co­mu­ni­có a Co­lo­sio en Los Pi­nos que se­ría su can­di­da­to, para ha­cer­se pú­bli­co al día si­guien­te, do­min­go 21. La tar­de del miér­co­les 23 de mar­zo de 1994 ma­ta­ron a Co­lo­sio en Lo­mas Tau­ri­na, Ti­jua­na, y Sa­li­nas se que­dó sin barajas, pues por dos días ha­bía ven­ci­do el pla­zo cons­ti­tu­cio­nal de seis me­ses sin car­go pú­bli­co a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, aquel año las elec­cio­nes fue­ron el 21 de agos­to.

Por eso re­cu­rrió a lo que se lla­mó vi­deo­de­da­zo para no­mi­nar a Er­nes­to Ze­di­llo, el úni­co que cum­plía la se­pa­ra­ción de seis me­ses, pues el lu­nes 21 de no­viem­bre de 1993 Co­lo­sio lo ha­bía de­sig­na­do coor­di­na­dor de su cam­pa­ña, re­nun­cian­do a la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca.

Y ya vi­mos lo que pa­só a par­tir de di­ciem­bre de 1994 y prin­ci­pios de 1995, el cho­que-frac­tu­ra Sa­li­nas-Ze­di­llo y el rom­pi­mien­to eterno.

Ya con Ze­di­llo, des­de su sa­na dis­tan­cia con el PRI, en 1999 se fue por unas pri­ma­rias en las que con Fran­cis­co Labastida par­ti­ci­pa­ron, y lue­go se ol­vi­da, el mis­mí­si­mo Ma­nuel Bartlett, Ro­ber­to Ma­dra­zo y Hum­ber­to Ro­que.

Ga­nó Labastida, pe­ro per­dió la elec­ción an­te Vi­cen­te Fox, abrien­do la puer­ta de Los Pi­nos al PAN por pri­me­ra vez en la his­to­ria.

Hoy, a 17 años de dis­tan­cia de aque­llo, la de­ci­sión del can­di­da­to pre­si­den­cial del PRI se­rá uni-per­so­na­lí­si­ma de En­ri­que Pe­ña Nie­to co­mo je­fe de su par­ti­do, co­mo lo fue en el PRD en 1994 y 2000 con Cuauh­té­moc Cár­de­nas y en 2006 y 2012 con An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y co­mo lo se­rá aho­ra con él mis­mo, pe­ro con Mo­re­na. Y co­mo to­do in­di­ca que se­rá en el Fren­te

po­rMé­xi­co don­de ha­rán lo mis­mo que en PRI y Mo­re­na, pe­ro en blo­que: PAN-PRD-MC.

En fin, que to­dos cri­ti­can el mé­to­do priis­ta cuan­do, en reali­dad, to­dos co­jean del mis­mo de­do: del su­yo.

RE­TA­LES

1. BYE. Ar­ma­do Ríos Piter pe­di­rá li­cen­cia hoy al Se­na­do para se­guir en su cam­pa­ña de bús­que­da de fir­mas para lo­grar su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial in­de­pen­dien­te;

2. FIR­MAS. Son 866 mil 593 fir­mas vá­li­das las que tie­nen que re­unir quie­nes as­pi­ren a esa can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te. Pe­ro en reali­dad se tie­nen que ir has­ta el mi­llón 200 mil por las que se anu­len. Al rit­mo que lle­van, su­man 80 mil en­tre cin­co, ni los pun­te­ros las re­uni­rán; y

3. ACLA­RAN­DO. Una co­sa es que un juez acep­te vio­la­ción del de­bi­do­pro­ce­so por la Fepade y otra es que sea vá­li­da para car­pe­tas pe­na­les que tie­ne abier­ta la PGR para los mis­mos que afir­man que San­tia­go Nie­to vio­ló sus res­pec­ti­vas pre­sun­cio­nes de inocen­cia. Los ca­sos si­guen vi­vos pe­nal­men­te. Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.