Es­pe­cia­lis­ta en ni­ñas

Milenio León - - M2 - JO­SÉ LUIS DU­RÁN KING ope­ra­mun­[email protected] www.twit­ter.com/com­pa­lo­bo

In­dia man­tie­ne una ac­ti­vi­dad de ase­si­na­to se­rial al­ta y cons­tan­te, aun­que sus ci­fras no apa­re­cen en el con­cier­to in­for­ma­ti­vo in­ter­na­cio­nal. Y no se tra­ta de ho­mi­ci­das que des­me­rez­can en su ac­tua­ción al la­do de sus pa­res oc­ci­den­ta­les.

Au­to Shan­kar fue un tra­fi­can­te ile­gal de li­cor que en un pe­rio­do de seis me­ses en 1988 rap­tó y ase­si­nó a nue­ve ado­les­cen­tes fe­me­ni­nas. Shan­kar ex­pli­có que el ci­ne vio­len­to­fue­de­ter­mi­nan­te­en­su­ca­rre­ra­cri­mi­nal.Na­die le cre­yó y fue col­ga­do en 1995.

A Mohan Ku­mar lo apo­da­ron Cia­nu­ro Mohan por su mo­do de ope­rar. Ofre­cía a sus aman­tes jó­ve­nes píl­do­ras an­ti­con­pe­ti­vas an­tes de man­te­ner re­la­cio­nes. En reali­dad eran cáp­su­las con cia­nu­ro. Así aca­bó con la vi­da de 20 mu­je­res en­tre 2005 y 2009. Fue sen­ten­cia­do a muer­te en 2013.

El 15 de enero de 2017 fue arres­ta­do Su­nil Ras­to­gi, de ofi­cio­sas­tre,enGur­gaon,una­ciu­dad­co­n­ur­ba­daaDel­hi. Elin­di­vi­duo,de38años,es­ta­ba­con­sues­po­say­sus­cin­co hi­jos cuan­do la po­li­cía lle­gó por él.

Las au­to­ri­da­des vi­gi­la­ban de cer­ca a Ras­to­gi tras la vio­la­ción­ya­se­si­na­to­deu­na­ni­ña­de­tre­sa­ños,cu­yo­cuer­po­fue­res­ca­ta­doel12de­no­viem­bre­de2016e­nGur­gaon, a 300 me­tros de don­de des­apa­re­ció la me­nor.

Ras­to­gi­lle­va­ba13años­deac­ti­vi­dad­cri­mi­nal.Su­suer­te ter­mi­nó des­pués de que dos ni­ñas, de nue­ve y 10 años, fue­ron atraí­das con en­ga­ños a una cons­truc­ción en obra ne­gra. Ahí, el in­di­vi­duo in­ten­tó vio­lar a las me­no­res. Ellas hu­ye­ron de la es­ce­na gri­tan­do.

Lain­for­ma­ció­na­por­ta­da­por las­ni­ñas­fue­de­ter­mi­nan­te­pa­ra que­la­po­li­cíaor­ga­ni­za­rau­na­ca­ce­ríahu­ma­na­que­con­clu­yó­con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos.

Los agen­tes es­pe­ra­ban que Ras­to­gi ale­ga­ra inocen­cia, pe­ro el sos­pe­cho­so de­ci­dió con­fe­sar el ase­si­na­to de la ni­ña, y de en­tra­da, de ocho ho­mi­ci­dios más, to­dos de me­no­res de sie­te a 10 años.

Se­gún el je­fe de fo­ren­ses, la ni­ña de tres años su­frió frac­tu­ra de pier­nas y de crá­neo y fa­lle­ció por “un gol­pe en­la­ca­be­za­yu­naex­ce­si­vahe­mo­rra­giain­ter­na”.Ras­to­gi ex­pli­có que ele­gía a sus víc­ti­mas en fes­ti­vi­da­des re­li­gio­sas. Eran in­fan­tes so­las, que es­tu­vie­ran le­jos de ca­sa o de cual­quier vi­gi­lan­cia. Les ofre­cía dul­ces y las lle­va­ba a lu­ga­res apar­ta­dos pa­ra vio­lar­las y matarlas.

Has­ta los in­ves­ti­ga­do­res más cur­ti­dos guar­da­ron si­len­cio cuan­do Ras­to­gi se­ña­ló que an­tes que cual­quier co­sa,pa­ra­evi­tar­que­sus­pre­sa­ses­ca­pa­ran,les­frac­tu­ra­ba las pier­nas con pie­dras, la­dri­llos o cual­quier ob­je­to con­tun­den­te que tu­vie­ra a la mano.

Una­vez­queel­cri­mi­nal­sa­tis­fa­cía­sus­de­seos­se­xua­les, ase­si­na­ba a las me­no­res con el mis­mo ob­je­to con el que las ha­bía frac­tu­ra­do. No se mo­les­ta­ba en ocul­tar los ca­dá­ve­res: los aban­do­na­ba en el si­tio don­de las ha­bía vio­la­do y ase­si­na­do.

An­tes de su arres­to, Ras­to­gi es­tu­dia­ba a sus víc­ti­mas potenciales cuan­do es­tas ca­mi­na­ban de la es­cue­la a su ca­sa. Cuan­do se pre­sen­ta­ba la opor­tu­ni­dad, las vio­la­ba. En 13 años de ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va fue­ron más de 100 ni­ña­sa­la­queRas­to­gi­vio­ló.Yla­po­li­cíain­ves­ti­ga­los­ca­sos de 60 ho­mi­ci­dios en los que el cri­mi­nal pu­do par­ti­ci­par.

Ras­to­gi,quien­tam­bién­tie­nean­te­ce­den­tes­de­frau­de y ro­bo a ban­cos, fue sen­ten­cia­do a muer­te y las au­to­ri­da­des cuen­tan con in­for­ma­ción pa­ra sos­pe­char que el ase­sino de me­no­res vio­ló tam­bién a sus tres hi­jas.

In­dia man­tie­ne una ac­ti­vi­dad de ase­si­na­to se­rial al­ta y cons­tan­te, so­bre to­do en las me­no­res de edad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.