EFEC­TO ETF

LOS IN­VER­SIO­NIS­TAS LOS AMAN POR­QUE SON SEN­CI­LLOS Y BA­RA­TOS, PE­RO ¿PO­DRÍAN DESBALANCEAR EL MER­CA­DO DE CA­PI­TA­LES?

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - RO­BIN WIGGLESWORTH

En la pri­ma­ve­ra pa­sa­da ocu­rrió al­go ex­tra­ño en una se­rie de pe­que­ñas com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses mi­ne­ras en­fo­ca­das al oro. Sus ac­cio­nes re­gis­tra­ron caí­das pe­se a que el pre­cio del metal en ese mo­men­to se en­con­tra­ba en su ni­vel más al­to en cin­co me­ses.

Las caí­das no tu­vie­ron que ver con nin­gu­na de las ra­zo­nes ha­bi­tua­les, co­mo in­for­mes de ma­los re­sul­ta­dos o un me­nor con­su­mo. Las ac­cio­nes se des­plo­ma­ron por la cre­cien­te im­por­tan­cia de los Ex­chan­ge-Tra­ded Fund (ETF).

Ese ex­tra­ño dis­tur­bio que se pro­du­jo en el pre­cio de las ac­cio­nes de unas po­cas mi­ne­ras de oro re­pre­sen­ta un ejem­plo po­ten­te, pe­ro ig­no­ra­do, de có­mo los ETF tie­nen un cre­cien­te y, a ve­ces, in­de­sea­do im­pac­to so­bre los mercados, aún cuan­do per­mi­ten a los in­ver­sio­nis­tas del mun­do aho­rrar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en co­mi­sio­nes que, de lo con­tra­rio, irían a los ges­to­res de fon­dos tra­di­cio­na­les.

Los ETF son vehícu­los de in­ver­sión pa­si­va que com­bi­nan lo ba­ra­to de los pro­duc­tos que dan se­gui­mien­to a los ín­di­ces, que sim­ple­men­te in­ten­tan re­pli­car los re­tor­nos de una re­fe­ren­cia, con la sen­ci­llez y la con­ve­nien­cia de la ope­ra­ción de una ac­ción bur­sá­til nor­mal.

El año pa­sa­do los ETF re­gis­tra­ron un cre­ci­mien­to ré­cord y re­ci­bie­ron más de 460,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) a ni­vel glo­bal. Eso re­pre­sen­ta 1,800 mdd de di­ne­ro nue­vo por ca­da día la­bo­ral del año. En 2018, la in­dus­tria mun­dial de ETF se es­pe­ra que su­pere la mar­ca de cin­co mi­llo­nes de mdd en va­lor to­tal de los fon­dos in­ver­ti­dos.

Es­te ale­ja­mien­to de la ges­tión tra­di­cio­nal del di­ne­ro “ac­ti­vo” es uno de los cam­bios más pro­fun­dos pa­ra el sis­te­ma fi­nan­cie­ro glo­bal en la his­to­ria y aho­ra es lo su­fi­cien­te­men­te po­de­ro­so co­mo pa­ra mo­di­fi­car la ma­ne­ra en que fun­cio­nan los mercados. A mu­chos gran­des in­ver­sio­nis­tas les preo­cu­pan las im­pli­ca­cio­nes.

“La in­ver­sión pa­si­va es­tá en pe­li­gro de de­vo­rar al ca­pi­ta­lis­mo”, les di­jo Paul Sin­ger, el fun­da­dor de Elliott Ma­na­ge­ment, uno de los fon­dos de co­ber­tu­ra más gran­des del mun­do, a los in­ver­sio­nis­tas en una car­ta el año pa­sa­do. “Lo que qui­zás fue una idea in­te­li­gen­te en su in­fan­cia se con­vir­tió en una man­cha que des­tru­ye las po­si­bi­li­da­des del ca­pi­ta­lis­mo de li­bre mer­ca­do de crear cre­ci­mien­to y ar­mar con­sen­sos”.

En el ca­so de las mi­ne­ras de oro, un úni­co fon­do lla­ma­do Va­nEck Vec­tors Ju­nior Gold Mi­ners ETF pro­vo­có los mis­te­rio­sos mo­vi­mien­tos. Su po­pu­la­ri­dad hi­zo que cre­cie­ra de­ma­sia­do pa­ra el ín­di­ce al que le da se­gui­mien­to, por lo que el fon­do tu­vo que lidiar con los to­pes re­gu­la­to­rios en cuan­to al mon­to que pue­de te­ner una com­pa­ñía. Así, en abril pa­sa­do, MVIS, la uni­dad de ín­di­ces de Van Eck, de­ci­dió cam­biar la re­fe­ren­cia, y ca­si du­pli­có el va­lor de mer­ca­do de las mi­ne­ras de oro en las que te­nía per­mi­ti­do in­ver­tir. Eso lle­vó a que otros ope­ra­do­res an­ti­ci­pa­ran que al­gu­nas com­pa­ñías aban­do­na­rían el ín­di­ce, lo que pro­vo­có que ba­ja­ran las ac­cio­nes.

El cambio en los mercados

Si bien so­lo afec­ta a un pe­que­ño rin­cón de los mercados fi­nan­cie­ros, y en ese mo­men­to pa­só ca­si des­aper­ci­bi­do, el acon­te­ci­mien­to es un po­de­ro­so ejem­plo de có­mo el sur­gi­mien­to de los ETF no es so­lo un de­sa­fío pa­ra los ges­to­res de car­te­ras tra­di­cio­na­les, sino que em­pie­za a re­con­fi­gu­rar los mercados, po­co a po­co, pe­ro de ma­ne­ra pro­fun­da. El mer­ca­do de ca­pi­ta­les en Es­ta­dos Uni­dos (EU) es el que va más ade­lan­ta­do en es­ta mar­cha ha­cia la in­ver­sión pa­si­va, pe­ro ca­si to­dos los mercados en es­te mo­men­to ex­pe­ri­men­tan una si­len­cio­sa re­vo­lu­ción.

“Ya no po­de­mos ser los in­ver­sio­nis­tas fun­da­men­ta­les que que­re­mos ser”, se que­ja Fe­de­ri­co Kau­ne, res­pon­sa­ble de Ren­ta Fi­ja de Mercados Emer­gen­tes de UBS As­set Ma­na­ge­ment. Ade­más de la se­rie ha­bi­tual de da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos, aho­ra tie­ne que ha­cer re­vi­sio­nes dia­rias de las en­tra­das y sa­li­das de los ETF, una ne­ce­si­dad ab­so­lu­ta en la era de la in­ver­sión pa­si­va. “Sin du­da cam­bió dra­má­ti­ca­men­te el te­ji­do de los mercados”, ar­gu­men­ta.

Es­tas preo­cu­pa­cio­nes em­pe­za­ron a cre­cer des­de ha­ce tiem­po. Pe­ro du­ran­te el úl­ti­mo año el de­ba­te se am­plió en con­jun­to con las en­tra­das ré­cord en los ETF.

Los re­gu­la­do­res tam­bién ex­plo­ran al­gu­nos desafíos que sur­gie­ron a par­tir de es­te cre­ci­mien­to. En sep­tiem­bre del año pa­sa­do, la Comisión de Bol­sa y Va­lo­res de EU (SEC, por sus si­glas en in­glés) or­ga­ni­zó una con­fe­ren­cia so­bre ETF, don­de aca­dé­mi­cos, ana­lis­tas, re­gu­la­do­res, abo­ga­dos e in­ver­sio­nis­tas ha­bla­ron so­bre sus efec­tos so­bre los mercados fi­nan­cie­ros.

Itz­hak Ben-Da­vid, pro­fe­sor de fi­nan­zas en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio, pre­sen­tó un tra­ba­jo que de­mos­tra­ba que cuan­do una com­pa­ñía se une a un ín­di­ce gran­de, su pro­pie­dad de ETF y la vo­la­ti­li­dad au­men­tan; y cuan­do se re­ti­ra, su pro­pie­dad de ETF y la vo­la­ti­li­dad ba­jan. “Na­die du­da que los ETF son una gran in­no­va­ción, pe­ro al mis­mo tiem­po, po­drían te­ner al­gu­nas con­se­cuen­cias no desea­das”, di­jo.

Una de las crí­ti­cas de más al­to per­fil con­tra la in­ver­sión pa­si­va pro­vie­ne de Ini­go Fra­ser-Jen­kins, ana­lis­ta se­nior de la ca­sa de in­ves­ti­ga­ción Berns­tein. El es­pe­cia­lis­ta en­vió una no­ta a los clien­tes, en 2016, con el ar­gu­men­to de que era “peor que el mar­xis­mo”, da­do que los co­mu­nis­tas al me­nos in­ten­ta­ron asig­nar ca­pi­tal de ma­ne­ra efi­cien­te. Las reac­cio­nes en la in­dus­tria de in­ver­sión pa­si­va eran pre­vi­si­ble­men­te des­pec­ti­vas.

Los de­fen­so­res

“Yo di­ría que los con­su­mi­do­res que eli­gen me­jo­res pro­duc­tos a un pre­cio más ba­jo es la esen­cia mis­ma del ca­pi­ta­lis­mo”, di­ce Jim Row­ley, es­tra­te­ga de in­ver­sión se­nior de Van­guard.

Row­ley di­ce que él y sus co­le­gas exa­mi­na­ron ex­haus­ti­va­men­te si los ETF afec­tan la es­truc­tu­ra de los mercados, influyen en las co­rre­la­cio­nes y la vo­la­ti­li­dad, y lle­ga­ron a la con­clu­sión de que no pa­sa na­da inade­cua­do. “Cual­quier cambio tie­ne más que ver con las ten­den­cias co­mer­cia­les que con las ten­den­cias de los mercados de ca­pi­ta­les”, di­ce.

Si bien ha ha­bi­do oca­sio­nes en las que los ETF se en­con­tra­ron en el cen­tro de al­gu­na tur­bu­len­cia la in­dus­tria se unió con los crea­do­res de mer­ca­do y los mercados de in­ter­cam­bio pa­ra re­sol­ver la ma­yo­ría de los pro­ble­mas téc­ni­cos.

Mien­tras la in­dus­tria de ETF se re­sig­na a que se le cul­pe de los fu­tu­ros con­tra­tiem­pos del mer­ca­do en el mun­do, hay po­ca evi­den­cia de que sea la cau­sa prin­ci­pal de tur­bu­len­cia y hay po­cos ejem­plos de ETF que ha­yan em­peo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te una ven­ta ma­si­va. De he­cho, la ex­pe­rien­cia de la co­rre­la­ción den­tro de los ín­di­ces de ac­cio­nes es un buen ejem­plo de có­mo ha­ce po­co que­dó de­mos­tra­do que una gran crí­ti­ca a la in­ver­sión pa­si­va es­ta­ba equi­vo­ca­da.

En la era pos­te­rior a la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008, las ac­cio­nes in­di­vi­dua­les em­pe­za­ron a mo­ver­se ca­da vez más en tán­dem, lo que frus­tra a los ges­to­res de fon­dos que de­pen­den de los mo­vi­mien­tos idio­sin­crá­si­cos pa­ra su­pe­rar a sus re­fe­ren­cias. La cul­pa se re­par­tió en­tre la agre­si­va fle­xi­bi­li­za­ción mo­ne­ta­ria de los ban­cos cen­tra­les y el sur­gi­mien­to de los ETF. Sin em­bar­go, las co­rre­la­cio­nes se re­vir­tie­ron du­ran­te el año pa­sa­do, pe­se a que el di­ne­ro si­gue en­tran­do a esos fon­dos.

Que los ges­to­res tra­di­cio­na­les de fon­dos de co­ber­tu­ra y fon­dos de in­ver­sión —y los ana­lis­tas que de­pen­den de sus ne­go­cios— cri­ti­quen a los ETF y a la in­ver­sión pa­si­va es com­pren­si­ble y na­tu­ral. Gran par­te del di­ne­ro que en­tra en el sec­tor se fil­tró de los fon­dos ac­ti­vos, lo que en­du­re­ce la pre­sión so­bre sus co­mi­sio­nes.

El coe­fi­cien­te de gasto ne­to pro­me­dio de los fon­dos mu­tuos de ac­cio­nes de EU ca­yó a 1.13% el año pa­sa­do, en com­pa­ra­ción con 1.44% en 2000, se­gún el pro­vee­dor de da­tos Mor­nings­tar. La com­pe­ten­cia de los ETF ha si­do me­nos in­ten­sa en el cam­po de la ren­ta fi­ja, pe­ro aho­ra es­tá en au­men­to, lo que re­du­jo el cos­to pro­me­dio de ges­tión de fon­dos de bo­nos es­ta­dou­ni­den­ses a 0.91% en 2017, ver­sus 1.14% en 2000.

Por tan­to, los ETF le aho­rra­ron a los in­ver­sio­nis­tas mu­chos mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te, me­dian­te las pre­sio­nes de pre­cios que ejer­cen so­bre los ges­to­res de car­te­ras tra­di­cio­na­les.

Eso no quie­re de­cir que la in­dus­tria de ETF se en­cuen­tre en una po­si­ción uni­ver­sal­men­te con­for­ta­ble. Una cre­cien­te gue­rra de pre­cios re­du­ce los már­ge­nes y, da­do que la ma­yor par­te de los flu­jos de di­ne­ro in­gre­san a los “tres gran­des”: Blac­kRock, Van­guard y Sta­te Street, mu­chos pro­vee­do­res tu­vie­ron que ce­rrar fon­dos por­que no pu­die­ron re­unir su­fi­cien­tes ac­ti­vos.

Los ges­to­res ac­ti­vos tam­bién re­gis­tran un me­jor desem­pe­ño y las co­mi­sio­nes más ba­jas ha­cen que mu­chos fon­dos mu­tuos sean más atrac­ti­vos pa­ra los in­ver­sio­nis­tas in­tere­sa­dos en ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos que sus re­fe­ren­cia. Sin em­bar­go, po­cos se­rían lo su­fi­cien­te­men­te im­pru­den­tes co­mo pa­ra apos­tar en con­tra del sec­tor de ETF, que dis­fru­ta de otro año.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

Mer­ca­do lo­cal. El ETF iSha­res NAFTRAC de Blac­kRock tie­ne co­mo re­fe­ren­cia al Ín­di­ce S&P/BMV IPC de la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.