La he­ren­cia de Lu­te­ro

Milenio León - - Al Frente - RO­BER­TO BLAN­CAR­TE ro­ber­to.blan­car­te@mi­le­nio.com

Ha­ce exac­ta­men­te 500 años, el 31 de oc­tu­bre de 1517, un frai­le agus­tino, lla­ma­do Mar­tin Lut­her (Lu­te­ro) cla­vó un tex­to con 95 te­sis so­bre las in­dul­gen­cias, en la puer­ta de la Igle­sia del cas­ti­llo de Wit­ten­berg, en Sa­jo­nia, de la hoy Ale­ma­nia. Aun­que no de ma­ne­ra in­me­dia­ta, a par­tir de ese ges­to, el mun­do ya no se­ría el mis­mo. El to­da­vía jo­ven Lu­te­ro (es­ta­ba por cum­plir 34 años) no pre­ten­día crear un cis­ma en la Igle­sia, sino sim­ple­men­te pu­ri­fi­car­la, re­no­var­la, eli­mi­nan­do la ven­ta de in­dul­gen­cias para al­can­zar la sal­va­ción, prác­ti­ca que se ha­bía ex­ten­di­do des­de que a al­guien, unos si­glos atrás, se le ha­bía ocu­rri­do la bri­llan­te idea de in­ven­tar el pur­ga­to­rio. Lu­te­ro no es­ta­ba te­nien­do un ges­to inusual, pues era cos­tum­bre des­de la Edad Me­dia ini­ciar dispu­tas ideo­ló­gi­cas de esa ma­ne­ra. Tam­po­co fue el pri­me­ro que combatió las in­dul­gen­cias y, so­bre to­do, la ven­ta de las mis­mas. Pe­ro las cir­cuns­tan­cias so­cia­les y po­lí­ti­cas de su tiem­po, así co­mo del pro­pio me­dio ecle­sial y re­li­gio­so con­du­je­ron a una rup­tu­ra histórica y a la crea­ción de un in­fi­ni­to mun­do de nue­vas Igle­sias o con­fe­sio­nes cris­tia­nas. Lo que Lu­te­ro di­jo fue muy sim­ple: la gra­cia de Dios no es una mer­can­cía y no se compra. És­ta le lle­ga al pe­ca­dor de ma­ne­ra gra­tui­ta. Dios no se pres­ta a in­ter­cam­bios má­gi­cos o ma­ni­pu­la­do­res. La sal­va­ción in­di­vi­dual no se ne­go­cia. Lue­go Cal­vino lle­va­rá es­ta pos­tu­ra a un pun­to de ma­yor ra­di­ca­lis­mo, al pos­tu­lar que esa gra­cia no se pue­de ob­te­ner de nin­gu­na ma­ne­ra me­dian­te obras es­pe­cí­fi­cas.

La nue­va ma­ne­ra de en­ten­der la sal­va­ción lle­vó di­rec­ta­men­te a re­plan­tear la re­la­ción de los cre­yen­tes con Dios y, por lo tan­to, al pa­pel de la es­truc­tu­ra ecle­siás­ti­ca, es de­cir, de la ins­ti­tu­ción y de su cle­ro, en la sal­va­ción de la hu­ma­ni­dad. Con­du­jo a la idea bá­si­ca de que la Igle­sia, co­mo in­ter­me­dia­ria, no era ne­ce­sa­ria para al­can­zar la sal­va­ción: “só­lo la gra­cia, só­lo la fe, só­lo la Es­cri­tu­ra (es de­cir la Bi­blia)”. Y de allí tam­bién sur­gió la idea, am­pa­rán­do­se en al­gu­nas epís­to­las del Evan­ge­lio, del sa­cer­do­cio uni­ver­sal, es de­cir, una con­cep­ción igua­li­ta­ria de la Igle­sia, que eli­mi­na o mi­ni­mi­za la di­fe­ren­cia en­tre el cle­ro y el lai­ca­do. La he­ren­cia re­li­gio­sa, so­cial y po­lí­ti­ca del lu­te­ra­nis­mo y de la Re­for­ma pro­tes­tan­te es enor­me. Un ejem­plo: las gue­rras de re­li­gión eu­ro­peas die­ron pa­so a los Es­ta­dos- na­ción mo­der­nos, sur­gi­dos del Tra­ta­do de West­fa­lia, en 1648. El mun­do de­fi­ni­ti­va­men­te cam­bió gra­cias a ese frai­le agus­tino.

JOR­GE MOCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.