¿Qué es lo que de­fi­ne el vo­to?

Milenio León - - Al Frente - LEO­POL­DO GÓ­MEZ

Iden­ti­fi­car qué de­fi­ne el vo­to de los ciu- da­da­nos es el prin­ci­pal desafío pa­ra los es­tu­dio­sos del com­por­ta­mien­to elec­to­ral. Hoy mis­mo, en la dis­cu­sión pú­bli­ca so­bre las cam­pa­ñas en Mé­xi­co es­cu­cha­mos de­cir que el can­di­da­to es lo que cuen­ta, mien­tras otros apun­tan al va­lor de las pro­pues­tas o al “áni­mo so­cial”.

Des­afor­tu­na­da­men­te, nin­gu­na en­cues­ta dis­po­ni­ble pro­yec­ta to­dos los factores que in­ci­den en la elec­ción. Sin em­bar­go, la que pre­sen­tó Con­sul­ta en mar­zo per­mi­te ad­ver­tir el pe­so que tie­nen múl­ti­ples ac­ti­tu­des y va­ria­bles so­bre el elec­tor.

Aun­que li­mi­ta­do en pre­gun­tas cla­ve pa­ra iden­ti­fi­car las per­cep­cio­nes so­bre los can­di­da­tos, el es­tu­dio sí in­clu­ye reac­ti­vos que lle­van a co­no­cer có­mo im­pac­tan en las pre­fe­ren­cias las pro­pues­tas en te­mas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y la eva­lua­ción so­bre el go­bierno ac­tual.

El aná­li­sis es­ta­dís­ti­co arro­ja que es­ta­mos an­te una elec­ción ple­bis­ci­ta­ria: lo que de­fi­ne la in­ten­ción de vo­tar o no por el PRI es el acuer­do pre­si­den­cial. Ese es el jui­cio con­tun­den­te que se­pa­ra a los elec­to­res priis­tas de los de­más, más allá de cual­quier ras­go de per­so­na­li­dad o pro­yec­to po­lí­ti­co.

Adi­cio­nal­men­te, la elec­ción tie­ne un im­por­tan­te com­po­nen­te ideo­ló­gi­co. En­tre quie­nes no apoyan al PRI, la in­cli­na­ción por Ló­pez Obra­dor o por Ana­ya es­tá ín­ti­ma­men­te aso­cia­da a la im­por­tan­cia que se con­ce­de al com­ba­te a la po­bre­za. Pa­ra los se­gui­do­res del can­di­da­to de Mo­re­na es­te te­ma es cen­tral y re­ba­sa los jui­cios so­bre otras po­lí­ti­cas pú­bli­cas, in­clui­da la lu­cha con­tra la co­rrup­ción.

En el ám­bi­to so­cio­eco­nó­mi­co, una di­fe­ren­cia im­por­tan­te es que los se­gui­do­res del pa­nis­ta pro­vie­nen de zo­nas más ur­ba­nas y de seg­men­tos de ma­yo­res in­gre­sos que los del ta­bas­que­ño. Es­to sig­ni­fi­ca que la se­pa­ra­ción ideo­ló­gi­ca en­tre los elec­to­res tie­ne en su raíz una di­vi­sión so­cial.

Así, aun sin ser mi­li­tan­te, Mea­de es el can­di­da­to de un go­bierno priis­ta, con los pros y los con­tras que ello im­pli­ca. Del otro la­do, Ana­ya es el can­di­da­to an­ti-PRI de las cla­ses me­dias ur­ba­nas, en tan­to que Ló­pez Obra­dor es el que tie­ne más re­so­nan­cia en las cla­ses po­pu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.