Fue la Ron­da 3.1, ¿có­mo van los que en­tra­ron en 2015?

Con una de­ce­na de po­zos per­fo­ra­dos, quie­nes ga­na­ron las pri­me­ras li­ci­ta­cio­nes ha­ce ca­si cua­tro años, ya es­tán lis­tos pa­ra ex­plo­tar hi­dro­car­bu­ros.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - DINO ROZENBERG

Los nue­vos se pre­pa­ran. El mar­tes se lle­vó a ca­bo la li­ci­ta­ción de la Ron­da 3.1 en aguas so­me­ras. En­tre los ga­na­do­res es­tán Pe­mex Ex­plo­ra­ción y Pro­duc­ción, Rep­sol y ENI. La in­ver­sión po­dría al­can­zar los 8,626 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd).

Ha­ce un año mu­chos me­xi­ca­nos pa­sa­ron des­aper­ci­bi­do el 28 de ma­yo de 2017, la pri­me­ra vez que Pe­mex re­ci­bió pe­tró­leo des­cu­bier­to y ex­traí­do del sub­sue­lo me­xi­cano por una em­pre­sa privada, y en es­te ca­so par­ti­cu­lar, por la sub­si­dia­ria de em­pre­sas ex­tran­je­ras. Ese día, la Comisión Na­cio­nal de Hi­dro­car­bu­ros (CNH) en­tre­gó al con­sor­cio Hok­chi Energy una fac­tu­ra por 183,000 dó­la­res en pa­go por los 4,200 ba­rri­les de pe­tró­leo ob­te­ni­dos du­ran­te la fa­se de prue­bas de uno de sus cin­co po­zos com­pro­me­ti­dos, per­fo­ra­dos y ter­mi­na­dos. El con­sor­cio ga­nó el con­tra­to en la se­gun­da li­ci­ta­ción, el 30 de no­viem­bre de 2015, y es­tá in­te­gra­do por las em­pre­sas E&P Hi­dro­car­bu­ros y Pa­na­me­ri­can Energy. El com­bus­ti­ble fue en­tre­ga­do a Pe­mex Ex­plo­ra­ción y Pro­duc­ción ( PEP) a tra­vés de su división ex­por­ta­do­ra, PMI Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal.

Fue el pri­mer re­sul­ta­do vi­si­ble de la Ron­da Uno, que ini­ció ha­ce cua­tro años. La me­xi­ca­na Sie­rra Oil & Gas, que con sus dos so­cios ex­tran­je­ros ga­nó los dos úni­cos lo­tes ad­ju­di­ca­dos en la pri­me­ra li­ci­ta­ción, to­da­vía es­tá en pro­ce­so de eva­lua­ción sís­mi­ca y tec­no­ló­gi­ca. A tra­vés de un vo­ce­ro de­cli­nó una en­tre­vis­ta.

La se­gun­da es la ven­ci­da

En la se­gun­da li­ci­ta­ción de la Ron­da tam­bién ob­tu­vie­ron con­tra­tos otros dos con­cur­san­tes: ENI de Mé­xi­co, de ori­gen ita­liano, que ya per­fo­ró cua­tro po­zos, y la me­xi­ca­na Pe­troBal Ups­tream Del­ta, par­te del Gru­po Bal de Al­ber­to Bai­lle­res ( In­dus­trias Pe­ño­les, El Pa­la­cio de Hie­rro, Se­gu­ros GNP e ITAM). La me­xi­ca­na par­ti­ci­pó en con­sor­cio con Field­wood Energy, y se­gún la CNH, con­clu­yó la per­fo­ra­ción de dos po­zos y reali­zó con éxi­to prue­bas de pro­duc­ción, con una in­ver­sión por 80 mdd.

No es un re­sul­ta­do me­nor si se con­si­de­ra que el go­bierno me­xi­cano no in­vir­tió di­ne­ro en es­tos com­ple­jos y cos­to­sos tra­ba­jos, y que re­ci­bi­rá has­ta 70% del va­lor de los hi­dro­car­bu­ros ob­te­ni­dos cuan­do to­dos los po­zos en­tren en pro­duc­ción, a más tar­dar en 2019.

Las ga­na­do­ras de la Ron­da Uno die­ron más no­ti­cias: el po­zo Amo­ca 2, ope­ra­do por ENI fren­te a las cos­tas de Cam­pe­che, tu­vo re­sul­ta­dos po­si­ti­vos y al­can­zó un ya­ci­mien­to pe­tro­lí­fe­ro pro­me­te­dor; la ca­na­dien­se Re­nais­san­ce Oil, que se ad­ju­di­có cua­tro con­tra­tos en la Ron­da 1.3, co­men­zó a ex­plo­tar de ma­ne­ra co­mer­cial tres lo­tes en Chia­pas (ba­jo el mo­de­lo de li­cen­cia y me­dian­te el pa­go de re­ga­lías).

Los cua­tro pio­ne­ros

Cuan­do se es­cri­ba la his­to­ria de la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca de Mé­xi­co, Sie­rra, Hok­chi, Pe­troBal, ENI y Re­nais­san­ce in­te­gra­rán la ca­te­go­ría de los pio­ne­ros. En un comunicado, Hok­chi ce­le­bró con­ver­tir­se en el pri­mer ope­ra­dor que com­ple­tó la eje­cu­ción de un Plan de Eva­lua­ción y ge­ne­ró los pri­me­ros in­gre­sos por con­tra­tos de pro­duc­ción com­par­ti­da con Mé­xi­co. Fue en el po­zo Hok­chi-4DEL, en aguas so­me­ras fren­te a la cos­ta de Ta­bas­co, con una pro­fun­di­dad de en­tre 2,600 y 3,200 me­tros ba­jo el sue­lo ma­rino.

Al­gu­nos ana­lis­tas creen que en el fu­tu­ro, cuan­do los con­tra­tos de las su­ce­si­vas Ron­das es­tén ope­ran­do y ha­ya cien­tos de po­zos en tie­rra y en el mar, la bu­ro­cra­cia de­be­rá sim­pli­fi­car­se pa­ra no sa­tu­rar a los or­ga­nis­mos de con­trol. Y tam­po­co ser un freno pa­ra las in­ver­sio­nes. Cier­tos con­tro­les de­be­rán man­te­ner­se en pie por­que el Es­ta­do es so­cio en los con­tra­tos, y en los de par­ti­ci­pa­ción com­par­ti­da re­em­bol­sa­rá par­te de los gas­tos de los ope­ra­do­res. Se ne­ce­si­ta­rá una con­ti­nua su­per­vi­sión pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes y sos­pe­chas de los nue­vos ope­ra­do­res, pa­ra que re­por­ten los vo­lú­me­nes de pro­duc­ción co­rrec­tos y pa­guen las par­ti­ci­pa­cio­nes de­bi­das.

Ba­jo y so­bre la mar

El con­trol y la su­per­vi­sión son ne­ce­sa­rias por­que bue­na par­te del pe­tró­leo que se ex­trae en el mar nun­ca to­ca tie­rra me­xi­ca­na sino que se ven­de cer­ca del lu­gar de la ex­trac­ción, a tra­vés de bu­ques cis­ter­na y pe­tro­le­ros cau­ti­vos que ahí abas­te­cen a otros car­gue­ros. Por ejem­plo: en 1990 Pe­mex ins­ta­ló en la Son­da de Cam­pe­che la ba­se de al­ma­ce­na­mien­to Ta'Kun­tah, con

ca­pa­ci­dad pa­ra 800,000 ba­rri­les de pe­tró­leo y que re­ci­bía par­te de la pro­duc­ción del hoy de­caí­do Can­ta­rell. Pe­ro aun­que es­ta ba­se ya no es­tá en ser­vi­cio, otras tra­ba­jan igual.

A cor­ta dis­tan­cia de los is­lo­tes Ca­yo de Ar­cas, si­tua­dos a unos 100 ki­ló­me­tros de las cos­tas de Cam­pe­che, ope­ra la prin­ci­pal ter­mi­nal ma­rí­ti­ma de Mé­xi­co —una es­pe­cie de puer­to y al­ma­cén flo­tan­te—, y mi­llo­nes de ba­rri­les de pe­tró­leo se ne­go­cian sin to­car sus pla­yas. Ahí es­tán fon­dea­das gran­des pla­ta­for­mas que re­ci­ben el pe­tró­leo de de­ce­nas de po­zos, lo pro­ce­san y al­ma­ce­nan tem­po­ral­men­te, y me­dian­te bo­yas que flo­tan a su al­re­de­dor, su­mi­nis­tran el com­bus­ti­ble a bu­ques que lo trans­por­tan a sus va­rios des­ti­nos, en Es­ta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca La­ti­na. Ca­yo de Ar­cas ha ope­ra­do du­ran­te 30 años ba­jo la su­per­vi­sión de Pe­mex, aho­ra de­be­rá re­ci­bir y con­ta­bi­li­zar el pe­tró­leo que le en­tre­guen los ope­ra­do­res pri­va­dos.

Adre­na­li­na y mu­chos dó­la­res

No hay na­da tan emocionante co­mo des­em­bol­sar 80 mdd pa­ra per­fo­rar un par de po­zos de 5,000 me­tros de pro­fun­di­dad, y una vez con­clui­dos, re­ti­rar el equi­po de per­fo­ra­ción —una pla­ta­for­ma ma­ri­na ti­po jack up con una tri­pu­la­ción de ca­si 100 téc­ni­cos, in­ge­nie­ros, geó­lo­gos y ope­ra­do­res—, se­llar la aber­tu­ra y de­jar una se­ñal que in­di­que la po­si­ción.

Es lo que ha he­cho la ope­ra­do­ra me­xi­ca­na Pe­troBal, que ga­nó un con­tra­to en la Ron­da 2.1, y que pa­re­ce ha­ber de­bu­ta­do con bue­na mano por­que las dos ubi­ca­cio­nes die­ron re­sul­ta­dos po­si­ti­vos y re­ve­la­ron un cam­po con po­ten­cial de pro­duc­ción. Al­go de ex­pe­rien­cia ya tie­ne, por­que en 2017 ad­qui­rió ya­ci­mien­tos en EU y pro­du­ce pe­tró­leo y gas por cuen­ta pro­pia.

Car­los Ar­nol­do Mo­ra­les Gil, di­rec­tor ge­ne­ral de es­te nue­vo ne­go­cio del gru­po coin­ci­de en que más allá de las es­tra­te­gias del ne­go­cio, la pla­nea­ción fi­nan­cie­ra así co­mo el de­seo de ob­te­ner un re­torno so­bre las in­ver­sio­nes, la ex­plo­ra­ción pe­tro­le­ra tie­ne un fuer­te con­te­ni­do de ries­gos. En par­ti­cu­lar cuan­do se tra­ta de de­ter­mi­nar, con pre­ci­sión, dón­de es­tá el me­jor lu­gar pa­ra ins­ta­lar una pla­ta­for­ma de per­fo­ra­ción. Jus­to es el emocionante ins­tan­te en que, des­pués de me­ses, se hin­ca una ba­rre­na en el fon­do del mar, a 40 o 50 me­tros ba­jo la su­per­fi­cie, pa­ra ta­la­drar tie­rra y ro­cas y con­fir­mar lo que mues­tran los es­tu­dios sís­mi­cos y geo­ló­gi­cos: que ha­cia los 5,000 me­tros de pro­fun­di­dad hay pe­tró­leo y gas de bue­na ca­li­dad y en can­ti­dad su­fi­cien­te con lo que tam­bién se jus­ti­fi­ca la in­ver­sión, y con pre­sión su­fi­cien­te pa­ra bro­tar a la su­per­fi­cie sin ne­ce­si­dad de gas­tar ener­gía en bom­bear­los.

El pe­tró­leo si­gue sien­do un ne­go­cio

Mo­ra­les Gil, un in­ge­nie­ro pe­tro­le­ro con más de 30 años en la in­dus­tria, y que es­ca­ló to­do el es­ca­la­fón de Pe­mex has­ta di­ri­gir por nue­ve años Ex­plo­ra­ción y Pro­duc­ción (PEP), ex­pli­ca que lo que pa­re­ce una aven­tu­ra, en la que los pe­tro­le­ros se la jue­gan a ca­ra o cruz, en reali­dad es la con­clu­sión de mu­chos me­ses de pla­nea­ción y eva­lua­cio­nes. “Una vez que se con­cre­tó la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca en 2013 y que con­ta­mos con un mar­co legal pa­ra la par­ti­ci­pa­ción de la ini­cia­ti­va privada, los so­cios de Gru­po Bal de­ci­die­ron cons­ti­tuir una em­pre­sa pe­tro­le­ra cen­tra­da en la ope­ra­ción y la ges­tión, pa­ra lo cual se cons­tru­yó un ca­so de ne­go­cio que per­mi­tie­ra es­ti­mar las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias, los ries­gos asu­mi­dos, los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción del ca­pi­tal y, al fi­nal, las opor­tu­ni­da­des de ga­nar uno o más con­tra­tos de la subas­ta. Y con ese en­fo­que se con­tra­tó a los di­rec­ti­vos y al per­so­nal téc­ni­co en­car­ga­do de con­ver­tir las pro­pues­tas en reali­dad”, di­ce.

Se­ña­la que pa­ra mu­chas per­so­nas, el ne­go­cio pe­tro­le­ro se iden­ti­fi­ca con los equi­pos de per­fo­ra­ción, con sus al­tas to­rres me­tá­li­cas o las pla­ta­for­mas en el mar, que en reali­dad son pro­vis­tas por em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das y so­lo du­ran­te el tiem­po ne­ce­sa­rio. En Mé­xi­co hay una bue­na ofer­ta de ma­qui­na­ria y per­so­nal pa­ra per­fo­ra­ción, que han tra­ba­ja­do con Pe­mex y aho­ra han ex­ten­di­do sus ofer­tas a los nue­vos en­tran­tes. Son em­pre­sas to­das de ca­pi­tal me­xi­cano co­mo Gru­po Car­so, La Cen­tral, La La­ti­na, Gru­po Mé­xi­co, Oro Ne­gro y Gru­po R, que po­seen pla­ta­for­mas y equi­pos pa­ra di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des.

In­te­li­gen­cia y ex­pe­rien­cia

En el ca­so de Pe­troBal, se­gún apun­ta Mo­ra­les Gil, su prin­ci­pal ac­ti­vo y al que atri­bu­ye más va­lor no son las má­qui­nas y los mo­to­res, sino el es­tu­dio téc­ni­co y los tra­ba­jos es­pe­cia­li­za­dos que se ha­cen du­ran­te la per­fo­ra­ción, lo que in­clu­ye aná­li­sis quí­mi­cos, geo­ló­gi­cos y de ra­yos gam­ma.

Los equi­pos di­gi­ta­les per­mi­ten re­co­no­cer las pe­que­ñas emi­sio­nes ra­diac­ti­vas de los di­fe­ren­tes ti­pos de ma­te­ria­les por los que atra­vie­sa la ca­de­na de per­fo­ra­ción a me­di­da que la ba­rre­na tri­tu­ra y en­vía a la su­per­fi­cie el ma­te­rial ro­co­so. Así se sa­be si el sue­lo es­tá for­ma­do por ar­ci­lla, lu­ti­ta, do­lo­mi­ta, sal, ye­so, etc., y qué sig­ni­fi­can pa­ra sa­ber si hay pe­tró­leo en las pro­fun­di­da­des.

Sí hay pe­tró­leo en los po­zos que ta­la­dró Pe­troBal, pe­ro la em­pre­sa no es­tá au­to­ri­za­da to­da­vía pa­ra po­ner­los en pro­duc­ción. Pa­ra po­der­lo ven­der pri­me­ro tie­nen que pre­sen­tar a la CNH su pro­pues­ta téc­ni­ca y eco­nó­mi­ca, y de­ta­llar los po­zos adi­cio­na­les que per­fo­ra­rá en las cer­ca­nías pa­ra de­li­mi­tar las di­men­sio­nes del cam­po. Pe­ro tam­bién la em­pre­sa de­be de­fi­nir qué ha­rá con la pro­duc­ción, por­que el ya­ci­mien­to se ubi­ca a 80 ki­ló­me­tros de la cos­ta y, ob­via­men­te, no se tra­ta de ten­der un oleo­duc­to que cru­ce el sue­lo ma­rino pa­ra llegar has­ta un puer­to pe­tro­le­ro.

En­ton­ces, las pre­gun­tas cla­ves son: ¿ten­drá que ren­tar un bu­que cis­ter­na que es­té anclado cer­ca de los po­zos y re­ci­ba el hi­dro­car­bu­ro pro­du­ci­do? ¿Se aso­cia­rá con otros pro­duc­to­res o con Pe­mex pa­ra com­par­tir la in­ver­sión? Son pre­gun­tas que de­ben res­pon­der­se con mu­cho cui­da­do y a sa­tis­fac­ción de la CNH. Por lo pron­to, las bo­cas de los dos po­zos —Ichal­kil y Po­koch—, es­tán her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­das, con so­lo una se­ñal que in­di­ca su po­si­ción, es­pe­ran­do en si­len­cio a 40 me­tros ba­jo las aguas del Gol­fo de Mé­xi­co.

“Con es­tos es­to com­pro­mi­sos de in­ver­sión, hoy por hoy, en Mé­xi­co, M más de 50% de la ex­plo­ra­ción que ve­re­mos ve­rem en los pró­xi­mos años va a ve­nir de los con­tra­tos con ad­ju­di­ca­dos en es­tas li­ci­ta­cio­nes”,

Juan Car­los Ze­pe­da, co­mi­sio­na­do pre­si­den­te de la Comisión Na­cio­nal de Hi­dro­car­bu­ros (CNH).

En el Gol­fo de Mé­xi­co. Pe­trobal, en con­sor­cio con Field­wood Energy, per­fo­ra­ron el po­zo de Ichal­kil, en la Son­da de Cam­pe­che, a unos 42 ki­ló­me­tros de la cos­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.