Las re­me­sas vuelven a ser el so­por­te eco­nó­mi­co de Mé­xi­co

El di­ne­ro en­via­do des­de EU a Mé­xi­co se ha con­ver­ti­do en el me­jor alia­do pa­ra sos­te­ner la eco­no­mía del país.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - FER­NAN­DO FRAN­CO

Las re­me­sas que en­vían los mi­gran­tes a Mé­xi­co se han con­ver­ti­do en una par­te fun­da­men­tal del gas­to de las fa­mi­lias más vul­ne­ra­bles y de la eco­no­mía na­cio­nal co­mo tal, pe­ro su cre­ci­mien­to re­fle­ja una reali­dad in­ne­ga­ble: una falla es­truc­tu­ral del mer­ca­do la­bo­ral, que es in­ca­paz de ge­ne­rar los em­pleos su­fi­cien­tes y bien re­mu­ne­ra­dos pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de los me­xi­ca­nos.

De acuer­do con el Ban­co de Mé­xi­co, en los pri­me­ros 11 me­ses de 2017, las di­vi­sas que in­gre­sa­ron al país por di­cho con­cep­to su­ma­ron 26,167 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), 6.15% más que el mis­mo pe­rio­do del año pre­vio.

Al cie­rre del año pa­sa­do se cap­ta­ron 28,600 mdd, se­gún es­ti­ma­cio­nes de BBVA Ban­co­mer, lo que mar­ca un nue­vo má­xi­mo his­tó­ri­co, el cuar­to de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción.

Ello im­pli­ca que las re­me­sas re­pre­sen­tan cer­ca de 2.1% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) na­cio­nal o ca­si la deu­da de to­dos los es­ta­dos, equi­va­len­te a 560,000 mi­llo­nes de pe­sos (mdp) al ter­cer tri­mes­tre de 2017.

El cre­ci­mien­to ob­ser­va­do el año pa­sa­do co­bra es­pe­cial im­por­tan­cia, con­si­de­ran­do las cons­tan­tes ame­na­zas de Do­nald Trump, pre­si­den­te de EU, so­bre el te­ma del di­ne­ro que los pai­sa­nos en­vían a sus fa­mi­lia­res, pues ama­gó des­de ha­cer una de­por­ta­ción ma­si­va de his­pa­nos, a par­tir de su pri­mer año de go­bierno, has­ta im­po­ner un im­pues­to de 2% a las re­me­sas pa­ra cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, con el cual bus­ca fre­nar el trá­fi­co de ar­mas y dro­gas.

“El 2017 fue un año de al­ti­ba­jos pa­ra las re­me­sas, de enero a no­viem­bre hu­bo tres me­ses con caí­das y ocho con cre­ci­mien­to. El te­mor de los me­xi­ca­nos en EU an­te po­si­bles de­por­ta­cio­nes o res­tric­cio­nes a las re­me­sas y los cam­bios en la política co­mer­cial (TL­CAN) y fis­cal en ese país des­de la vic­to­ria elec­to­ral de Trump ex­pli­can, en par­te, es­tas va­ria­cio­nes”, di­ce BBVA Ban­co­mer en un re­por­te.

La eco­no­mía mi­cro

Ac­tual­men­te, las re­me­sas son una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­so de di­vi­sas al país, jun­to con los sec­to­res au­to­mo­triz, tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal y el pe­tro­le­ro.

Su pa­pel es fun­da­men­tal, di­ce Bart Pattyn, pre­si­den­te y CEO pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de la ase­gu­ra­do­ra de ries­go fran­ce­sa Co­fa­ce, quien des­ta­ca que las re­me­sas re­pre­sen­tan un equi­li­brio eco­nó­mi­co a ni­vel re­gio­nal.

“Per­mi­ten te­ner un in­gre­so su­pe­rior, una me­jor ca­li­dad de vi­da y ma­yor pro­gre­so so­cial en las en­ti­da­des más ru­ra­les, don­de hay poca in­dus­tria, li­mi­ta­das opor­tu­ni­da­des de agri­cul­tu­ra y po­cas op­cio­nes de me­jo­ra de vi­da”, di­ce.

Ba­jo ese pun­to de vis­ta, las re­me­sas se han con­ver­ti­do en un ele­men­to que ami­no­ra las di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas en­tre los es­ta­dos más ri­cos y los me­nos acau­da­la­dos.

De acuer­do con Ban­xi­co, en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción (se con­si­de­ra des­de enero de 2013, por­que las ci­fras es­ta­ta­les son tri­mes­tra­les) los

cin­co es­ta­dos que más re­me­sas cap­ta­ron re­pre­sen­tan 39.4% del to­tal. Las en­ti­da­des son: Mi­choa­cán ( que cap­ta 9.84%), Gua­na­jua­to ( 8.96%), Ja­lis­co ( 8.83%), Es­ta­do de Mé­xi­co (6.15%) y Pue­bla (5.60%).

En es­tas en­ti­da­des, el por­cen­ta­je de po­bre­za va de 32% has­ta 59.4%, se­gún el Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Política de Desa­rro­llo So­cial.

“Los es­ta­dos que re­ci­ben más re­me­sas son los del Ba­jío- cen­tro, lu­ga­res don­de la in­dus­tria no exis­te o se de­man­da ca­pi­tal hu­mano su­ma­men­te ca­li­fi­ca­do, que se ter­mi­na por traer de otros es­ta­dos”, di­ce Je­sús Sán­chez Ar­ci­nie­ga, in­ves­ti­ga­dor de la UNAM.

La eco­no­mía ma­cro

Pe­ro las re­me­sas no so­lo son fun­da­men­ta­les a ni­vel mi­cro, pa­ra la eco­no­mía en su con­jun­to, tam­bién son par­te fun­da­men­tal y jue­gan un pa­pel tras­cen­den­tal, se­ña­la Jo­sé Luis de la Cruz, di- rec­tor del Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo In­dus­trial y el Cre­ci­mien­to Eco­nó­mi­co (IDIC).

Sin las di­vi­sas que apor­tan los mi­gran­tes el dé­fi­cit de la cuen­ta co­rrien­te (flu­jo de to­dos los bie­nes, ser­vi­cios, in­gre­sos y pa­gos des­de y ha­cia un país) de Mé­xi­co “se­ría in­sos­te­ni­ble”, di­ce De la Cruz, quien re­fie­re que as­cen­de­ría a 45,000 mdd, 4.7% del PIB, lo que se re­fle­ja­ría en el ni­vel de en­deu­da­mien­to del país. Ac­tual­men­te es­te dé­fi­cit es de 2.5% del PIB.

“Las re­me­sas se con­vir­tie­ron en una vál­vu­la de es­ca­pe y le die­ron sos­te­ni­bi­li­dad a la eco­no­mía en su con­jun­to, ade­más de que se con­vir­tie­ron en un sal­va­vi­das pa­ra los que me­nos tie­nen”, aña­de.

Pe­ro es­tas bon­da­des, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta, ge­ne­ra­ron un cos­to: que no se to­ma­ron las me­di­das de política eco­nó­mi­ca que se de­ben eje­cu­tar pa­ra com­ba­tir el pro­ble­ma es­truc­tu­ral que tie­ne el mer­ca­do la­bo­ral me­xi­cano.

Ca­da año, en Mé­xi­co se re­quie­re al me­nos de la crea­ción de 1.2 mi­llo­nes de nue­vos em­pleos; ci­fra que no se al­can­za y a la que se le su­ma el fac­tor de que los sa­la­rios que se ofre­cen son ba­jos.

En 2017, un año ré­cord en for­ma­li­za­ción de em­pleos, se su­ma­ron 801,000 pues­tos de tra­ba­jo a los registros del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS). De es­tos, más de 60% se crea­ron con sa­la­rios que van de uno a tres sa­la­rios mí­ni­mos, es de­cir, cer­ca de 7,200 pe­sos al mes, di­ce De la Cruz.

“El ori­gen de la mi­gra­ción es el mal fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía, el pro­ble­ma es­truc­tu­ral del mer­ca­do la­bo­ral, y no se ve una so­lu­ción en el me­diano pla­zo”, aña­de el es­pe­cia­lis­ta del IDIC.

Otro te­ma es que nos lle­vó a una de­pen­den­cia ma­yor con EU, una de ti­po so­cial, ya que más de 90% de las re­me­sas que in­gre­san al país pro­vie­ne de ese país. “Se tra­ta de una de­pen­den­cia más de­mo­crá­ti­ca, por­que los be­ne­fi­cios lle­gan a las ca­pas más ne­ce­si­ta­das de Mé­xi­co”, di­ce De la Cruz.

El ma­peo

EU es el prin­ci­pal des­tino pa­ra los mi­gran­tes me­xi­ca­nos, pe­ro en el ma­pa ya apa­re­cen otros paí­ses que, si bien no tie­nen la im­por­tan­cia de la eco­no­mía de las ba­rras y las es­tre­llas, em­pie­zan a te­ner pre­sen­cia en­tre las pre­fe­ren­cias de los con­na­cio­na­les.

Se es­ti­ma que 12 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos vi­ven en EU, de los cua­les cer­ca de 5.9 mi­llo­nes son in­do­cu­men­ta­dos.

A es­ta ci­fra se de­be agre­gar la de los des­cen­dien­tes de la se­gun­da y ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de me­xi­ca­nos, lo que re­sul­ta en unos 35 mi­llo­nes de con­na­cio­na­les, de acuer­do con la En­cues­ta de la Co­mu­ni­dad Ame­ri­ca­na.

El res­to de los me­xi­ca­nos mi­gran­tes, cer­ca de 300,000, es­tá en Ca­na­dá, Es­pa­ña, Fran­cia, Reino Uni­do y Ale­ma­nia, así co­mo al­gu­nas na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas, co­mo Gua­te­ma­la y Bo­li­via.

El gé­ne­ro mas­cu­lino pre­do­mi­na, pe­ro la di­fe­ren­cia no es tan gran­de. Por ca­da 100 mi­gran­tes, 53 son hom­bres, de acuer­do con el Anua­rio de Mi­gra­ción y Re­me­sas 2017, de BBVA Ban­co­mer.

Las prin­ci­pa­les actividades de los me­xi­ca­nos en EU son cons­truc­ción ( 17.7%), hos­te­le­ría y es­par­ci­mien­to (15.3%) y ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les y ad­mi­nis­tra­ti­vos (13%). En el ca­so de las mu­je­res, 20.6% es­tá ocu­pa­da en la­bo­res li­ga­das a la sa­lud y edu­ca­ción, mien­tras que en los hom­bres, 26.1% lo ha­ce en cons­truc­ción.

¿Cuán­to ga­nan en EU? Se­gún el anua­rio es­ta­dís­ti­co, 27.1% per­ci­be en pro­me­dio en­tre 20,000 y 29,999 dó­la­res al año; 24.1%, más de 40,000 dó­la­res; 21.7%, en­tre 10,000 y 19,999 dó­la­res; 17.8%, en­tre 30,000 y 39,999 dó­la­res, y 9.2%, me­nos de 10,000 dó­la­res.

An­te es­tas re­mu­ne­ra­cio­nes, un te­ma re­le­van­te, di­ce De la Cruz, es que en los úl­ti­mos años el fe­nó­meno mi­gra­to­rio al­can­zó a las per­so­nas más ca­li­fi­ca­das, de­bi­do a que en Mé­xi­co las opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to son es­ca­sas. De acuer­do con el anua­rio de Ban­co­mer, 6.9% de los mi­gran­tes en EU es pro­fe­sio­nal o tie­ne pos­gra­do. El por­cen­ta­je cre­ce en­tre el gé­ne­ro fe­me­nino, don­de lle­ga a 7.3%.

El fu­tu­ro

¿Se ima­gi­nan po­der en­viar las re­me­sas con mo­ne­das vir­tua­les co­mo el bit­coin? Qui­zá en al­gu­nos me­ses po­dría ser po­si­ble.

La em­pre­sa de ba­se tec­no­ló­gi­ca Is­bit tra­ba­ja en el desa­rro­llo de una nue­va pla­ta­for­ma pa­ra ha­cer es­to po­si­ble, lue­go del éxi­to que ge­ne­ró en­tre las crip­to­mo­ne­das el bit­coin.

De acuer­do con Se­bas­tián Acos­ta, so­cio de la com­pa­ñía, ya tra­ba­ja jun­to con otra em­pre­sa de en­vío de re­me­sas pa­ra lan­zar el pro­yec­to es­te año. Es­to no so­lo agi­li­za­ría el en­vío de di­vi­sas de un país a otro, sino que re­du­ci­ría en al me­nos 20% el cos­to de la ope­ra­ción, uno de los ob­je­ti­vos de las lla­ma­das Fin­tech, o em­pre­sas que unen la tec­no­lo­gía con los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros.

Pa­ra 2018 se es­ti­ma que las re­me­sas su­ma­rán cer­ca de 30,000 mdd, de acuer­do con De la Cruz, lo que de­ja ver la im­por­tan­cia que re­pre­sen­ta pa­ra Mé­xi­co es­ta en­tra­da de re­cur­sos. Lo ideal es que, a la par, el mer­ca­do la­bo­ral se si­ga for­ta­le­cien­do y ter­mi­ne por ge­ne­rar los em­pleos ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar más fu­ga de ta­len­tos y brin­dar la es­ta­bi­li­dad a los ca­si 120 mi­llo­nes de per­so­nas que ha­bi­tan en el país.

“Los es­ta­dos que re­ci­ben más re­me­sas son los del Ba­jío-cen­tro, lu­ga­res don­de la in­dus­tria no exis­te o se de­man­da ca­pi­tal hu­mano su­ma­men­te ca­li­fi­ca­do, que se ter­mi­na por traer de otros es­ta­dos”,

Je­sús Sán­chez Ar­ci­nie­ga, in­ves­ti­ga­dor de la UNAM.

El blin­da­je. An­te la ame­na­za de gra­var las re­me­sas, se pre­vé que la ban­ca de desa­rro­llo in­ter­ven­ga en el pro­ce­so de transac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.