LA SO­BER­BIA POR EN­CI­MA DE LA RA­ZÓN

Así es la postura de AMLO, quien po­dría echar aba­jo la Re­for­ma Edu­ca­ti­va.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - MA­NUEL SO­MO­ZA

El lu­nes pa­sa­do co­men­ta­ba, en la pri­me­ra par­te de es­te ar­tícu­lo, có­mo Ló­pez Obra­dor tie­ne un pro­ble­ma de so­ber­bia que le im­pi­de pen­sar con cla­ri­dad y da­ba yo co­mo ejem­plo el de­seo de can­ce­lar la Re­for­ma Edu­ca­ti­va, que es un error y tam­bién el pre­ten­der ofre­cer edu­ca­ción su­pe­rior a to­dos los jó­ve­nes. Es­to, ade­más de ser prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de im­ple­men­tar en el cor­to plazo, no da­ría bue­nos re­sul­ta­dos, ya que de­sa­for­tu­na­da­men­te mu­chos de ellos no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra re­ci­bir ese ti­po de edu­ca­ción. Otro ejem­plo de su so­ber­bia es que pien­sa can­ce­lar el Ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co y opina co­mo si fue­ra un ex­per­to so­bre el te­ma. Por su­pues­to no es­cu­cha y no quie­re es­cu­char a los ex­per­tos so­bre el te­ma; “él pre­ten­de sa­ber más que to­dos“. Las ra­zo­nes que es­gri­me es que el ae­ro­puer­to es un ni­do de co­rrup­ción, pe­ro por su­pues­to no di­ce quién ni có­mo. Ese es su es­ti­lo.

Otra de sus ideas sin fun­da­men­to es cuan­do di­ce que en su go­bierno no ha­brá co­rrup­ción por­que él pon­drá el buen ejem­plo y eso so­lo ser­vi­rá pa­ra que la co­rrup­ción des­apa­rez­ca co­mo por ar­te de ma­gia. La pre­gun­ta es ¿por qué su teo­ría no le fun­cio­nó cuan­do go­ber­nó la Ciu­dad de Mé­xi­co? Que­dó cla­ro que su círcu­lo ín­ti­mo es­ta­ba pla­ga­do de ra­te­ros. ¿No cree us­ted que es­ta afir­ma­ción es so­ber­bia pu­ra?

Pa­ra ter­mi­nar, al­go que me preo­cu­pa de so­bre­ma­ne­ra es la ex­tra­ña y com­pli­ca­da — por de­cir lo me­nos— es­tra­te­gia de que otor­ga­ra una am­nis­tía a co­rrup­tos y cri­mi­na­les. Por su­pues­to cam­bia es­ta ver­sión a su an­to­jo se­gún sea su au­di­to­rio, pe­ro más que eso, yo me pre­gun­to ¿qué es pa­ra Ló­pez Obra­dor la ley? ¿Al­go que se usa cuan­do uno quie­re o le con­vie­ne? ¿El Es­ta­do de De­re­cho se pue­de aco­mo­dar al gus­to del go­ber­nan­te? A mí me pa­re­ce que sin de­cir­lo — por­que ya apren­dió la lec­ción— AMLO es una per­so­na que siem­pre man­da­ra al dia­blo a las Ins­ti­tu­cio­nes, ya que no tie­ne res­pe­to por ellas.

Es un ca­so com­pli­ca­do ex­pli­car có­mo al­guien tan so­ber­bio y con con­cep­tos tan re­tró­gra­dos ten­ga tan­ta po­pu­la­ri­dad. Lo he pen­sa­do mu­chí­si­mo y no creo que sea por­que sus se­gui­do­res sean “ton­tos” o “im­pe­di­dos”, la úni­ca ra­zón es que es gen­te re­sen­ti­da. Son mi­llo­nes de per­so­nas que no han te­ni­do las opor­tu­ni­da­des que si han te­ni­do otros. Son gen­te a la que ni el PRI, ni el PAN y tam­po­co el PRD les ha cum­pli­do sus pro­me­sas, pe­ro lo peor es que Morena, tam­po­co se las va a cum­plir por­que AMLO, pri­me­ro fue PRI, pe­ro no so­lo eso, el peor PRI que ja­más vi­mos: po­pu­lis­ta, co­rrup­to y equi­vo­ca­do en sus gran­des es­tra­te­gias. Ese PRI que año­ra Ló­pez Obra­dor es el de Eche­ve­rría y Ló­pez Por­ti­llo. Des­pués fue el PRD de la Ciu­dad de Mé­xi­co con el que em­pe­zó la in­se­gu­ri­dad, y un Je­fe de Go­bierno ro­dea­do de la­dro­nes. Aho­ra, Morena, que es una com­bi­na­ción de los an­te­rio­res.

Los re­sen­ti­dos ne­ce­si­tan un cambio, sí, pe­ro pa­ra bien, dis­tin­to, con al­guien que ofrez­ca tra­ba­jar pa­ra ellos, no pro­me­ter im­po­si­bles de lo­grar. Por al­guien que ten­ga ideas nue­vas, por al­guien que sea ho­nes­to y se ro­dee de gen­te si­mi­lar. Por eso es im­por­tan­te que los de­ba­tes se lle­ven a ca­bo pa­ra po­der te­ner un vo­to ra­zo­na­do, no un vo­to ma­ni­pu­la­do.

MA­NUEL SO­MO­ZA Pre­si­den­te Es­tra­te­gias de CI Ban­co por So­mo­za Mu­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.