Mar­tín Lu­te­ro

Milenio León - - Al Frente - RO­BER­TA GAR­ZA Twit­ter: @ro­ber­tay­que

Ha­ce exac­ta­men­te 500 años, a sus 33 de edad, el frai­le agus­tino Mar­tín Lu­te­ro cla­va­ba 95 te­sis en la puer­ta de la igle­sia del cas­ti­llo de Wit­ten­berg. Es irre­le­van­te que el ges­to qui­zá nun­ca se ha­ya lle­va­do a ca­bo: las car­tas de­ja­das por Lu­te­ro so­lo es­ta­ble­cen que en­vió las te­sis al ar­zo­bis­po para ser de­ba­ti­das. No sa­bía él que, cla­vos más o me­nos, el he­cho aca­ba­ría par­tien­do a la Igle­sia ca­tó­li­ca en el cis­ma más grande des­de que Mi­guel Ce­ru­la­rio, pa­triar­ca de Cons­tan­ti­no­pla, y León IX, pa­pa ro­mano, se ex­co­mul­ga­ron mu­tua­men­te en 1054.

Su ra­bia an­te la ven­ta de in­dul­gen­cias es bien co­no­ci­da. Po­co me­nos son las con­clu­sio­nes que sa­có de esa in­con­for­mi­dad: so­la fi­de y so­la scrip­tu­ra. La pri­me­ra plan­tea que para sal­var al pe­ca­dor la fe in­di­vi­dual pe­sa más que las ac­cio­nes, y la se­gun­da pre­ci­sa que la fuen­te doc­tri­nal ex­clu­si­va de­bía ser la Bi­blia, mis­ma que pro­ce­dió a tra­du­cir al ver­nácu­lo para de­to­nar su di­fu­sión po­pu­lar, no po­ca co­sa si ve­mos que Wi­lliam Tyn­da­le fue eje­cu­ta­do en In­gla­te­rra por esa trans­gre­sión po­cos años des­pués. El asun­to es que en am­bos ca­sos se re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te la in­ter­ce­sión ins­ti­tu­cio­nal que ha­cía de la Igle­sia la úni­ca due­ña de las lla­ves del Cie­lo.

Las re­for­mas que si­guie­ron, ade­más de re­en­cua­drar el cuer­po dog­má­ti­co y pas­to­ral del cris­tia­nis­mo oc­ci­den­tal, ges­ta­ron cam­bios so­cia­les y po­lí­ti­cos que de­fi­nie­ron el fu­tu­ro de Eu­ro­pa: la em­brio­na­ria de­mo­cra­ti­za­ción de las ins­ti­tu­cio­nes y el gui­ño al hu­ma­nis­mo in­di­vi­dua­lis­ta que tra­jo con­si­go el pro­tes­tan­tis­mo fer­ti­li­za­ron la lle­ga­da de la edad de la ilu­mi­na­ción y, con ella, las re­vo­lu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas y la se­cu­la­ri­za­ción del pen­sa­mien­to que apun­ta­la­ron la mo­der­ni­dad co­mo la co­no­ce­mos.

Cuan­do Lu­te­ro se ne­gó a com­pa­re­cer an­te el pa­pa y és­te lo ex­co­mul­gó, el mon­je pro­ce­dió a que­mar el edic­to. Pe­dir su ca­be­za por he­re­je re­sul­ta­ba arries­ga­do a la luz de la po­pu­la­ri­dad que el re­bel­de ha­bía ad­qui­ri­do, y de la pro­tec­ción que le otor­ga­ba Fe­de­ri­co III, El Sa­bio, ca­be­za de Sa­jo­nia y Ba­va­ria. No com­pa­re­ció an­te la cor­te pa­pal has­ta 1521, en Worms, para de­cla­rar que no se re­trac­ta­ría por­que el Va­ti­cano no po­día, con las es­cri­tu­ras en la mano, de­mos­trar­lo equi­vo­ca­do.

El res­to es his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.