Hua­wei po­ne ner­vio­sos a eje­cu­ti­vos de Chi­na y EU

Es­cán­da­lo. Tras la de­ten­ción de la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de la fir­ma, otros más creen que pue­den ser los si­guien­tes blan­cos

Milenio León - - Negocios - LUCY HORNBY

cios ca­ye­ran 30 por cien­to en los úl­ti­mos dos me­ses.

Ann-Loui­se Hittle, de la con­sul­to­ra Wood Mac­ken­zie, di­jo que los re­cor­tes, que son ma­yo­res de lo que es­pe­ra­ban ana­lis­tas, “ayu­da­rían a ajus­tar el mer­ca­do pa­ra el se­gun­do se­mes­tre del pró­xi­mo año”. El re­cor­te de un ma­yor vo­lu­men es­tá en lí­nea con lo que di­je­ron los co­mer­cia­li­za­do­res y ana­lis­tas que se­ría ne­ce­sa­rio pa­ra equi­li­brar la ofer­ta con la de­man­da el pró­xi­mo año.

Los re­cor­tes se rea­li­za­rán a par­tir de los ni­ve­les de pro­duc­ción de oc­tu­bre y du­ra­rán seis me­ses. El des­glo­se en­tre ca­da país no se da­rá a co­no­cer al mer­ca­do pe­tro­le­ro, di­je­ron los de­le­ga­dos, en una se­ñal de las ten­sio­nes en la alian­za.

Un de­le­ga­do di­jo que el re­cor­te de 1.2 mi­llo­nes de ba­rri­les se di­vi­di­ría en 800 mil ba­rri­les por día pa­ra los miem­bros de la OPEP y 400 mil pa­ra los paí­ses fue­ra del car­tel, en­tre ellos Ru­sia, que se alió con la OPEP des­de 2016.

A Irán, el ri­val re­gio­nal de Ara­bia Sau­di­ta, se le pi­dió ini­cial­men­te que hi­cie­ra un re­cor­te “sim­bó­li­co”, a pe­sar de que sus ex­por­ta­cio­nes ca­ye­ron de­bi­do a las san­cio­nes que im­pu­so Es­ta­dos Uni­dos el mes pa­sa­do. Pe­ro al final ob­tu­vo una exen­ción del acuer­do ge­ne­ral. Li­bia y Ve­ne­zue­la, que han re­gis­tra­do caí­das drás­ti­cas en su pro­duc­ción de­bi­do a los con­flic­tos in­ter­nos, tam­bién se les otor­gó una ex­clu­sión.

Da­da la in­cer­ti­dum­bre en torno a la agi­ta­da pro­duc­ción de los paí­ses más pe­que­ños, co­mo Irán y Ve­ne­zue­la, los de­le­ga­dos del Gol­fo di­cen en pri­va­do que las re­duc­cio­nes al final es­ta­rán por en­ci­ma de 1.2 mi­llo­nes de ba­rri­les, con Ara­bia Sau­di­ta so­por­tan­do la ma­yor par­te del re­cor­te.

El mi­nis­tro de ener­gía ru­so, Ale­xan­der No­vak, a quien se le con­si­de­ra un per­so­na­je cla­ve pa­ra ce­rrar el acuer­do y que se reunió con sus co­le­gas sau­di­tas e ira­níes el vier­nes por la ma­ña­na, di­jo que era im­por­tan­te que los pro­duc­to­res en­víen una “se­ñal fuer­te” al mer­ca­do.

“De­mos­tra­mos que po­de­mos reac­cio­nar a los desafíos del mer­ca­do pe­tro­le­ro tan­to ha­cia arri­ba co­mo ha­cia aba­jo”, di­jo No­vak so­bre los re­cor­tes con­jun­tos que lle­van a ca­bo des­de 2016.

No­vak di­jo que las con­ver­sa­cio­nes fue­ron “lar­gas y di­fí­ci­les”, en par­te co­mo re­sul­ta­do de que el cli­ma geo­po­lí­ti­co es más in­ten­so de co­mo fue en años an­te­rio­res, in­clu­yen­do las san­cio­nes con­tra gran­des pro­duc­to­res y las ten­sio­nes co­mer­cia­les.

El mi­nis­tro de Pe­tró­leo de Ni­ge­ria, Em­ma­nuel Ibe Ka­chik­wu, di­jo que Trump de­be­ría es­tar “con­ten­to” de que los paí­ses lle­ga­ron a un acuer­do, afir­man­do que los pre­cios más al­tos se­rían bue­nos pa­ra la eco­no­mía mun­dial y pa­ra el Te­so­ro de EU. El arres­to de la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de Hua­wei pro­vo­có preo­cu­pa­cio­nes en­tre los eje­cu­ti­vos es­ta­du­ni­den­ses y chi­nos, alar­ma­dos de que po­drían ser los si­guien­tes blan­cos en la re­la­ción ca­da vez más ten­sa en­tre los dos paí­ses.

Meng Wanz­hou, la hi­ja del fun­da­dor del gru­po de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y nie­ta de un ve­te­rano del Partido Co­mu­nis­ta, fue de­te­ni­da la se­ma­na pa­sa­da en el ae­ro­puer­to de Van­cou­ver des­pués de que EU emi­tió una so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción por acu­mien­to sa­cio­nes de vio­la­ción a las san­cio­nes im­pues­tas a Irán.

El arres­to de Meng la con­vir­tió en la ca­ra pú­bli­ca de las fric­cio­nes en­tre Pe­kín y Was­hing­ton y pro­vo­có ner­vio­sis­mo en las fi­las de los al­tos eje­cu­ti­vos de Chi­na. Aun­que los me­dios chi­nos mi­ni­mi­za­ron la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción y los cen­so­res bo­rra­ron los co­men­ta­rios desafian­tes en las re­des so­cia­les, la de­ten­ción de Meng au­men­tó lo que es­tá en jue­go en la dispu­ta en­tre las eco­no­mías más gran­des del mun­do.

Ellos vie­ron a Ru­sia, con la prohi­bi­ción de via­je y con­ge­la- de ac­ti­vos en EU. A ellos les preo­cu­pa có­mo les va a afec­tar es­to, di­jo Joerg Wutt­ke, ex je­fe de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Eu­ro­pea en Pe­kín.

“Hay mu­cha preo­cu­pa­ción en­tre la gen­te de Chi­na con bue­nas co­ne­xio­nes y los eje­cu­ti­vos chi­nos de em­pre­sas que fue­ron cri­ti­ca­das por EU”, di­jo Shaun Rein, di­rec­tor ge­ne­ral de CMR Chi­na, un gru­po de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos. “Ellos con­si­de­ran que fue­ron de­ma­sia­do le­jos, que fi­jan la mi­ra en in­di­vi­duos”.

Du­ran­te el úl­ti­mo año, Pe­kín tra­tó de re­du­cir la dis­cu­sión pú­bli­ca so­bre las ten­sio­nes co­mer­cia­les pa­ra dar­le a los lí­de­res un ma­yor mar­gen pa­ra res­pon­der a las exi­gen­cias de Es­ta­dos Uni­dos. En su lu­gar, tra­tó de atraer a los eje­cu­ti­vos es­ta­du­ni­den­ses pa­ra que pre­sio­na­ran pa­ra una re­so­lu­ción y man­te­ner el flu­jo de in­ver­sio­nes que en­tran a Chi­na.

Wi­lliam Za­rit, je­fe de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de EU en Pe­kín, no cree que el go­bierno chino to­me re­pre­sa­lias di­rec­tas con­tra eje­cu­ti­vos es­ta­du­ni­den­ses. “No quie­ren ma­tar a la ga­lli­na de los hue­vos de oro, y no quie­ren en­viar un men­sa­je ne­ga­ti­vo a los in­ver­sio­nis­tas de ter­ce­ros paí­ses”, di­jo.

El vier­nes em­plea­dos de Cis­co en Es­ta­dos Uni­dos re­ci­bie­ron un co­rreo elec­tró­ni­co en el que se les pi­dió que sus­pen­die­ran los via­jes no esen­cia­les a Chi­na. Más tar­de la com­pa­ñía di­jo que el co­rreo “se en­vió por error a al­gu­nos em­plea­dos” y no re­fle­ja la po­lí­ti­ca de Cis­co. “No he­mos im­ple­men­ta­do res­tric­cio­nes de via­je y los via­jes de ne­go­cios nor­ma­les a Chi­na con­ti­núan”.

Sin em­bar­go, el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­na di­jo: “Chi­na siem­pre pro­te­ge los de­re­chos y los in­tere­ses le­gí­ti­mos de los ex­tran­je­ros en Chi­na. Pe­ro tam­bién de­ben cum­plir con to­das las le­yes y re­gu­la­cio­nes chi­nas”.

REUTERS

Meng Wanz­hou, hi­ja del fun­da­dor del gru­po de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.