Las Afores in­ver­ti­rán has­ta en Ma­la­sia

Las nue­vas re­glas de las Afores per­mi­ten in­ver­tir el di­ne­ro de los tra­ba­ja­do­res en Fon­dos Mu­tuos Ac­ti­vos, SPAC y Cer­pi los cua­les per­mi­ten una ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - DINO ROZENBERG

Hoy, el di­ne­ro pa­ra el re­ti­ro de los me­xi­ca­nos que se en­cuen­tra en las Ad­mi­nis­tra­do­ras de Fon­dos pa­ra el Re­ti­ro (Afores) pue­de in­ver­tir­se en Fon­dos Mu­tuos Ac­ti­vos, al­go que las ad­mi­nis­tra­do­ras es­pe­ra­ban con an­sias, pues per­mi­te un po­co más de di­ver­si­fi­ca­ción en el 20% que pue­de in­ver­tir­se en ac­ti­vos in­ter­na­cio­na­les.

Los cam­bios in­tro­du­ci­dos a la Cir­cu­lar Úni­ca Fi­nan­cie­ra (CUF) abren es­pa­cio a ins­tru­men­tos que an­tes no es­ta­ban per­mi­ti­dos o te­nían un uso li­mi­ta­do. Ade­más de los Fon­dos Mu­tuos Ac­ti­vos, se abrió la re­gu­la­ción a las SPAC (Spe­cial Pur­po­se Ac­qui­si­tion Com­pany o So­cie­da­des de Pro­pó­si­to Es­pe­cí­fi­co pa­ra la Ad­qui­si­ción de Em­pre­sas), que son con­si­de­ra­dos co­mo ins­tru­men­tos de ren­ta va­ria­ble y co­ti­zan en la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res ( BMV); y Cer­ti­fi­ca­dos Bur­sá­ti­les Fi­du­cia­rios de Pro­yec­tos de Inversión In­ter­na­cio­na­les (CER­PI), con los que se pue­de in­ver­tir en el ex­tran­je­ro.

Las nue­vas dis­po­si­cio­nes de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Sis­te­ma de Aho­rro pa­ra el Re­ti­ro ( Con­sar) no ga­ran­ti­zan que los ren­di­mien­tos va­yan a au­men­tar de­ma­sia­do, no so­lo por el to­pe de 20%, tam­bién por­que hay Afores muy con­ser­va­do­ras.

La información con se­gu­ri­dad ha­brá pa­sa­do com­ple­ta­men­te inad­ver­ti­da pa­ra los 60 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res afi­lia­dos a al­gu­na de las 11 Afores que in­te­gran el Sis­te­ma de Aho­rro pa­ra el Re­ti­ro ( SAR), por­que la ma­yo­ría de ellos no lee el Dia­rio Oficial de la Fe­de­ra­ción (DOF) y por­que es­ca­sas per­so­nas son ca­pa­ces de en­ten­der el al­can­ce de la noticia.

La no­ve­dad, pu­bli­ca­da el 26 de enero, abre el pa­no­ra­ma, pe­ro no obli­ga a las Afores a uti­li­zar es­tos vehículos que re­quie­ren equi­pos más efi­cien­tes, pro­fe­sio­na­les ca­pa­ci­ta­dos y un me­jor co­no­ci­mien­to de los mer­ca­dos. Ade­más, to­da­vía es ne­ce­sa­rio que se pu­bli­quen al­gu­nas nor­mas adi­cio­na­les que que­da­ron pen­dien­tes.

Car­los Ra­mí­rez, pre­si­den­te de Con­sar, ex­pli­ca que la ini­cia­ti­va pa­ra am­pliar el por­ta­fo­lio de ins­tru­men­tos de inversión res­pon­de a di­fe­ren­tes de­man­das del sis­te­ma, co­mo las pro­pias Afores que bus­can al­ter­na­ti­vas de inversión.

Las SPAC son vehículos com­ple­jos que pue­den in­ver­tir en ins­tru­men­tos emi­ti­dos en paí­ses co­mo Nue­va Ze­lan­da, Tai­wán, Tai­lan­dia, Sudáfrica y Ma­la­sia.

En el país hay so­lo una SPAC, la de Vis­ta Oil & Gas, la pri­me­ra pe­tro­le­ra privada en lis­tar­se

“La Con­sar ha ex­hor­ta­do a las Afores a que se pro­fe­sio­na­li­cen, ten­gan me­jo­res equi­pos y sis­te­mas pa­ra ma­ne­jar y ad­mi­nis­trar los ries­gos”,

Car­los Ra­mí­rez, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Sis­te­ma de Aho­rro pa­ra el Re­ti­ro (Con­sar).

en la BMV. A tra­vés de una ofer­ta pú­bli­ca ini­cial ( OPI), la SPAC le per­mi­tió le­van­tar ca­pi­tal pa­ra ad­qui­rir em­pre­sas afi­nes a sus ac­ti­vi­da­des (Vis­ta cap­tó en su sa­li­da al mer­ca­do 650 mi­llo­nes de dó­la­res). Los ana­lis­tas es­pe­ran que con la lle­ga­da de nue­vos ope­ra­do­res y li­cen­cia­ta­rios se lis­ten otros ins­tru­men­tos pa­re­ci­dos pa­ra fi­nan­ciar la ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción en el sec­tor de hi­dro­car­bu­ros.

El pa­so a pa­so

Es­ta pro­pues­ta, es una ne­ce­si­dad na­tu­ral por­que se ha acumulado una gran can­ti­dad de di­ne­ro y las op­cio­nes lo­ca­les se han vuel­to in­su­fi­cien­tes pa­ra ge­ne­rar los ren­di­mien­tos ape­te­ci­dos. Así, el sis­te­ma pue­de di­ver­si­fi­car sus ac­ti­vos y di­si­par sus ries­gos, y no con­cen­trar­los en los ins­tru­men­tos acos­tum­bra­dos.

Ra­mí­rez ase­gu­ra que la re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra del sis­te­ma de pen­sio­nes ha se­gui­do una se­cuen­cia pre­vi­si­ble, que co­men­zó en 1997 con un mo­de­lo ex­tre­ma­da­men­te res­tric­ti­vo, pues­to que en­ton­ces so­lo se po­día in­ver­tir en bo­nos gu­ber­na­men­ta­les. Con­for­me ha pa­sa­do el tiem­po se ha ido so­fis­ti­can­do en sus ca­pa­ci­da­des y la au­to­ri­dad ha reac­cio­na­do dán­do­le más fle­xi­bi­li­dad al ré­gi­men.

“Es un pro­ce­so que se re­tro­ali­men­ta. La Con­sar ha ex­hor­ta­do a las Afores a que se pro­fe­sio­na­li­cen, ten­gan me­jo­res equi­pos y sis­te­mas pa­ra ma­ne­jar y ad­mi­nis­trar los ries­gos, pa­ra que es­ta­blez­can un me­jor go­bierno cor­po­ra­ti­vo y to­men me­jo­res de­ci­sio­nes en ma­te­ria de in­ver­sio­nes, ya que son re­le­van­tes pa­ra el fu­tu­ro de mi­llo­nes de per­so­nas. Los cam­bios pu­bli­ca­dos en enero se in­ser­tan den­tro de es­ta ló­gi­ca de aper­tu­ra gra­dual”, dice Ra­mí­rez.

De to­dos mo­dos, siem­pre se se­gui­rá pri­vi­le­gian­do la mis­ma fór­mu­la bá­si­ca: bus­car los me­jo­res ren­di­mien­tos con el ni­vel de ries­go ade­cua­do, so­bre to­do, por­que las Afores tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad fi­du­cia­ria con sus clien­tes y tie­nen que ha­cer un aná­li­sis pro­fe­sio­nal pa­ra pro­te­ger el in­te­rés del tra­ba­ja­dor.

Ra­mí­rez aña­de que se tra­ta del pa­tri­mo­nio de mi­llo­nes de per­so­nas y, a di­fe­ren­cia de otros in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros o de in­ver­sio­nes, el SAR es un sis­te­ma obli­ga­to­rio y tie­ne re­glas di­fe­ren­tes a las de un in­ver­sio­nis­ta par­ti­cu­lar.

El avan­ce ha si­do gra­dual, y ca­da ad­mi­nis­tra­do­ra op­ta, se­gún sus Co­mi­tés de Inversión, por las op­cio­nes dis­po­ni­bles. “Afo­re SU­RA se man­tie­ne a la expectativa de que la Con­sar emi­ta las nue­vas re­glas de inversión en fon­dos mu­tuos. Cuan­do es­tas sean pu­bli­ca­das, eva­lua­re­mos la me­jor es­tra­te­gia de inversión en es­tos nue­vos ins­tru­men­tos. En cuan­to a man­da­tos, de igual ma­ne­ra nos man­te­ne­mos abier­tos a bus­car a los me­jo­res ad­mi­nis­tra­do­res que for­ta­lez­can nues­tra es­tra­te­gia de inversión”, res­pon­dió la vo­ce­ra de Afo­re SU­RA.

Se­gún da­tos de la Con­sar, SU­RA es la cuar­ta Afo­re con más cuen­tas en su ha­ber, 7.2 mi­llo­nes, des­pués de XXI Ba­nor­te, Ba­na­mex y Cop­pel.

El ta­ma­ño de los ac­ti­vos

A 20 años de su cons­ti­tu­ción, las Afores co­mo gru­po se han con­ver­ti­do en el ma­yor in­ver­sio- nis­ta ins­ti­tu­cio­nal del país, ya que al cie­rre de 2017 te­nían a su cui­da­do 4.4 mi­llo­nes de mi­llo­nes de pesos ( más de 15% del Pro­duc­to In­terno Bru­to anual), lo que per­mi­te asi­mi­lar­las a al­gu­nos de los fon­dos de pen­sión más im­por­tan­tes del mun­do. Es­to cuan­do las com­pa­ra­cio­nes son po­si­bles, ya que la ma­yo­ría de los sis­te­mas uti­li­zan mo­de­los di­fe­ren­tes y los hay in­clu­so que so­lo re­pre­sen­tan un gre­mio o ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal.

En 2017, las Afores fue­ron en pro­me­dio 9.8% su­pe­rio­res a los ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros de la BMV y de otros sec­to­res, aun­que al res­tar­le el pe­so de la in­fla­ción, cer­ca­na a 7%, la ga­nan­cia ne­ta re­sul­tó al­re­de­dor de 3%.

To­da­vía hay res­tric­cio­nes

Aun con es­ta aper­tu­ra, hay que re­co­no­cer que las Afores si­guen li­mi­ta­das en sus ca­pa­ci­da­des en par­te por­que pa­ra am­pliar el ré­gi­men de inversión mu­chas ini­cia­ti­vas, in­clu­so em­pu­ja­das por Con­sar, de­ben pa­sar por el vo­to del Con­gre­so. Por ejem­plo, los de­ri­va­dos es­tán fue­ra de su al­can­ce, a me­nos que se cer­ti­fi­quen y ob­ten­gan una au­to­ri­za­ción es­pe­cial, lo que po­cas han con­se­gui­do. Tam­bién es una res­tric­ción con­si­de­ra­ble la prohi­bi­ción de in­ver­tir fue­ra del país más de 20% de sus re­cur­sos.

El pre­si­den­te de Con­sar ase­gu­ra que aun cuan­do se es­tá en­san­chan­do el por­ta­fo­lio y las op­cio­nes, la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar es­tos y otros ins­tru­men­tos es de­ci­sión au­tó­no­ma de ca­da Afo­re, y no una obli­ga­ción, lo que les da la li­ber­tad de usar los vehícu­lo que me­jor co­no­cen, aque­llos con los que se sien­ten más có­mo­das o que me­jor se ajus­ten a su mo­de­lo de ne­go­cio.

“Jus­ta­men­te se tra­ta de que se di­fe­ren­cien unas de otras, y que esa com­pe­ten­cia las es­ti­mu­le a ser más pro­duc­ti­vas. Si no fue­ra así y no hu­bie­ra po­si­bi­li­dad de com­pe­tir, tam­po­co ten­dría ca­so te­ner una de­ce­na de ins­ti­tu­cio­nes por­que con una so­la se­ría su­fi­cien­te”, dice Ra­mí­rez.

La com­pe­ten­cia, ade­más, tie­ne pre­mios y cas­ti­gos: se es­pe­ra que los tra­ba­ja­do­res se cam­bien des­de las Afores que dan me­nos ren­di­mien­tos has­ta las más efi­cien­tes, y eso ha he­cho que al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes ha­yan per­di­do mi­les de afi­lia­dos.

Pe­ro el cam­bio no ocu­rre siem­pre en la mis­ma di­rec­ción. Aun­que de­ci­dir en­tre una Afo­re y otra me­jor es un trá­mi­te sen­ci­llo y gra­tui­to, el he­cho es que 4 de ca­da 10 tra­ba­ja­do­res que se cam­bian de Afo­re eli­gen, con­tra sus in­tere­ses, una que da me­nos ren­di­mien­tos.

Ra­mí­rez ex­pli­ca que, de acuer­do con las es­ta­dís­ti­cas de Con­sar, ha­ce so­lo unos años la ci­fra era to­da­vía más al­ta, de 6 so­bre 10, pe­ro que los pro­gra­mas de co­mu­ni­ca­ción so­cial y el cre­cien­te in­te­rés de los aho­rra­do­res han me­jo­ra­do el pa­no­ra­ma.

Lo ideal, cla­ro, se­ría que los tra­ba­ja­do­res to­ma­ran me­jo­res de­ci­sio­nes y, aten­tos a los ren­di­mien­tos de ca­da ins­ti­tu­ción, se mo­vie­ran den­tro del sis­te­ma bus­can­do los me­jo­res re­sul­ta­dos. “Pa­ra ello, las Afores de­ben desa­rro­llar más ca­pa­ci­da­des y equi­pos só­li­dos con pro­fe­sio­nis­tas fi­nan­cie­ros de ex­ce­len­cia”.

To­da­vía fal­ta mu­cho por ha­cer. Si se re­vi­sa el In­di­ca­dor de Ren­di­mien­to Ne­to a 84 me­ses, las tres Afores con peo­res ren­di­mien­tos ad­mi­nis­tran los re­cur­sos de unos 10 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, que qui­zá por ig­no­ran­cia o des­gano es­tán de­jan­do de ga­nar pa­ra un me­jor re­ti­ro.

Car­los Ra­mí­rez de Con­sar dice que aun cuan­do el SAR ha te­ni­do un gran im­pac­to en la eco­no­mía del país, y ha en­cau­za­do el aho­rro de los tra­ba­ja­do­res ha­cia in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas, los re­sul­ta­dos no se pue­den com­pa­rar por­que nin­gún sis­te­ma de pen­sio­nes de gran al­can­ce tie­ne una res­tric­ción co­mo la de no po­der in­ver­tir más de 20% en el ex­tran­je­ro. Es­to, que en su mo­men­to fue con­si­de­ra­do una de­ci­sión de es­ta­do y es­tá for­ma­li­za­do en la ley, pue­de ser bueno pa­ra la eco­no­mía y los pro­yec­tos en Mé­xi­co, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra las Afores y sus clien­tes, los tra­ba­ja­do­res.

Fal­ta más información. Aun­que el trá­mi­te pa­ra cam­biar de Afo­re es sen­ci­llo, 4 de ca­da 10 tra­ba­ja­do­res eli­gen, con­tra sus in­tere­ses, a una ad­mi­nis­tra­do­ra que les da me­nos ren­di­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.