San­dra Da­vid, la abo­ga­da es­tra­te­ga pa­ra los di­vor­cios

La abo­ga­da San­dra Da­vid ha­bla de có­mo los di­vor­cios la lle­va­ron a ser la fa­vo­ri­ta en­tre los más ri­cos y po­de­ro­sos en Lon­dres.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - BARNEY THOMPSON

Ha­ce al­gu­nos años, De­brett’s, la má­xi­ma au­to­ri­dad en eti­que­ta bri­tá­ni­ca, co­la­bo­ró con el bu­fe­te de abo­ga­dos de Lon­dres Mish­con de Re­ya pa­ra pro­du­cir una Guía

pa­ra las se­pa­ra­cio­nes ci­vi­li­za­das. “Arro­jar la co­lec­ción de vi­nos clá­si­cos de tu es­po­so por el inodo­ro po­dría pa­re­cer un ges­to te­ra­péu­ti­co cuan­do es­tás lle­na de ira y de­ses­pe­ra­ción, pe­ro eso pue­de po­ner­se en tu con­tra y so­ca­var tu ca­so”, co­men­ta San­dra Da­vid.

Mien­tras des­do­bla­mos nues­tras ser­vi­lle­tas en una me­sa al ai­re li­bre en el Chil­tern Fi­rehou­se, el ho­tel don­de las ce­le­bri­da­des pa­san el ra­to jus­to en­fren­te de Ba­ker Street, San­dra Da­vis, una de las abo­ga­das de di­vor­cio más im­por­tan­tes de Lon­dres y di­rec­to­ra de la di­vi­sión de De­re­cho Fa­mi­liar de Mish­con, con­fir­ma que la his­to­ria del vino real­men­te su­ce­dió. “Sí. To­das las bo­te­llas, Châ­teau La­fi­te”, di­ce. “Se es­ta­ba con­vir­tien­do en un pro­ble­ma en re­la­ción con la ma­ne­ra en que se di­vi­dían los ac­ti­vos y la es­po­sa sim­ple­men­te pen­só: ‘al dia­blo’ y ti­ró to­do por el inodo­ro”.

Des­de el ca­so his­tó­ri­co de Whi­te vs. Whi­te en 2000, Lon­dres se ga­nó la repu­tación de ser la ca­pi­tal mun­dial del di­vor­cio. An­tes de eso, al principal sos­tén en una re­la­ción —nor­mal­men­te el hom­bre— se le pe­día “sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des y re­qui­si­tos ra­zo­na­bles” de la ex­pa­re­ja. Pe­ro cuan­do el ca­so de Mar­tin y Pa­me­la Whi­te, agricultores que se di­vor­cia­ban des­pués de 33 años de ma­tri­mo­nio y so­cie­dad co­mer­cial, se pre­sen­tó an­te la Cá­ma­ra de los Lo­res, el fa­llo trans­for­mó la ley. “Si en sus di­fe­ren­tes ám­bi­tos, ca­da uno con­tri­bu­ye por igual a la fa­mi­lia, en­ton­ces en prin­ci­pio no im­por­ta cuál de ellos ga­nó el di­ne­ro y desa­rro­lló los ac­ti­vos”, de­cla­ró Lord Ni­cholls de Bir­ken­head.

Los Whi­te pe­lea­ban por po­co más de 6.4 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), una su­ma mo­des­ta en com­pa­ra­ción con el ti­po de arre­glos en los que a me­nu­do par­ti­ci­pa Da­vis. En 2014, for­mó par­te del equi­po le­gal que ayu­dó a Ja­mie Coo­per- Hohn, es­po­sa se­pa­ra­da del ges­tor de fon­dos de co­ber­tu­ra Sir Ch­ris Hohn, a ase­gu­rar lo que en ese mo­men­to se creía era un acuer­do ré­cord: 480 mdd, al­re­de­dor de un ter­cio de la for­tu­na de Hohn.

Dos años más tar­de, Da­vis se en­con­tró del otro la­do, re­pre­sen­tó al fa­lle­ci­do mul­ti­mi­llo­na­rio sau­dí Sheikh Wa­lid Juf­fa­li en su ba­ta­lla con su exes­po­sa Ch­ris­ti­na Estrada. Al fi­nal Estrada ga­nó un acuer­do en efec­ti­vo de 75.5 mdd, una ci­fra por de­ba­jo de las 279 mdd que bus­ca­ba, pe­ro su­pe­rior a la ci­fra que ini­cial­men­te ofre­ció el es­po­so de 24.2 mdd.

No to­dos se sien­ten có­mo­dos con es­te ti­po de ju­ris­dic­ción con­ve­nien­te. Al­gu­nos jueces ar­gu­men­tan que la de­ci­sión del año 2000 fo­men­ta los ma­tri­mo­nios opor­tu­nis­tas de­bi­do al di­ne­ro in­vo­lu­cra­do, lo que sig­ni­fi­ca que los be­ne­fi­cia­rios nun­ca más ten­drán que mo­ver un de­do pa­ra ga­nar­se la vi­da.

Des­pués de me­dia ho­ra, el cie­lo se abre y el gol­pe­teo de las go­tas de llu­via ha­ce im­po­si­ble la con­ver­sa­ción. Hui­mos ha­cia el in­te­rior. Fi­nal­men­te or­de­na­mos. Me de­ci­do por la ma­ca­re­la con be­ta­be­les asa­dos y wa­sa­bi, se­gui­do por la ba­vet­te de car­ne ga­lle­ga con en­sa­la­da de ejo­tes y hier­bas aro­má­ti­cas. Da­vis se de­ci­de por los ca­la­ba­ci­nes con re­que­són de ca­bra con es­pe­cias y flo­res de ca­la­ba­za, ade­más del sal­món ahu­ma­do.

Da­vis co­men­zó en Mish­con co­mo pa­san­te en 1979, in­clu­so cuan­do los di­vor­cios es­ta­ban en una mar­cha im­pla­ca­ble. Cuan­do la Ley de Re­for­ma del Di­vor­cio en­tró en vi­gen­cia en In­gla­te­rra y Ga­les en 1971, fa­ci­li­tan­do a las pa­re­jas el di­vor­cio una vez que se se­pa­ra­ron, las ta­sas se dis­pa­ra­ron. En la ac­tua­li­dad, la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas Na­cio­na­les del Reino Uni­do di­ce que 34% de los ma­tri­mo­nios ter­mi­na­rán an­tes del vi­gé­si­mo ani­ver­sa­rio de la pa­re­ja, y 42% del to­tal se se­pa­ra­rá.

Ha­cia el fi­nal de su con­tra­to co­mo pa­san­te, el res­pon­sa­ble de di­vor­cios de Mish­con se en­fer­mó y Da­vis se hi­zo car­go, pa­san­do a la se­gun­da ofi­ci­na más gran­de en to­do el des­pa­cho. En dos años ella ya era so­cia. En la pri­me­ra par­te de su ca­rre­ra, el tra­ba­jo fa­mi­liar se con­si­de­ra­ba co­mo “un po­co mi­se­ra­ble”. Pe­ro esa repu­tación pron­to cam­bió cuan­do em­pe­za­ron a lle­gar clien­tes con mu­cho di­ne­ro. Una guía de Tatler pa­ra los me­jo­res abo­ga­dos de di­vor­cio en Lon­dres ubi­ca sus ho­no­ra­rios en 868 dó­la­res por ho­ra, una ci­fra que no dis­cu­te.

Las mu­je­res do­mi­nan esas lis­tas. A Da­vis es­to no le sor­pren­de. “Los clien­tes son emo­cio­na­les, es­tán ba­jo es­trés, ne­ce­si­tan apo­yo”, di­ce. Pe­ro ella no tie­ne la pre­ten­sión de ser una con­fi­den­te de tiem­po com­ple­to. “Mi hom­bro es muy ca­ro pa­ra llo­rar. No es­toy ca­pa­ci­ta­da pa­ra ser te­ra­peu­ta y no de­be­ría ac­tuar co­mo una. Soy una es­tra­te­ga, al­guien que los ayu­da­rá a na­ve­gar el pro­ce­so y al fi­nal les per­mi­ti­rá ser in­de­pen­dien­tes”.

Sin du­da, el di­vor­cio más fa­mo­so en el que Mish­con de Re­ya par­ti­ci­pó fue el de Dia­na, prin­ce­sa de Ga­les, un ca­so que en­ca­be­zó Ant­hony Ju­lius, con Da­vis co­mo par­te del equi­po. Los tér­mi­nos nun­ca se hi­cie­ron pú­bli­cos, pe­ro los ru­mo­res eran que Dia­na ga­nó 24.9 mdd, lo que con­so­li­dó la repu­tación de la di­vi­sión fa­mi­liar de Mish­con.

An­tes de des­pe­dir­nos, me pide que ha­ga hin­ca­pié en es­te pun­to. “El di­vor­cio es algo mi­se­ra­ble. Na­die de­be­ría pa­sar por eso pensando que no es otra co­sa que algo mi­se­ra­ble”. Ella ya lo di­jo an­tes, es­pe­ra que los bri­tá­ni­cos su­peren su des­dén por los acuer­dos pre­nup­cia­les. “Con­si­de­rar lo ‘qué pa­sa­ría si’ en el me­jor de los tiem­pos, en lu­gar de en el peor de los tiem­pos, tie­ne que ser sen­sa­to”.

Mi hom­bro es muy ca­ro pa­ra llo­rar. No es­toy ca­pa­ci­ta­da pa­ra ser te­ra­peu­ta, soy una es­tra­te­ga...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.