Pa­gar con pe­tros

El go­bierno ve­ne­zo­lano pro­po­ne una crip­to­mo­ne­da res­pal­da­da por pe­tró­leo y el mun­do res­pon­de con es­cep­ti­cis­mo.

Milenio - Mercados Milenio - - PULSO DE INVERSION - GIDEON LONG

Cuan­do Ni­co­lás Ma­du­ro, pre­si­den­te de Venezuela, dio a co­no­cer sus pla­nes pa­ra el pe­tro, una crip­to­mo­ne­da res­pal­da­da por pe­tró­leo, pro­nos­ti­có que le per­mi­ti­ría al país vol­ver­se fi­nan­cie­ra­men­te in­de­pen­dien­te y elu­dir las san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos (EU).

La idea es que el go­bierno emi­ta 100 mi­llo­nes de pe­tros, ca­da uno res­pal­da­do por un ba­rril de pe­tró­leo ba­sa­do en las enor­mes re­ser­vas del país. Pa­ra ello se creó un or­ga­nis­mo re­gu­la­dor con la fi­na­li­dad de su­per­vi­sar el pro­gra­ma. To­do aquel que quie­ra ope­rar pe­tros tu­vo has­ta el 21 de enero pa­ra re­gis­trar­se con el Es­ta­do.

Pe­ro a me­di­da que se acer­ca­ba la fe­cha, los eco­no­mis­tas y los le­gis­la­do­res de opo­si­ción se man­tu­vie­ron pro­fun­da­men­te es­cép­ti­cos res­pec­to de la via­bi­li­dad del plan de Ma­du­ro, y si con eso po­dría re­sol­ver al­guno de los pro­ble­mas del país.

“Una crip­to­mo­ne­da que no es crip­to, res­pal­da­da por re­ser­vas que no son re­ser­vas, que so­lo pue­des mo­ne­ti­zar a tra­vés de una pro­duc­ción que se de­rrum­ba… que emi­te un go­bierno en in­cum­pli­men­to de pa­gos y sin dó­la­res”, tui­teó Fran­cis­co Mo­nal­di, un ex­per­to en pe­tró­leo ve­ne­zo­lano del grupo de re­fle­xión Ba­ker Ins­ti­tu­te, quien des­cri­bió el plan del pe­tro co­mo “ri­dícu­lo”.

En teo­ría, a los pre­cios ac­tua­les, 100 mi­llo­nes de pe­tros re­cau­da­rían al­re­de­dor de 6,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd). Es­to se­ría su­fi­cien­te pa­ra pa­gar dos ter­cios de las obli­ga­cio­nes de Venezuela con los te­ne­do­res de bo­nos in­ter­na­cio­na­les que se ven­cen es­te año y, tal vez, evi­tar un in­cum­pli­mien­to de pa­go de deu­da en to­da la re­gla.

Sin em­bar­go, Mo­nal­di di­jo que el go­bierno “so­bre­es­ti­mó dra­má­ti­ca­men­te” el va­lor de las re­ser­vas pe­tro­le­ras de Venezuela, ig­no­ran­do el he­cho de que ex­traer el cru­do del sue­lo se­rá cos­to­so y di­fí­cil. La di­la­pi­da­da in­dus­tria pe­tro­le­ra del país ca­re­ce de in­ver­sión y ex­pe­rien­cia y su pro­duc­ción se ubi­ca en el ni­vel más ba­jo des­de la dé­ca­da de 1980.

Ten­drías que in­ver­tir al me­nos 8,000 mdd pa­ra ex­traer esas re­ser­vas a 200,000 ba­rri­les por día”, di­jo . “¿Quién lo va a ha­cer?”. Tam­bién exis­te el pro­ble­ma de la le­gi­ti­mi­dad.

La Asam­blea Na­cio­nal, con­tro­la­da por la opo­si­ción, de­cla­ró ile­gal el pe­tro, y no es­tá cla­ro si los go­bier­nos ex­tran­je­ros o las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras van a re­co­no­cer­la co­mo mo­ne­da de cur­so le­gal. A di­fe­ren­cia de otras crip­to­mo­ne­das co­mo el bit­coin, el pe­tro tam­bién tie­ne el res­pal­do del es­ta­do, que va en con­tra de to­dos los va­lo­res de las crip­to­mo­ne­das.

“No es una crip­to­mo­ne­da, es una ven­ta an­ti­ci­pa­da de pe­tró­leo”, di­jo Jor­ge Mi­llán, un le­gis­la­dor ve­ne­zo­lano, du­ran­te un re­cien­te de­ba­te par­la­men­ta­rio so­bre el te­ma. “Es­tá he­cho a la me­di­da pa­ra la co­rrup­ción”.

Cuan­do el pre­si­den­te anun­ció los pla­nes pa­ra el pe­tro, el mes pa­sa­do, mu­chos ve­ne­zo­la­nos cre­ye­ron que po­drían “mi­nar” ellos mis­mos las mo­ne­das, co­mo se pue­de ha­cer con un bit­coin.

Pe­ro en una en­tre­vis­ta re­cien­te en la te­le­vi­sión ve­ne­zo­la­na, Car­los Var­gas, di­rec­tor del or­ga­nis­mo re­gu­la­dor del pe­tro, di­jo que se­rán una “mo­ne­da mi­na­da pre­via­men­te”, lo que sig­ni­fi­ca que el go­bierno la va a pro­du­cir y con­tro­lar. Los pe­tros se van a ven­der en un pro­ce­so “si­mi­lar a una subas­ta”, agre­gó.

El bit­coin de­mos­tró ser es­pe­cial­men­te po­pu­lar en Venezuela, don­de la elec­tri­ci­dad que se ne­ce­si­ta pa­ra ope­rar las compu­tado­ras que mi­nan las crip­to­mo­ne­das es­tá tan sub­si­dia­da que es ca­si gra­tui­ta. Los “mi­ne­ros” de bit­coin con de­ter­mi­na­ción pue­den ga­nar cien­tos de dó­la­res al mes, al­go que es una pro­pues­ta atrac­ti­va en un país don­de los pre­cios suben 50 ve­ces más rá­pi­do que en cual­quier otro país del mun­do. De acuer­do con la Asam­blea Na­cio­nal, la ta­sa de in­fla­ción de Venezuela fue de 2,600% el año pa­sa­do.

Se­gún los in­for­mes, los fun­cio­na­rios de go­bierno tra­ta­ron de con­ven­cer a las em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas de acep­tar dia­man­tes, oro y me­ta­les pre­cio­sos co­mo pa­go pa­ra la deu­da pendiente.

Los ve­ne­zo­la­nos con co­no­ci­mien­tos de tec­no­lo­gía re­cu­rren a jue­gos de compu­tado­ra co­mo Ru­nes­ca­pe y Ti­bia pa­ra ga­nar oro vir­tual, que des­pués ven­den a com­pa­ñe­ros ga­mers por bit­coin o efec­ti­vo.

Pe­ro Ale­jan­dro Gri­san­ti, di­rec­tor de Ecoa­na­lí­ti­ca, un grupo de ex­per­tos con se­de en Ca­ra­cas, con­si­de­ra que es di­fí­cil acep­tar que la nue­va crip­to­mo­ne­da res­pal­da­da por el Es­ta­do ayu­da­rán a que los ve­ne­zo­la­nos sal­gan de sus di­fi­cul­ta­des.

El pe­tro, di­jo el es­pe­cia­lis­ta, sim­ple­men­te es “una nue­va ma­ne­ra pa­ra en­deu­dar­nos y fi­nan­ciar la co­rrup­ción y dar­le dó­la­res ba­ra­tos a los com­pin­ches del go­bierno”.

Sin sus­ten­to. El plan del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro po­dría pa­gar dos ter­cios de las obli­ga­cio­nes de Ve­nue­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.