Los enemi­gos de la de­men­cia

Es­tu­dios re­cien­tes re­ve­lan que la ma­la edu­ca­ción y el so­bre­pe­so au­men­tan los ries­gos de pa­de­cer Alz­hei­mer.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - CLIVE COOKSON

Apri­me­ra vis­ta el cre­ci­mien­to glo­bal de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer y otras for­mas de de­men­cia se ve ate­rra­dor. Las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) que se pu­bli­ca­ron en di­ciem­bre co­lo­can en la ac­tua­li­dad en 50 mi­llo­nes el nú­me­ro de per­so­nas con de­men­cia, y se pro­yec­ta que esa ci­fra lle­gue a 82 mi­llo­nes en 2030 y 152 mi­llo­nes en 2050.

El au­men­to re­sul­ta de los cam­bios de­mo­grá­fi­cos en el mun­do. Por mu­cho el fac­tor de ries­go más gran­de pa­ra la de­men­cia es la edad avan­za­da. Mien­tras las muer­tes por otras cau­sas —in­fec­cio­nes, cán­cer y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res— dis­mi­nu­yen, el nú­me­ro de per­so­nas pro­pen­sas a la de­men­cia en la po­bla­ción cre­ce con ra­pi­dez.

Sin em­bar­go, las ate­rra­do­ras ci­fras lle­van ocul­ta con­si­go la bue­na no­ti­cia de que en mu­chos paí­ses in­dus­tria­li­za­dos la in­ci­den­cia de la de­men­cia re­la­cio­na­da con la edad co­mien­za a caer. En el Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos en la ac­tua­li­dad una per­so­na de 80 años tie­ne una pro­ba­bi­li­dad 10% me­nor de pa­de­cer de­men­cia que ha­ce una dé­ca­da, aun­que la caí­da se pro­du­ce prin­ci­pal­men­te en hom­bres y no en­tre mu­je­res.

Mu­chos cien­tí­fi­cos pien­san que el des­cen­so de­be ser por el cambio en fac­to­res am­bien­ta­les y de es­ti­lo de vi­da. Si po­de­mos iden­ti­fi­car fac­to­res res­pon­sa­bles, po­de­mos apren­der de ellos pa­ra llegar a una es­tra­te­gia de pre­ven­ción del Alz­hei­mer.

Una comisión de ex­per­tos que creó la re­vis­ta mé­di­ca Lan­cet in­for­mó en ju­lio de 2017 que más de un ter­cio de los ca­sos de de­men­cia po­drían pre­ve­nir­se ha­cien­do fren­te a fac­to­res no ge­né­ti­cos que van des­de una edu­ca­ción de­fi­cien­te, es­trés y obe­si­dad has­ta la pér­di­da au­di­ti­va, le­sio­nes en la ca­be­za y la con­ta­mi­na­ción.

“Hay una gran can­ti­dad de in­ves­ti­ga­ción que mues­tra que un es­ti­lo de vi­da en ge­ne­ral sa­lu­da­ble pue­de te­ner un efec­to mar­ca­do en los ries­gos que pue­den lle­var a desa­rro­llar de­men­cia”, di­ce Da­vid Rey­nolds, cien­tí­fi­co y je­fe de Alz­hei­mer's Re­search UK.

La dis­mi­nu­ción en la in­ci­den­cia re­la­cio­na­da con la edad po­dría de­ber­se a una me­jor sa­lud car­dio­vas­cu­lar o más edu­ca­ción y ac­ti­vi­dad fí­si­ca, lo que de­mues­tra que “la de­men­cia no tie­ne que ser una par­te inevi­ta­ble del en­ve­je­ci­mien­to”, di­ce Ja­mes Pic­kett, je­fe de in­ves­ti­ga­ción de la Alz­hei­mer's So­ciety en Londres.

La evi­den­cia de que la edu­ca­ción pro­te­ge con­tra el Alz­hei­mer tam­bién va en au­men­to. “Mu­chos es­tu­dios de­mos­tra­ron que mien­tras más años pa­sa­mos en una edu­ca­ción de tiem­po com­ple­to, el ries­go de Alz­hei­mer es me­nor”, di­ce Hugh Mar­kus del De­par­ta­men­to de Neu­ro­cien­cias Clí­ni­cas de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. “Pe­ro es di­fí­cil des­en­tra­ñar si es­te es un efec­to de que la edu­ca­ción me­jo­ra la fun­ción ce­re­bral o si las per­so­nas con más edu­ca­ción sue­len pro­ve­nir de en­tor­nos de ma­yor ri­que­za, y, por lo tan­to hay una re­duc­ción en otros fac­to­res de ries­go que cau­san la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer”.

El pro­fe­sor Mar­kus en­ca­be­za un es­tu­dio pa­ra des­cu­brir es­tos fac­to­res. Los re­sul­ta­dos que pu­bli­có en BMJ en di­ciem­bre mos­tra­ron que las va­rian­tes ge­né­ti­cas que pre­di­cen el lo­gro edu­ca­ti­vo se aso­cian fuer­te­men­te con la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer. Otros es­tu­dios en­con­tra­ron que has­ta 19% de los ca­sos de Alz­hei­mer se pue­den atri­buir a la ba­ja edu­ca­ción.

Una idea pre­di­lec­ta es que mu­chos años de edu­ca­ción, se­gui­dos por una ca­rre­ra crea­ti­va y ac­ti­vi­da­des du­ran­te la ju­bi­la­ción en de­fi­ni­ti­va man­tie­nen al ce­re­bro lo más ac­ti­vo po­si­ble, crean una “re­ser­va cog­ni­ti­va”.

Sin em­bar­go, es­tá le­jos de que­dar cla­ro has­ta qué gra­do de­be es­ta­ble­cer­se es­ta re­ser­va du­ran­te los pri­me­ros años y la edad ma­du­ra, y qué tan­ta gen­te pue­de evi­tar el desa­rro­llar de­men­cia me­dian­te ac­ti­vi­da­des de ex­pan­sión men­tal en el pe­rio­do de ve­jez.

Se re­la­cio­nan mu­chos fac­to­res am­bien­ta­les con un ma­yor ries­go de de­men­cia, que van des­de la con­ta­mi­na­ción del ai­re, por ejem­plo, has­ta le­sio­nes en la ca­be­za.

El más sorprendente de los nue­ve fac­to­res de ries­go im­por­tan­tes que iden­ti­fi­có la comisión de Lan­cet es la pér­di­da de la au­di­ción en la me­dia­na edad, que po­dría re­du­cir 9% el nú­me­ro de ca­sos de de­men­cia si to­dos fue­ran tra­ta­dos an­tes de que lle­gue la sor­de­ra.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que, aun­que los es­tu­dios pue­den su­ge­rir que un ter­cio o más de los ca­sos de de­men­cia se pue­den pre­ve­nir, se tra­ta de es­ti­ma­cio­nes a ni­vel de la po­bla­ción que no ne­ce­sa­ria­men­te to­man en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias in­di­vi­dua­les.

Con ma­la suer­te y los ge­nes equi­vo­ca­dos, un in­di­vi­duo que ha­ce to­do lo co­rrec­to pue­de desa­rro­llar Alz­hei­mer, del mis­mo mo­do en que una per­so­na que no fu­ma, lle­va una vi­da sa­na y tra­ta de evi­tar la con­ta­mi­na­ción del ai­re pue­de mo­rir jo­ven de cán­cer de pul­món.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

In­hi­bi­dor. Las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas pue­den ser de gran ayu­da pa­ra evi­tar la de­men­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.