REGRESARÁS

Es­ta es una de las pa­la­bras fa­vo­ri­tas del pre­si­den­te Do­nald Trump, y en lo que va de su man­da­to la ha usa­do de­ma­sia­das ve­ces.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS -

Fue el fi­nal del ca­mino pa­ra Gary Cohn. Apre­tó los dien­tes cuan­do el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos a (EU) hi­zo co­men­ta­rios so­bre los he­chos de Char­lot­tes­vi­lle, so­bre­vi­vió a las crí­ti­cas de Ste­ve Ban­non que lo ca­li­fi­có de glo­ba­lis­ta y, por si fue­ra po­co, no lo­gró la pre­si­den­cia de la Re­ser­va Fe­de­ral de EU. Sin em­bar­go, es­ta­ba sien­do aplau­di­do por el pre­si­den­te.

“Es­ta es la úl­ti­ma reunión de Gary Cohn en el ga­bi­ne­te”, di­jo Do­nald Trump. “Ha si­do fan­tás­ti­co… va a sa­lir, ga­na­rá otro par de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res y más tar­de, tal vez, re­gre­se”. Vol­teó a ver a Cohn: “Ten­go la sen­sa­ción de que regresarás”.

Lo­cu­ra. ¿Lo era? En­te­rra­dos en el fon­do de una no­ta del New York Ti­mes, dos per­so­nas cer­ca­nas a Cohn su­gi­rie­ron que el di­rec­tor sa­lien­te del Con­se­jo Eco­nó­mi­co Na­cio­nal de EU po­dría fun­dar su pro­pia fir­ma de in­ver­sión o to­mar “un pues­to más im­por­tan­te en la ad­mi­nis­tra­ción Trump”.

Pa­ra aque­llos que se pre­gun­tan qué po­dría pro­vo­car que Cohn es­té al pie del ca­ñón más allá de los aran­ce­les apli­ca­dos al ace­ro por Trump y otros tor­be­lli­nos pre­si­den­cia­les, se presenta una teo­ría. La Ca­sa Blan­ca de Trump se pa­re­ce un po­co al Ho­tel Ca­li­for­nia: pue­des sa­lir des­pués de 10 días (Ant­hony Sca­ra­muc­ci), tres se­ma­nas ( Mi­chael Flynn) o sie­te me­ses (Ste­ve Ban­non), sin em­bar­go, aban­do­nar­lo, es otro asun­to.

A pe­sar de to­da la aten­ción que se le da a la fra­se “¡Es­tás despedido!” de Trump, a me­nu­do se re­sis­te a aban­do­nar a las per­so­nas pa­ra siem­pre. Hay ex­cep­cio­nes: Rex Tillerson, que nun­ca se lle­vó bien con el pre­si­den­te y a quien des­pi­dió el mar­tes de la se­ma­na pa­sa­da, no de­be­ría es­pe­rar nin­gu­na lla­ma­da noc­tur­na des­de el ala es­te. Sin em­bar­go, ob­ser­ve al res­to del círcu­lo de Trump y es sor­pren­den­te ver cuán­tos se que­dan. El pre­si­den­te pa­re­ce dis­fru­tar de des­te­rrar, tem­po­ral­men­te, a la gen­te, pe­ro si­gue bus­can­do su con­se­jo. En al­gu­nos ca­sos, él los in­vi­ta a re­gre­sar.

Mien­tras Ba­rack Oba­ma te­nía a Da­vid Axel­rod y Geor­ge W. Bush a Karl Ro­ve, Trump tie­ne un co­ro grie­go de fa­mi­lia­res, ami­gos de ne­go­cios y ase­so­res, que en­tran y sa­len de su gra­cia, sal­tan­do de ase­sor no ofi­cial a ase­sor ofi­cial y vi­ce­ver­sa.

“Cuan­do te des­pi­de, no ne­ce­sa­ria­men­te es­tás despedido”, di­ce Ch­ris Whip­ple, au­tor de The Ga­te­kee­pers, so­bre los je­fes de ga­bi­ne­te de EU.

A Rein­ce Prie­bus, el pri­mer je­fe de Ga­bi­ne­te de Trump, lo des­pi­die­ron sin ce­re­mo­nias, por me­dio de un tuit del pro­pio pre­si­den­te en agos­to, jus­to cuan­do él y otros miem­bros del ga­bi­ne­te se pre­pa­ra­ban pa­ra sa­lir del Air For­ce One. Mien­tras los otros en­tra­ban ale­gre­men­te a la ca­ra­va­na de au­to­mó­vi­les de re­gre­so a la Ca­sa Blan­ca, Prie­bus na­ve­gó so­lo la llu­via to­rren­cial. Fue uno de una se­rie de mo­men­tos hu­mi­llan­tes pa­ra “Reincy”, co­mo se di­ce que Trump lla­ma­ba a Prie­bus. Trump con­ti­núa ha­blan­do “mu­cho” con Prie­bus, di­ce Whip­ple, a quien en­tre­vis­tó pa­ra su li­bro.

Por un la­do, la ten­den­cia de Prie­bus a la “hu­mi­lla­ción ri­tual y des­pués re­gre­sar por más” es des­con­cer­tan­te, di­ce Whip­ple. Por otro la­do, po­dría ser sen­ci­llo: “Creo que quie­re que la gen­te pien­se que to­da­vía tie­ne in­fluen­cia”, di­ce el es­cri­tor.

Lo mis­mo po­dría de­cir­se de Ban­non. Dos me­ses des­pués de que lo des­pi­dió el pre­si­den­te por su con­tri­bu­ción a la sar­cás­ti­ca his­to­ria del li­bro en el que se ha­bla to­do so­bre la Ca­sa Blan­ca, Fi­re and Fury de Mi­chael Wolff, aho­ra da la im­pre­sión de que vuel­ve a es­tar en la gra­cia del man­da­ta­rio.

Cuan­do se le pre­gun­tó si to­da­vía ha­bla­ba con Trump, de acuer­do con Po­li­ti­co Eu­ro­pa, Ban­non res­pon­dió di­si­mu­la­da­men­te, “es­toy en tér­mi­nos de es­cu­char”.

La lis­ta si­gue. En las úl­ti­mas se­ma­nas, Sca­ra­muc­ci vol­vió a apa­re­cer en la te­le­vi­sión por ca­ble, cri­ti­can­do a John Kelly, o “Ge­ne­ral Jac­kass”, co­mo lo lla­ma Sca­ra­muc­ci. Se men­cio­na a Ja­son Mi­ller, el ex­di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes de la cam­pa­ña de Trump, co­mo un po­si­ble re­em­pla­zo pa­ra Ho­pe Hicks, la di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes que va de sa­li­da.

La ór­bi­ta de Trump se ha vuel­to aún más com­pli­ca­da des­de que ini­ció la in­ves­ti­ga­ción de Ro­bert Mue­ller. Sam Nun­berg, un ex­con­se­je­ro de cam­pa­ña, a quien Trump des­pi­dió, no una sino dos ve­ces, vol­vió a apa­re­cer de re­pen­te en los ti­tu­la­res des­pués de una rá­fa­ga de en­tre­vis­tas te­le­vi­si­vas y una apa­ri­ción an­te el Gran Ju­ra­do so­bre la in­ves­ti­ga­ción de Ru­sia.

Tal vez sea ho­ra de que Trump cor­te sus la­zos con aque­llos que aún an­dan por la pe­ri­fe­ria del círcu­lo. Hay una pa­la­bra pa­ra los go­rro­nes que sa­ben demasiado. Las­tres.

“Trump se re­sis­te a aban­do­nar a las per­so­nas pa­ra siem­pre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.