Nos com­pla­ce es­ta fic­ción

Si creían que la Re­vo­lu­ción obra­do­ris­ta ha­ría es­qui­na con Pa­trio­tis­mo, han que­da­do con un pal­mo de cha­tas: el un­gi­do ata­jó y pro­pu­so po­ner pun­to final “a es­ta ho­rri­ble his­to­ria” y em­pe­zar de nue­vo sin per­se­guir a fun­cio­na­rios del pa­sa­do

Milenio León - - México -

En ju­lio fue­ron las elec­cio­nes y me­dian­te su vo­to la gen­te le dio con to­do a un priis­mo ago­ni­zan­te; el ga­na­dor, con 30 mi­llo­nes de vo­tos, fue Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pro­cla­ma­do pre­si­den­te elec­to; pe­se a las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, los ve­ci­nos no se acu­chi­lla­ron, las aguas tor­na­ron a su cau­ce y la ce­re­mo­nia de en­tre­ga del po­der, el 1 de di­ciem­bre, tu­vo a un pre­si­den­te sa­lien­te, En­ri­que Pe­ña Nie­to, sen­ta­do y tra­gan­do ca­mo­te por­que del sa­queo a la Pa­tria, la co­rrup­ción, la vio­len­cia, la in­se­gu­ri­dad, la ba­ja ca­li­dad de vi­da, más lo que se acu­mu­le, él era em­ble­ma de la Ma­fia del Po­der en el Con­gre­so de la Unión, don­de el re­cién un­gi­do sin­te­ti­zó:

—Si de­fi­ni­mos en po­cas pa­la­bras las tres gran­des trans­for­ma­cio­nes de nues­tra his­to­ria, po­dría­mos re­su­mir que en la In­de­pen­den­cia se lu­chó por abo­lir la es­cla­vi­tud, al­can­zar la so­be­ra­nía na­cio­nal; en la Reforma por el pre­do­mi­nio del po­der ci­vil y por la res­tau­ra­ción de la Re­pú­bli­ca. Y en la Re­vo­lu­ción el pue­blo y sus ex­tra­or­di­na­rios di­ri­gen­tes lu­cha­ron por la jus­ti­cia y la de­mo­cra­cia. Aho­ra no­so­tros que­re­mos con­ver­tir la ho­nes­ti­dad y la fra­ter­ni­dad en for­ma de vi­da y de go­bierno.

Al Zó­ca­lo el Pre­si­den­te arri­bó con su es­po­sa por la tar­de del sá­ba­do y se en­tre­gó a los cha­ma­nes fol­clo­roi­des —hu­mo de sahu­me­rios, flo­res de cem­pa­sú­chil, ofren­das, ulu­lar de ca­ra­co­las me­dian­te— y con la ma­gia fár­si­ca de las “lim­pias” iman­tó a las cá­ma­ras de TV, ahu­yen­tó ma­las vi­bras y es­pí­ri­tus ma­lig­nos pa­ra bien de su go­bierno. In­cien­so, sa­lu­do a los cua­tro vien­tos, ma­sa con­ta­gia­da con ga­nas de creer…

Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados que en­tre­gó la ban­da pre­si­den­cial, se des­bor­dó en Twit­ter: “Des­de la más in­ten­sa cer­ca­nía con­fir­mé ayer que Andrés Ma­nuel @lo­pe­zo­bra­dor ha te­ni­do una trans­fi­gu­ra­ción: se mos­tró con una con­vic­ción pro­fun­da, más allá del po­der y la glo­ria. Se re­ve­ló co­mo un per­so­na­je mís­ti­co, un cru­za­do, un ilu­mi­na­do. La en­tre­ga que ofre­ció al pue­blo de Mé­xi­co es to­tal. Se ha di­cho que es un pro­tes­tan­te dis­fra­za­do. Es un au­tén­ti­co hi­jo lai­co de Dios y un ser­vi­dor de la pa­tria. Si­gá­mos­lo y cui­dé­mos­lo to­dos”. Días des­pués, el his­to­ria­dor Lo­ren­zo Me­yer con­clu­yó que “en lo sim­bó­li­co, la to­ma de Los Pi­nos por los ciu­da­da­nos el 1 de di­ciem­bre tu­vo un cier­to aro­ma a la to­ma de La Bas­ti­lla en 1789, en Pa­rís. Con la ventaja de que aquí to­do fue pacífico”, sin ac­ti­tu­des ven­ga­ti­vas con­tra la otro­ra Ma­fia del Po­der, a cu­yos miem­bros el pre­si­den­te in­te­gró a su Con­se­jo Em­pre­sa­rial: Ri­car­do Sa­li­nas Plie­go, de TV Az­te­ca; Ber­nar­do Gó­mez, de Te­le­vi­sa, y Ole­ga­rio Váz­quez Al­dir, de Gru­po Ima­gen. Carlos Hank Gon­zá­lez, de Ba­nor­te; Mi­guel Ale­mán Mag­na­ni, de In­ter­jet; Daniel Chá­vez Mo­rán, de Vi­dan­ta; Mi­guel Rin­cón Arre­don­do, de Bio Pap­pel, y Sergio Gu­tié­rrez Mu­guer­za, de Dea­ce­ro. La Bas­ti­lla tor­no­se do­bla­di­llo arro­pa­dor de quie­nes, su­pu­si­mos, ren­di­rían cuen­tas a la Sua­ve Pa­tria que en tu tó­rri­do fes­tín/ lu­ce po­li­cro­mías de del­fín e in­ges­ta de tla­yu­das en el zo­ca­lín…

Si creían que la Re­vo­lu­ción obra­do­ris­ta ha­ría es­qui­na con Pa­trio­tis­mo, han que­da­do con un pal­mo de cha­tas: el re­cién un­gi­do ata­jó y pro­pu­so al pue­blo de Mé­xi­co po­ner pun­to final “a es­ta ho­rri­ble his­to­ria” y em­pe­zar de nue­vo sin que “ha­ya per­se­cu­ción a los fun­cio­na­rios del pa­sa­do, y que las au­to­ri­da­des en­car­ga­das desaho­guen en ab­so­lu­ta li­ber­tad...”

Ab­so­lu­ta li­ber­tad, la en­di­na, que se nie­ga a de­cir, “con una épi­ca sor­di­na:/ la Pa­tria es im­pe­ca­ble y dia­man­ti­na”. Por­que el Pre­ci­so ca­len­tó el boi­ler y lue­go brin­dó ba­ño con agua fría: re­ge­ne­re­mos la vi­da pú­bli­ca sin hur­gar ex­pe­dien­tes, pa­ra no ge­ne­rar frac­tu­ra, con­flic­to y con­fron­ta­ción (que él im­pul­só en cam­pa­ña); “re­ge­ne­re­mos pe­ro sin en­jui­ciar a los de me­ro arri­ba, tan­to del sec­tor pú­bli­co co­mo del sec­tor pri­va­do”, a quie­nes evi­ta juz­ga­dos y cár­ce­les su­fi­cien­tes…

Obra­dor pi­de que las au­to­ri­da­des desaho­guen en ab­so­lu­ta li­ber­tad los asun­tos pen­dien­tes, y se di­ce par­ti­da­rio del per­dón y la in­dul­gen­cia. Acu­sa a la Ma­fia del Po­der que en úl­ti­mas tres dé­ca­das con­ce­sio­nó te­rri­to­rio y trans­fi­rió em­pre­sas y bie­nes pú­bli­cos, in­clu­so fun­cio­nes del Es­ta­do, a par­ti­cu­la­res na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, y pro­me­te aca­bar co­rrup­ción e im­pu­ni­dad sin per­se­guir a na­die, pues no apues­ta al cir­co ni a la si­mu­la­ción (con los que con­ven­ció a 30 mi­llo­nes pa­ra la ha­cer nue­va pa­tria, reac­ti­var eco­no­mía y pa­ci­fi­car al país).

En las re­des so­cia­les re­tum­ba la con­sig­na: si no es­tás con el go­bierno, es­tás con­tra él, y si feis­bu­ca­zos y tui­ta­zos fue­ran ba­la­zos, ya no ha­bría opo­si­ción gra­cias a los pro­yec­ti­les de boots y sim­pa­ti­zan­tes del nue­vo go­bierno, en­car­na­dos to­dos en el es­cri­tor PIT2 y su tex­to cum­bre: “Se las me­ti­mos do­bla­da”. Juan Co­ro­na­do, maes­tro en la UNAM, sin­te­ti­za en el feis: “La úl­ti­ma pro­duc­ción del ci­ne me­xi­cano se lla­ma­rá Chai­ros con­tra Fi­fis y Cha­cha­la­cas in­ter­ga­lác­ti­cas. Juan Orol hu­bie­ra si­do el di­rec­tor per­fec­to”.

Al nue­vo pre­si­den­te, ca­ris­ma y las “ben­di­tas re­des so­cia­les” le per­mi­tie­ron ases­tar al pú­bli­co que ates­tó el Zó­ca­lo de Ciu­dad de Mé­xi­co, un dis­cur­so me­siá­ni­co sal­pi­men­ta­do con lim­pias, ofren­das, en­tre­ga-re­cep­ción de un bas­tón de man­do y mo­men­tos de la ma­sa en éx­ta­sis, de ro­di­llas an­te pro­fe­cías y bue­nos deseos del Trans­fi­gu­ra­do, que es­ta­ble­ce­rá un nue­vo mun­do pacífico y se­gu­ro, con au­tén­ti­co Es­ta­do de de­re­cho: al mar­gen de la ley, na­da; por en­ci­ma de la ley, na­die.

A una se­ma­na de dis­tan­cia, el em­be­le­so im­pul­sa a re­fu­giar­se en las pa­la­bras del es­cri­tor es­pa­ñol Javier Ma­rías: “De­ma­sia­da gen­te ha de­ci­di­do abra­zar el cuen­to que le gus­ta, co­mo los ni­ños, in­de­pen­dien­te­men­te de que sea o no ver­da­de­ro. El his­to­ria­dor ac­tual se des­ga­ñi­ta: ´Pe­ro oi­gan, que es­to no fue así, que es­ta ver­sión es fal­sa, que na­da hay que la sos­ten­ga.´ Y la res­pues­ta es ca­da vez más: ´Eso nos trae sin cui­da­do. Nos con­vie­ne es­te re­la­to, nos com­pla­ce es­ta fic­ción, y es la que me­jor se ade­cúa a nues­tros pro­pó­si­tos. Es el es­pe­jo en que nos ve­mos más fa­vo­re­ci­dos, a sa­ber, co­mo víc­ti­mas y ofen­di­dos, co­mo so­juz­ga­dos y hu­mi­lla­dos, co­mo már­ti­res y es­cla­vos´”.

El Pre­ci­so ca­len­tó el boi­ler y brin­dó ba­ño con agua fría: re­ge­ne­re­mos la vi­da pú­bli­ca sin hur­gar ex­pe­dien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.