NOS FA­LLÓ

Una ma­cro­eco­no­mía que no to­ma en cuen­ta la po­si­bi­li­dad de una cri­sis pa­sa por al­to lo esen­cial, al igual que un me­di­ca­men­to que ig­no­ra­ra los ata­ques car­día­cos.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS -

La eco­no­mía, co­mo la me­di­ci­na, es una dis­ci­pli­na prác­ti­ca. Su ob­je­ti­vo es con­ver­tir al mun­do en un me­jor lu­gar.

Es­to es cier­to en el ca­so de la ma­cro­eco­no­mía, la cual in­ven­tó John May­nard Key­nes en res­pues­ta a la Gran De­pre­sión. Sus adep­tos en­tien­den qué po­dría sa­lir mal en la eco­no­mía y có­mo corregirlo.

Cuan­do la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2007 to­mó des­pre­ve­ni­dos a ca­si to­dos los pro­fe­sio­na­les, no apro­bó la pri­me­ra de es­tas prue­bas. Le fue me­jor en la se­gun­da. Sin em­bar­go, ne­ce­si­ta una re­cons­truc­ción.

En un blog pa­ra el Fi­nan­cial Ti­mes en 2009, Wi­llem Bui­ter, ac­tual­men­te en la fir­ma Ci­ti, ar­gu­men­tó que “La ma­yo­ría de las in­no­va­cio­nes teó­ri­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas con­ven­cio­na­les, des­de la dé­ca­da de 1970, re­sul­ta­ron ser, en el me­jor de los ca­sos, dis­trac­cio­nes au­to­rre­fe­ren­cia­les e in­tros­pec­ti­vas”.

Un aná­li­sis ex­haus­ti­vo, que pu­bli­có la re­vis­ta Ox­ford Re­view of Eco­no­mic Po­licy, ba­jo el tí­tu­lo Re­buil­ding Ma­croe­co­no­mic Theory ( La re­cons­truc­ción de la teo­ría ma­cro­eco­nó­mi­ca), lle­vó a es­te lec­tor a la mis­ma con­clu­sión. El en­fo­que ca­nó­ni­co re­sul­tó ser gra­ve­men­te de­fec­tuo­so. Ade­más, los eco­no­mis­tas de pri­mer ni­vel di­fie­ren pro­fun­da­men­te so­bre qué ha­cer al res­pec­to. Só­cra­tes pu­die­ra de­cir que la con­cien­cia de la pro­pia ig­no­ran­cia es mu­cho me­jor que la ilu­sión del co­no­ci­mien­to. Si es así, la ma­cro­eco­no­mía es­tá en bue­nas con­di­cio­nes.

Tal co­mo Da­vid Vi­nes y Sa­muel Wills lo ex­pli­ca­ron en su ex­ce­len­te pers­pec­ti­va ge­ne­ral, el mo­de­lo ma­cro­eco­nó­mi­co cen­tral se ba­sa­ba en dos pre­mi­sas crí­ti­cas: la hi­pó­te­sis de los mer­ca­dos efi­cien­tes y las ex­pec­ta­ti­vas ra­cio­na­les. Nin­gu­na de las dos pa­re­ce con­vin­cen­te en la ac­tua­li­dad. In­clu­so la po­si­bi­li­dad de te­ner “ex­pec­ta­ti­vas ra­cio­na­les” de un fu­tu­ro pro­fun­da­men­te in­cier­to es cues­tio­na­ble. Tal ni­vel de in­cer­ti­dum­bre ayu­da a ex­pli­car la exis­ten­cia de ins­ti­tu­cio­nes di­ne­ro, deuda y ban­cos— cu­yos efec­tos son tan sig­ni­fi­ca­ti­vos y, sin em­bar­go, se ig­no­ra­ron en gran me­di­da en los mo­de­los es­tán­dar.

Es me­jor es­tar más o me­nos en lo co­rrec­to que es­tar pre­ci­sa­men­te equi­vo­ca­do. Por tan­to, la vi­sión de Hy­man Minsky so­bre los pe­li­gros de las tendencias es­pe­cu­la­ti­vas en las fi­nan­zas, es­ta­ba más o me­nos en lo co­rrec­to, mien­tras que mu­chos de los ma­cro­eco­no­mis­tas más bri­llan­tes de­mos­tra­ron es­tar pre­ci­sa­men­te equi­vo­ca­dos.

No bas­ta con ar­gu­men­tar que el mo­de­lo ca­nó­ni­co fun­cio­na du­ran­te épo­cas nor­ma­les. Tam­bién te­ne­mos que com­pren­der los ries­gos de las cri­sis y qué ha­cer al res­pec­to. Es­to se de­be en par­te a que las cri­sis son, co­mo lo se­ña­la el ga­na­dor del Pre­mio No­bel, Jo­seph Sti­glitz, los even­tos más cos­to­sos.

Una ma­cro­eco­no­mía que no in­clu­ya la po­si­bi­li­dad de una cri­sis pa­sa por al­to lo esen­cial, al igual que lo ha­ría un me­di­ca­men­to que ig­no­ra­ra la po­si­bi­li­dad de los ata­ques car­día­cos. Ade­más, las cri­sis son en­dó­ge­nas: es de­cir, pro­vie­nen de la eco­no­mía mis­ma. Son el re­sul­ta­do de la in­ter­ac­ción en­tre las tendencias ha­cia el op­ti­mis­mo ex­ce­si­vo y la fra­gi­li­dad de cual­quier sis­te­ma de in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros con un al­to ni­vel de apa­lan­ca­mien­to.

Mi co­le­ga Mar­tin Sand­bu se­ña­la, en par­ti­cu­lar, la po­si­bi­li­dad de “equi­li­brios múl­ti­ples”, la idea de que las eco­no­mías ter­mi­nen en es­ta­dos ne­ga­ti­vos que ten­gan un au­to­rre­fuer­zo. Es­ta po­si­bi­li­dad ha­ce que sea vi­tal res­pon­der enér­gi­ca­men­te an­te las cri­sis. La pri­me­ra res­pues­ta de los mé­di­cos an­te un ata­que car­día­co no es, des­pués de to­do, de­cir­le al pa­cien­te que se pon­ga a die­ta. Eso su­ce­de só­lo des­pués de que pu­do tra­tar el ata­que mis­mo.

En­ton­ces, una pre­gun­ta muy im­por­tan­te no es só­lo si sa­be­mos có­mo res­pon­der a una cri­sis, sino si lo hi­ci­mos. En su con­tri­bu­ción, el ga­lar­do­na­do con el Pre­mio No­bel Paul Krug­man ar­gu­men­ta, des­de mi pun­to de vista de una ma­ne­ra per­sua­si­va, que los re­me­dios key­ne­sia­nos bá­si­cos una fuer­te res­pues­ta fis­cal y mo­ne­ta­ria— to­da­vía son co­rrec­tos. Tam­bién es vi­tal la rá­pi­da re­vi­ta­li­za­ción del sis­te­ma ban­ca­rio. El con­tras­te en­tre la re­cu­pe­ra­ción más rá­pi­da de Es­ta­dos Uni­dos y los te­rri­bles re­tra­sos en la zo­na Eu­ro re­pre­sen­ta un im­pre­sio­nan­te apo­yo de es­ta vi­sión. Esen­cial­men­te, la se­gun­da per­dió cin­co años an­tes de que co­men­za­ra la re­cu­pe­ra­ción.

Es­to su­gie­re que arre­glar una gran cri­sis des­pués del even­to es te­rri­ble­men­te di­fí­cil. En­ton­ces, la ne­ce­si­dad y res­pues­ta evi­den­te es ha­cer que las eco­no­mías sean más re­sis­ten­tes.

Las eco­no­mías se­rían más fuer­tes si es­tu­vie­ran me­nos apa­lan­ca­das y, en es­pe­cial, si de­pen­die­ran me­nos de las te­nen­cias de di­ne­ro res­pal­da­das por ac­ti­vos de ries­go propiedad de los in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros al­ta­men­te apa­lan­ca­dos co­no­ci­dos co­mo ban­cos. So­lu­cio­nes ob­vias in­clu­yen eli­mi­nar los in­cen­ti­vos al apa­lan­ca­mien­to en nues­tros sis­te­mas fis­ca­les, fo­men­tan­do un ma­yor uso, por par­te de la eco­no­mía, del fi­nan­cia­mien­to de ca­pi­ta­les y deuda que pue­de con­ver­tir­se fá­cil­men­te en ca­pi­ta­les, ele­van­do los re­qui­si­tos de re­ser­vas y ca­pi­ta­les de los ban­cos y avan­zar con ra­pi­dez ha­cia la emi­sión de di­ne­ro di­gi­tal del ban­co cen­tral.

El aná­li­sis de la teo­ría ma­cro­eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal in­di­ca una ig­no­ran­cia sus­tan­cial de có­mo fun­cio­nan nues­tras eco­no­mías. Pe­ro pu­die­ra de­cir­se que, en la prác­ti­ca, es más vi­tal con­cen­trar­se en dos ta­reas. La pri­me­ra es có­mo ha­cer que el or­ga­nis­mo eco­nó­mi­co sea más re­sis­ten­te a las con­se­cuen­cias de las ma­nías y de los pá­ni­cos. La se­gun­da es có­mo res­tau­rar su sa­lud lo más rá­pi­do po­si­ble. En am­bos ca­sos, te­ne­mos que pen­sar más y ha­cer más.

“Las cri­sis son la in­ter­ac­ción en­tre el op­ti­mis­mo ex­ce­si­vo y la fra­gi­li­dad de cual­quier sis­te­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.