El pro­ble­ma con los he­chos

Lue­go del re­fe­rén­dum en el Reino Uni­do y la vic­to­ria de Do­nald Trump en EU, el mun­do en­fren­ta una cri­sis de in­for­ma­ción ve­raz que abre pa­so a la era de la ig­no­ran­cia.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - TIM HARFORD

En 1953, los je­fes de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías ta­ba­ca­le­ras de Es­ta­dos Uni­dos (EU) se reunie­ron con John Hill, di­rec­tor de una de las prin­ci­pa­les fir­mas de re­la­cio­nes pú­bli­cas, Hill & Knowl­ton. El am­bien­te era de cri­sis.

Los cien­tí­fi­cos apor­ta­ban prue­bas só­li­das de la re­la­ción en­tre fu­mar y el cán­cer. Ade­más, la pu­bli­ca­ción con más lec­to­res en el mun­do,

The Rea­der’s Di­gest, ya ha­bía in­for­ma­do so­bre es­ta evi­den­cia. El pe­rio­dis­ta Alis­tair Coo­ke pre­di­jo que el es­tu­dio cien­tí­fi­co so­bre el ta­ba­quis­mo y el cán­cer po­dría ter­mi­nar con la in­dus­tria. No fue así: John Hill te­nía un plan que se­ría muy efec­ti­vo. A pe­sar del he­cho de que sus pro­duc­tos eran adic­ti­vos y mor­ta­les, la in­dus­tria del ta­ba­co pu­do elu­dir du­ran­te dé­ca­das las re­gu­la­cio­nes, los li­ti­gios y la idea en la men­te de mu­chos fu­ma­do­res de que sus pro­duc­tos eran mor­ta­les.

Sus tác­ti­cas han si­do muy imi­ta­das des­de en­ton­ces e ins­pi­ra­ron lo que Ro­bert Proc­tor, de Stan­ford, ha lla­ma­do “ag­no­to­lo­gía”: el es­tu­dio de có­mo se pro­du­ce la ig­no­ran­cia de ma­ne­ra de­li­be­ra­da. La ag­no­to­lo­gía nun­ca ha si­do más im­por­tan­te. “Vi­vi­mos en una era de oro de la ig­no­ran­cia”, di­ce Proc­tor so­bre la ac­tua­li­dad. “Y Trump y el Brexit son par­te de eso”.

En el re­fe­rén­dum en el Reino Uni­do so­bre la Unión Eu­ro­pea (UE), el la­do de “sa­lir” pu­so al fren­te la fal­sa afir­ma­ción de que el Reino Uni­do en­via­ba a la se­ma­na 350 mi­llo­nes de li­bras a la UE. Ese re­sul­ta­do pron­to lo opa­có Do­nald Trump, quien ofre­ció una ola tras otra de fal­se­da­des des­ver­gon­za­das, so­lo pa­ra lo­grar ob­te­ner la pre­si­den­cia. No en vano los Ox­ford Dic­tio­na­ries de­cla­ra­ron a “pos­ver­dad” co­mo la pa­la­bra de 2016.

Los he­chos ya no im­por­tan

La reac­ción ins­tin­ti­va de los que aún nos preo­cu­pa­mos por la ver­dad -pe­rio­dis­tas, aca­dé­mi­cos y mu­chos ciu­da­da­nos- ha si­do du­pli­car la can­ti­dad de evi­den­cias pre­sen­ta­das. Pa­ra ello, las or­ga­ni­za­cio­nes que ve­ri­fi­can los he­chos, co­mo

full­fact en el Reino Uni­do y po­li­ti­fact en EU, eva­lúan im­por­tan­tes afir­ma­cio­nes de los po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas. Los he­chos pú­bli­cos y trans­pa­ren­tes que ve­ri­fi­can se han con­ver­ti­do en una ca­rac­te­rís­ti­ca de los in­for­mes po­lí­ti­cos de la ac­tua­li­dad, por lo que es fá­cil ol­vi­dar que es­ta prác­ti­ca ape­nas tie­ne una dé­ca­da de an­ti­güe­dad.

Fa­ce­book, quien tam­bién con­tra­tó ve­ri­fi­ca­do­res de he­chos, anun­ció una ofen­si­va con­tra “las no­ti­cias fal­sas” que se vol­vie­ron pro­mi­nen­tes en la red des­pués de las elec­cio­nes. Aho­ra le per­mi­te a los usua­rios de­nun­ciar los en­ga­ños. El si­tio en­vía los ti­tu­la­res du­do­sos a ve­ri­fi­ca­do­res in­de­pen­dien­tes de da­tos, mar­ca las his­to­rias des­acre­di­ta­das co­mo “im­pug­na­das”, y tal vez las lle­ga a de­gra­dar en el al­go­rit­mo que de­ci­de lo que ca­da usua­rio ve cuan­do vi­si­ta el si­tio.

4% DE LOS USUA­RIOS DE IN­TER­NET SO­LA­MEN­TE CON­SUL­TAN SI­TIOS DE NO­TI­CIAS SE­RIAS, DE ACUER­DO CON UN ES­TU­DIO.

Ne­ce­si­ta­mos un acuer­do so­bre los he­chos o la si­tua­ción que no tie­ne fu­tu­ro. Y sin em­bar­go, ¿es­te en­fo­que re­pen­tino so­bre los he­chos real­men­te nos con­du­ce a un elec­to­ra­do más in­for­ma­do, a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes, a re­no­var el res­pe­to por la ver­dad? La his­to­ria del ta­ba­co su­gie­re que no: nor­mal­men­te no es di­fí­cil crear du­das, y los he­chos so­los no son su­fi­cien­tes pa­ra di­si­par­las. Ya de­be­ría­mos ha­ber apren­di­do es­ta lec­ción; aho­ra va­mos a te­ner que apren­der­la de nue­vo.

Una men­ti­ra re­pe­ti­da va­le más que mil ver­da­des

A pe­sar de lo ten­ta­dor que es pe­lear con­tra las men­ti­ras con los he­chos, hay tres pro­ble­mas con esa es­tra­te­gia. El pri­me­ro es que una men­ti­ra sen­ci­lla pue­de su­pe­rar a un com­pli­ca­do gru­po de da­tos sim­ple­men­te por­que es más fá­cil de en­ten­der y re­cor­dar. La gen­te ter­mi­na cre­yen­do cual­quier co­sa que se que­da en su men­te.

Es­to nos de­be ser­vir de ad­ver­ten­cia de que no de­be­mos per­mi­tir que las men­ti­ras y las im­pug­na­cio­nes se apo­de­ren de los ci­clos de no­ti­cias. Va­rios es­tu­dios de­mos­tra­ron que re­pe­tir una afir­ma­ción fal­sa, in­clu­so en un con­tex­to de des­acre­di­tar la afir­ma­ción, pue­de lo­grar que per­ma­nez­ca. Al tra­tar de di­si­par la men­ti­ra, las in­ter­mi­na­bles re­fu­ta­cio­nes for­ta­le­cen el en­can­ta­mien­to.

Re­cor­de­mos la infame afir­ma­ción que hi­zo la cam­pa­ña por sa­lir del Brexit y que pu­so anun­cios en los au­to­bu­ses que de­cían: “En­via­mos a la Unión Eu­ro­pea 350 mi­llo­nes de li­bras a la se­ma­na”. Es sen­ci­llo. Me­mo­ra­ble. Falso. ¿Pe­ro có­mo re­fu­tar­lo?

Un es­fuer­zo tí­pi­co fue el del pe­rió­di­co The Guar­dian, ti­tu­la­do: “¿Por qué es­tá equi­vo­ca­da la afir­ma­ción del vo­to de que la Unión Eu­ro­pea cues­ta 350 mi­llo­nes de li­bras a la se­ma­na?”. Re­pe­tir la afir­ma­ción an­tes de de­di­car cien­tos de pa­la­bras pa­ra pre­sen­tar los en­re­da­dos de­ta­lles y la de­fi­ni­ción de la pa­la­bra “en­viar”. Es­te ti­po de ar­tícu­lo es in­va­lua­ble pa­ra un pe­rio­dis­ta, pe­ro pa­ra el elec­tor co­mún pro­ba­ble­men­te el men­sa­je sea: “No pue­des con­fiar en los po­lí­ti­cos, pe­ro pa­re­ce que en­via­mos mu­cho di­ne­ro a la Unión Eu­ro­pea”. La du­da le sen­tó bien a la cam­pa­ña que res­pal­da­ba “sa­lir”.

Es­ta es una vul­ne­ra­bi­li­dad in­te­gra­da en la ope­ra­ción de com­pro­ba­ción de da­tos. Las per­so­nas que com­prue­ban los da­tos es­tán en lo co­rrec­to al cu­brir to­dos los de­ta­lles y mos­trar su tra­ba­jo. Pe­ro el tra­ba­jo de com­pro­ba­ción de he­chos so­lo pue­de ser una par­te pa­ra ga­ran­ti­zar que se es­cu­che la ver­dad.

An­drew Li­li­co, un pro­po­nen­te de sa­lir de la UE, me di­jo du­ran­te la cam­pa­ña que le hu­bie­ra gus­ta­do que se mos­tra­ra una cifra más de­fen­di­ble, co­mo 240 mi­llo­nes de li­bras. Pe­ro aho­ra re­co­no­ce que esa afir­ma­ción fal­sa fue más efec­ti­va. “En tér­mi­nos cí­ni­cos de cam­pa­ña, el uso de la cifra de 350 mi­llo­nes de li­bras fue per­fec­to”, di­ce. “Creó una tram­pa pa­ra los de­fen­so­res de per­ma­ne­cer cuan­do si­guie­ron in­sis­tien­do en ha­blar de eso una y otra vez”.

Proc­tor ad­vier­te un efec­to si­mi­lar en EU. “La gen­te que com­prue­ba los he­chos pue­den con­ver­tir­se en el pe­rri­to fal­de­ro de Trump, ma­ne­jar co­mo men­sa­je­ros que re­vi­san los da­tos de los de­más. Si to­do el tiem­po te la pa­sas re­vi­san­do los da­tos de los de­más, en­ton­ces, ¿qué es­tás ha­cien­do?”.

La ver­dad es abu­rri­da

Hay una se­gun­da ra­zón de por qué los he­chos no pa­re­cen te­ner la trac­ción que uno po­dría es­pe­rar. Los he­chos pue­den ser abu­rri­dos.

El mun­do es­tá lleno de co­sas a qué pres­tar aten­ción, des­de pro­gra­mas de te­le­vi­sión de reali­dad has­ta tus hi­jos que les gus­ta dis­cu­tir, des­de el Ins­ta­gram de un ami­go has­ta tus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos. ¿Por qué preo­cu­par­se con al­go tan te­dio­so co­mo los da­tos?

Trump, una estrella de reality shows, co­no­ce el va­lor de una dis­trac­ción: sim­ple­men­te eli­ge pe­lear con Megyn Kelly, el New York Ti­mes o in­clu­so Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger. ¿No es eso más atrac­ti­vo que dis­cu­tir so­bre la re­for­ma de sa­lud? La in­dus­tria del ta­ba­co tam­bién en­ten­dió ese pun­to, aun­que re­qui­rió de un en­fo­que más lla­ma­ti­vo pa­ra ge­ne­rar dis­trac­cio­nes.

La fi­na­li­dad de las dis­trac­cio­nes es que los asun­tos de vi­tal im­por­tan­cia se vol­vie­ron abu­rri­dos co­mo pa­ra to­mar­se la mo­les­tia de in­for­mar so­bre ellos. Proc­tor lo des­cri­be co­mo “lo opues­to al te­rro­ris­mo: el tri­via­lis­mo”. Los te­rro­ris­tas lo­gran lle­gar a los ti­tu­la­res; los tri­via­lis­tas lo­gran evi­tar­los.

A los ana­lis­tas ex­pe­ri­men­ta­dos les preo­cu­pa que Trump pue­da lo­grar el mis­mo efec­to. Al fi­nal, ¿la gen­te sim­ple­men­te em­pe­za­rá a bos­te­zar con el es­pec­tácu­lo? Jon Ch­ris­ten­sen, de la UCLA, di­ce: “Creo que es la pers­pec­ti­va más ate­rra­do­ra”. Por el otro la­do, di­ce Ch­ris­ten­sen, hay una gra­cia sal­va­do­ra. Es ca­si im­po­si­ble pa­ra el pre­si­den­te de EU no es­tar en las no­ti­cias.

La ver­dad es ame­na­zan­te

Hay un úl­ti­mo pro­ble­ma cuan­do se tra­ta de con­ven­cer a la gen­te al dar­les he­chos: la ver­dad pue­de sen­tir­se ame­na­za­do­ra, y la gen­te que se sien­te ba­jo ame­na­za sue­le res­pon­der mal. “La gen­te res­pon­de en la di­rec­ción opues­ta”, di­ce Ja­son Rei­fler, de Exe­ter. Es­te efec­to es el en­fo­que que bus­can va­rios in­ves­ti­ga­do­res, in­clu­yen­do Rei­fler y su co­le­ga Bren­dan Ny­han de Dart­mouth.

Es fá­cil ver por qué es­to po­dría te­ner un pa­pel en una cam­pa­ña po­lí­ti­ca. Di­ga­mos que les preo­cu­pa que el Reino Uni­do pron­to es­té inun­da­do de in­mi­gran­tes tur­cos de­bi­do a que los par­ti­da­rios del Brexit di­je­ron (fal­sa­men­te) que Tur­quía pron­to se uni­ría a la UE. Una per­so­na que se de­di­ca a re­vi­sar los he­chos pue­de ex­pli­car que no hay una en­tra­da pro­ba­ble de Tur­quía a la UE en el fu­tu­ro pró­xi­mo. La in­ves­ti­ga­ción de Rei­fler su­gie­re que acep­ta­rás el da­to de que Tur­quía no se va a unir, pe­ro pron­to vas a re­unir en tu men­te to­da una se­rie de an­sie­da­des: in­mi­gra­ción, pér­di­da de con­trol, la cer­ca­nía de Tur­quía a la gue­rra en Si­ria y a ISIS, el te­rro­ris­mo y más co­sas. La men­ti­ra ori­gi­nal se des­acre­di­ta, sin em­bar­go su ma­gia se­duc­to­ra per­ma­ne­ce.

To­do es­to se su­ma a la ima­gen de­pri­men­te pa­ra to­dos no­so­tros los que no es­ta­mos lis­tos pa­ra vi­vir en el mun­do de la pos­ver­dad. Los he­chos, al pa­re­cer, no tie­nen dien­tes. Tra­tar de re­fu­tar una men­ti­ra au­daz y me­mo­ra­ble con un con­jun­to de da­tos a me­nu­do pue­de fun­cio­nar pa­ra re­for­zar el mi­to. Las ver­da­des im­por­tan­tes a me­nu­do son abu­rri­das, y es fá­cil fa­bri­car afir­ma­cio­nes nue­vas y más atrac­ti­vas. Y dar­le a la gen­te más da­tos pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te, ya que es­tos da­tos pro­vo­can una reac­ción de­fen­si­va en al­guien que in­sis­ten­te­men­te quie­re man­te­ner­se con su vi­sión ac­tual del mun­do. “Es­to es al­go os­cu­ro”, di­ce Rei­fler. “Es­ta­mos en un mo­men­to ate­rra­dor y os­cu­ro”.

“La fi­na­li­dad de las dis­trac­cio­nes es que los asun­tos de vi­tal im­por­tan­cia se vol­vie­ron abu­rri­dos co­mo pa­ra to­mar­se la mo­les­tia de in­for­mar so­bre ellos.” 50 PER­SO­NAS POR HORA MUE­REN POR CAU­SA DEL TA­BA­QUIS­MO EN EU.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2017. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

Ag­no­to­lo­gía. O có­mo se pro­pa­gan men­ti­ras que lue­go se adop­tan co­mo ver­da­des. Los ca­mio­nes de Reino Uni­do traían una fal­sa afir­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.