Las va­rias lis­tas de los ma­los en la mo­da

En to­da in­dus­tria hay va­rios em­plea­do­res y co­la­bo­ra­do­res que abu­san de sus pa­res, y mu­chos de ellos ya for­man par­te de una lis­ta ne­gra.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - JO ELLISON

En la ma­yo­ría de las in­dus­trias exis­te una “lis­ta”, un ca­tá­lo­go anó­ni­mo, re­co­pi­la­do por una fuen­te anó­ni­ma, don­de se presentan de­ta­lles de los abu­sa­do­res den­tro de su in­dus­tria. En el ca­so de la in­dus­tria de la mo­da hay mu­chas lis­tas. Al­gu­nas son pú­bli­cas. La lis­ta de fo­tó­gra­fos, edi­to­res y es­ti­lis­tas hom­bres que de for­ma ha­bi­tual mal­tra­tan a mo­de­los o su­bor­di­na­dos cre­ce a dia­rio.

Ha­ce po­co el Bos­ton Glo­be pu­bli­có una nue­va olea­da de acu­sa­cio­nes en con­tra de va­rias fi­gu­ras im­por­tan­tes, en­tre ellas Patrick De­mar­che­lier, fo­tó­gra­fo per­so­nal de la prin­ce­sa Dia­na. Tam­bién hay una lis­ta de fo­tó­gra­fos con los que la editorial Con­dé Nast no tra­ba­ja­rá más; y una de pau­tas que co­mien­za a ela­bo­rar­se pa­ra pro­te­ger a jó­ve­nes vul­ne­ra­bles a las ma­nos lar­gas.

Cla­ro que tam­bién hay lis­tas más si­len­cio­sas, me­nos ofi­cia­les. In­tern 1 no na­me cuen­ta his­to­rias so­bre la vi­da en el mun­do de la mo­da ba­jo la cuen­ta de Instagram @fas­hio­nas­sis­tants. Co­men­zó co­mo una mi­ra­da li­ge­ra de la idio­sin­cra­sia de tra­ba­jar en la in­dus­tria de la mo­da — los ho­ra­rios de lo­cu­ra o las ex­pec­ta­ti­vas po­co ra­zo­na­bles de los es­ti­lis­tas— pe­ro a la luz del mo­vi­mien­to # Me­Too y Ti­me’s Up, la cuen­ta evo­lu­cio­nó pa­ra in­cluir ejem­plos más es­pe­cí­fi­cos de aco­so.

Al in­vi­tar a com­pa­ñe­ros asis­ten­tes a com­par­tir de for­ma anó­ni­ma sus his­to­rias, se con­vir­tió en un ca­tá­lo­go de mal­tra­tos, tan­to per­so­na­les co­mo ge­ne­ra­les, des­ta­can­do la ne­fas­ta mez­quin­dad de la in­dus­tria.

Po­cas de esas his­to­rias in­vo­lu­cran al aco­so se­xual. Y po­cas in­vo­lu­cran a hom­bres. Los per­pe­tra­do­res sue­len ser mu­je­res y el mal­tra­to es ver­bal o fí­si­co. Hay es­ti­lis­tas que arro­jan za­pa­tos y gan­chos de ro­pa en un be­rrin­che. O que le prohí­ben al per­so­nal comer. Hay una mez­quin­dad des­agra­da­ble.

La lis­ta de­mues­tra de ma­ne­ra de­li­be­ra­da que las mu­je­res con po­der pue­den ser igual de mons­truo­sas que los hom­bres.

Cuan­do ex­pli­co lo que ha­go pa­ra ga­nar­me la vi­da, la ma­yo­ría de la gen­te res­pon­de con dos pre­gun­tas: ¿ Co­no­cis­te a An­na Win­tour? y ¿ la mo­da es tan im­pla­ca­ble­men­te ho­rri­ble co­mo se ve en El dia­blo se vis­te a la mo­da, un film de Lau­ren Weis­ber­ger so­bre la vi­da en una re­vis­ta?

Siem­pre re­cha­zo la pre­gun­ta. ¡No seas ton­to! La in­dus­tria no so­bre­vi­vi­ría si to­dos fué­ra­mos tan ca­tas­tró­fi­ca­men­te ma­los e inú­ti­les.

Por su­pues­to la gen­te no en­vía por ca­pri­cho a su per­so­nal a en­car­gos ri­dícu­los pa­ra con­se­guir ar­tícu­los im­po­si­bles de ob­te­ner. De­fien­do a la in­dus­tria por­que, en mi ex­pe­rien­cia, el mun­do de la mo­da es­tá lleno de per­so­nas ex­tre­ma­da­men­te tra­ba­ja­do­ras que sue­len amar lo que ha­cen. En ge­ne­ral to­do el mun­do es ama­ble, atento y com­pe­ten­te al es­ti­lo de una girl scout. En se­rio. Y lue­go vie­ne una lis­ta que ex­po­ne a la in­dus­tria de la mo­da pre­ci­sa­men­te co­mo el pe­que­ño círcu­lo ven­ga­ti­vo, ego­cén­tri­co y tó­xi­co que de to­dos mo­dos su­po­nían. Qué au­to­gol.

Tam­po­co me de­ten­go en las par­tes más in­có­mo­das por­que pa­re­ce un po­co hi­pó­cri­ta que­jar­se de las exi­gen­cias de una ca­rre­ra por la que mu­chos otros ma­ta­rían. Y sí, ca­si nun­ca ves a tus ami­gos por­que tu agen­da no te lo per­mi­te. Y tie­nes que pro­gra­mar la alar­ma an­tes del ama­ne­cer y empacar mu­chos za­pa­tos pa­ra las se­sio­nes fo­to­grá­fi­cas.

La ver­dad es que, al igual que mu­chas in­dus­trias crea­ti­vas, la mo­da es un mun­do com­pe­ti­ti­vo y des­pia­da­do. Se ba­sa en au­to­pro­mo­ción, en ser agre­si­vo y te­ner la piel grue­sa. A me­nos que sea la ahi­ja­da de un edi­tor de re­vis­tas o el he­re­de­ro de un con­glo­me­ra­do de bie­nes de lu­jo, en­trar en el ne­go­cio no se­rá fá­cil.

Es­to no es ex­clu­si­va­men­te un pro­ble­ma de mo­da. En un re­por­ta­je que se pu­bli­có en The

Atlan­tic en 2012 se es­pe­ci­fi­có que 53% de los re­cién gra­dua­dos de EU es­ta­ban des­em­plea­dos o subem­plea­dos; y se­gún un es­tu­dio de 2009, la gran ma­yo­ría de las prác­ti­cas no re­mu­ne­ra­das las rea­li­zan mu­je­res jó­ve­nes.

La in­dus­tria de la mo­da, que tie­ne una pro­por­ción inusual­men­te al­ta de mu­je­res que tra­ba­jan y una cul­tu­ra de tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes cu­ya re­gu­la­ción es de­si­gual en el me­jor de los ca­sos, de­pen­de del tra­ba­jo de las prác­ti­cas.

En una re­cien­te ron­da de en­tre­vis­tas, mien­tras con­tra­ta­ba a un nue­vo asis­ten­te, to­dos los can­di­da­tos con los que ha­blé hi­cie­ron prác­ti­cas du­ran­te me­ses, atra­pa­dos en un mo­do alea­to­rio en el que se tro­pe­za­ban con una pi­la de tí­tu­los de re­vis­tas con po­cas opor­tu­ni­da­des pa­ra pa­sar al si­guien­te ni­vel. Mu­chos es­ta­ban re­sig­na­dos al he­cho de que po­drían tra­ba­jar du­ran­te años sin real­men­te re­ci­bir un suel­do. Y con los pre­su­pues­tos ca­da vez más ajus­ta­dos, las co­sas pa­re­cen em­peo­rar.

La lis­ta de asis­ten­tes de mo­da tal vez no es tan sen­sa­cio­nal co­mo otras ( aun­que al­gu­nas de sus his­to­rias son sor­pren­den­te­men­te ho­rri­bles). Al­gu­nas de ellas tal vez no sean ver­dad. Ni si­quie­ra es­toy se­gu­ra de que su pro­pó­si­to sea tan cons­truc­ti­vo. Pe­ro co­mo una idea de la pre­ca­rie­dad del tra­ba­jo, y la fal­ta de in­te­rés o cui­da­do que tie­ne la in­dus­tria por sus jó­ve­nes apren­di­ces, es una lec­tu­ra que lo po­ne a uno a pen­sar.

Po­cas per­so­nas en la mo­da les arro­jan za­pa­tos a sus asis­ten­tes, pe­ro to­da­vía nos por­ta­mos mal.

Al igual que mu­chas in­dus­trias crea­ti­vas, la mo­da es un mun­do com­pe­ti­ti­vo y des­pia­da­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.