De­fen­der­se de las lla­mas

Ben­ja­min Ne­tan­yahu, pri­mer mi­nis­tro de Is­rael, un lu­cha­dor a pun­to de con­ver­tir­se en ce­ni­za o ga­nar una elec­ción an­ti­ci­pa­da.

Milenio - Mercados Milenio - - PERFIL - MEHUL SRIVASTAVA

La pri­me­ra vez que cri­ti­ca­ron pú­bli­ca­men­te a Ben­ja­min Ne­tan­yahu por su amor por los pu­ros fue en ma­yo de 2005. Al ca­mi­nar ha­cia una reunión de ga­bi­ne­te con un pu­ro en­cen­di­do, el en­ton­ces mi­nis­tro de fi­nan­zas dio la vuel­ta en la Kné­set ( el par­la­men­to de Is­rael) y se en­con­tró con un gru­po de co­le­gas quie­nes ha­bla­ban con los pe­rio­dis­tas, re­cuer­da Ben Cas­pit, au­tor de una bio­gra­fía re­cien­te so­bre el pri­mer mi­nis­tro.

An­te la po­si­bi­li­dad de que lo fo­to­gra­fia­ran fu­man­do un cos­to­so pu­ro — nun­ca una bue­na ima­gen pa­ra un po­lí­ti­co— Ne­tan­yahu me­tió el pu­ro en­cen­di­do en la bol­sa de su sa­co. En cues­tión de se­gun­dos, sa­lía hu­mo de la pren­da. “Mi­nis­tro Ne­tan­yahu, es­tá en lla­mas”, gri­tó un pre­sen­ta­dor de ra­dio, mien­tras un com­pa­ñe­ro de la coa­li­ción ayu­dó a Ne­tan­yahu a sa­car el pu­ro en­cen­di­do an­tes de que se in­cen­dia­ra.

Es ten­ta­dor ver es­te in­ci­den­te co­mo una ale­go­ría de los pro­ble­mas ac­tua­les del pri­mer mi­nis­tro. Per­se­gui­do im­pla­ca­ble­men­te por fil­tra­cio­nes inin­te­rrum­pi­das en sec­cio­nes de la pren­sa is­rae­lí, y an­te la po­si­bi­li­dad de que lo acu­sen de so­borno, frau­de y abu­so de con­fian­za, al acep­tar ca­si 300,000 dó­la­res en re­ga­los du­ran­te 10 años, en­tre ellos pu­ros y cham­pa­ña ro­sa­da, y jo­yas pa­ra su es­po­sa, pro­ce­den­tes de em­pre­sa­rios ri­cos y bien co­nec­ta­dos. La ca­rre­ra po­lí­ti­ca de Ne­tan­yahu se acer­ca pe­li­gro­sa­men­te a con­ver­tir­se en hu­mo.

Por aho­ra, los com­pa­ñe­ros de la coa­li­ción ayu­dan a con­te­ner el fue­go. Pe­ro re­cien­te­men­te el pri­mer mi­nis­tro, quien ha di­ri­gi­do a la jo­ven na­ción ju­día du­ran­te mu­cho tiem­po y, sin du­da, con tan­ta fir­me­za co­mo el pa­dre fun­da­dor del es­ta­do is­rae­lí, Da­vid Ben- Gu­rion, se des­per­tó con ti­tu­la­res que pre­di­cen su in­mi­nen­te caí­da.

“Es­te ti­po cree que pue­de ocul­tar un pu­ro en­cen­di­do en su bol­si­llo y que na­da va a ocu­rrir”, di­ce Cas­pit, un crí­ti­co mor­daz.

La última re­ve­la­ción, en la ver­ti­gi­no­sa cons­te­la­ción de acu­sa­cio­nes de ma­las ofen­sas co­me­ti­das por el pri­mer mi­nis­tro y sus aso­cia­dos, re­sul­tó ser la más per­ju­di­cial. La se­ma­na pa­sa­da, su con­fi­den­te de mu­cho tiem­po, Sh­lo­mo Fil­ber, un hom­bre al que los me­dios apo­da­ron la “Ca­ja Ne­gra” por su repu­tación de guar­dar los se­cre­tos de Ne­tan­yahu du­ran­te ca­si dos dé­ca­das, de­ci­dió sol­tar al­gu­nos de ellos a la po­li­cía.

Fil­ber, quien ayu­dó a di­ri­gir las cam­pa­ñas de Ne­tan­yahu, has­ta ha­ce po­co fue el di­rec­tor ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes que re­gu­la a la in­dus­tria de los me­dios. Allí, de acuer­do con los in­ves­ti­ga­do­res, Fil­ber se en­car­gó de ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra ce­rrar un tra­to en­tre el pri­mer mi­nis­tro y el ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio de Be­zeq, una gran em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. A cam­bio de una co­ber­tu­ra fa­vo­ra­ble pa­ra Ne­tan­yahu y su es­po­sa Sa­ra, en un si­tio de no­ti­cias líder. Se­gún la po­li­cía la com­pa­ñía re­ci­bi­ría be­ne­fi­cios re­gu­la­to­rios.

Ne­tan­yahu ne­gó ca­te­gó­ri­ca­men­te las acu­sa­cio­nes, y to­das las de­más, que, al me­nos en cin­co in­ves­ti­ga­cio­nes dis­tin­tas, in­clu­yen re­ga­los cos­to­sos pa­ra ayu­dar a un pro­duc­tor de Holly­wood na­ci­do en Is­rael a ob­te­ner una vi­sa es­ta­dou­ni­den­se por 10 años; una ofer­ta de uno de sus aso­cia­dos a un juez en fun­cio­nes pa­ra el pues­to de fis­cal ge­ne­ral, a cam­bio de aban­do­nar in­ves­ti­ga­ción so­bre la es­po­sa Ne­tan­yahu; y un tra­to quid pro quo con un mag­na­te de los pe­rió­di­cos pa­ra ob­te­ner una co­ber­tu­ra fa­vo­ra­ble a cam­bio de ayu­dar a re­du­cir la cir­cu­la­ción de un ri­val.

Tan gran­de es la som­bra que Ne­tan­yahu pro­yec­ta so­bre Is­rael que to­da la na­ción, y gran par­te del mun­do, se re­fie­re a él co­mo Bi­bi, su apo­do de la in­fan­cia. Hi­jo de un cé­le­bre sio­nis­ta de de­re­cha, her­mano de un sol­da­do muer­to en el osa­do ata­que en el ae­ro­puer­to de En­teb­be en Ugan­da, un pe­lea­dor con­de­co­ra­do, he­ri­do en dos oca­sio­nes, y pro­duc­to de una edu­ca­ción de éli­te, Bi­bi es­ta­ba des­ti­na­do al éxi­to. Ba­jo su man­da­to, Is­rael se in­cli­na inexo­ra­ble­men­te a la de­re­cha, in­cor­po­ra con fir­me­za la po­lí­ti­ca ul­tra­or­to­do­xa en el ga­bi­ne­te, mien­tras com­ba­te dos gue­rras en Gaza. Sin em­bar­go, las en­cues­tas mues­tran que Ne­tan­yahu ga­na­ría una elec­ción an­ti­ci­pa­da.

Pa­ra Ne­tan­yahu, un pri­mer mi­nis­tro en su cuar­to man­da­to en un país don­de las coa­li­cio­nes di­fí­ci­les de ma­ne­jar se de­rrum­ban con re­gu­la­ri­dad, las acu­sa­cio­nes plan­tean du­das so­bre si es­te po­dría ser el fi­nal de su ca­rre­ra es­te­lar. Has­ta el mo­men­to, sus alia­dos po­lí­ti­cos pre­sen­tan un apo­yo cui­da­do­sa­men­te cu­bier­to, pe­ro si el fis­cal ge­ne­ral lo acu­sa­ra, eso po­dría cam­biar con fa­ci­li­dad a una de­man­da y de allí a una re­nun­cia in­me­dia­ta.

Tehi­lla Sh­wartz Al­ts­hu­ler, una miem­bro de la jun­ta del Con­se­jo Na­cio­nal de la Pren­sa, di­ce que du­ran­te ca­si una dé­ca­da, Ne­tan­yahu tra­tó de mo­di­fi­car el en­torno me­diá­ti­co pa­ra su be­ne­fi­cio, con po­lé­mi­cos cam­bios re­gu­la­to­rios su­per­vi­sa­dos por Fil­ber. Mien­tras tan­to, re­ci­be una co­ber­tu­ra ge­ne­ral­men­te po­si­ti­va de un po­pu­lar pe­rió­di­co de dis­tri­bu­ción gra­tui­ta pro­pie­dad del mul­ti­mi­llo­na­rio es­ta­dou­ni­den­se Shel­don Adel­son.

Eso re­fle­ja, di­ce ella, un “de­seo más pro­fun­do, más an­ti­guo, ca­si psi­co­ló­gi­co”, des­de el tiem­po en el que ga­nó su pri­me­ra elec­ción co­mo pri­mer mi­nis­tro en 1996. “Ese día se dio cuen­ta de que ha­bia ga­na­do con­tra la vo­lun­tad de los me­dios, y ne­ce­si­ta­ba des­acre­di­tar­los y tra­tar de ir di­rec­ta­men­te a la gen­te. Tu­vo mu­cho éxi­to, has­ta ha­ce dos me­ses, no te­nía mie­do de los me­dios. Aho­ra, eso ya cam­bió” di­ce Sh­wartz Al­ts­hu­ler.

La ca­rre­ra po­lí­ti­ca de Ne­tan­yahu se acer­ca pe­li­gro­sa­men­te a con­ver­tir­se en hu­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.