LA BUE­NA IN­TEN­CIÓN MUL­TI­MI­LLO­NA­RIA

La fi­lan­tro­pía se con­vir­tió en un ne­go­cio tan gran­de que aho­ra ne­ce­si­ta a ban­que­ros con ex­pe­rien­cia pa­ra su ad­mi­nis­tra­ción.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

La po­de­ro­sa fun­da­ción de 12,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) Ford Foun­da­tion anun­ció que con­tra­tó a Roy Swan, un al­to ban­que­ro de Mor­gan Stan­ley, pa­ra que ma­ne­je una par­te de sus in­ver­sio­nes. Po­dría pen­sar­se que no hay sor­pre­sa en eso: la fi­lan­tro­pía aho­ra es un “ne­go­cio” mul­ti­mi­llo­na­rio en Es­ta­dos Uni­dos (EU), así que las fun­da­cio­nes ne­ce­si­tan mu­cha in­te­li­gen­cia fi­nan­cie­ra.

Pe­ro su con­tra­ta­ción tie­ne un gi­ro: Swan no so­lo tie­ne la ta­rea de pro­du­cir ren­di­mien­tos de mer­ca­do, sino tam­bién ren­di­mien­tos “so­cia­les”. Más es­pe­cí­fi­ca­men­te, la Ford Foun­da­tion re­cien­te­men­te des­ti­nó 1,000 mdd pa­ra in­ver­sio­nes de mi­sión o im­pac­to, o in­ver­sio­nes que se su­po­ne tie­nen el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver un cambio so­cial, pe­ro tam­bién uti­li­da­des a la an­ti­gua.

Es­to se de­be a que los ad­mi­nis­tra­do­res de Ford ya no pien­san que la ac­ción be­né­fi­ca so­la­men­te es en­tre­gar di­ne­ro pa­ra cau­sas no­bles; tam­bién se tra­ta de apro­ve­char el ca­pi­ta­lis­mo y los mercados de ca­pi­tal pa­ra pro­mo­ver el cambio. O co­mo Da­rren Wal­ker, di­rec­tor de la fun­da­ción, quien di­jo re­cien­te­men­te en una con­fe­ren­cia del Fi­nan­cial Ti­mes: “no so­lo im­por­ta el 5% del di­ne­ro que en­tre­gas, es más im­por­tan­te lo que ha­ces con el otro 95% es más im­por­tan­te”.

¿Es­ta es una bue­na idea? Es un con­cep­to fas­ci­nan­te pa­ra evaluar du­ran­te la tem­po­ra­da de dar re­ga­los, so­bre to­do por­que mu­chas fa­mi­lias es­ta­dou­ni­den­ses ri­cas se apre­su­ran pa­ra ha­cer do­na­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas li­bres de im­pues­tos an­tes de que pe­gue la re­for­ma fis­cal.

Has­ta ha­ce po­co, la ma­yo­ría de las re­li­gio­nes su­po­nían que ha­cer el bien era di­fe­ren­te a ga­nar di­ne­ro. Tan­to que los activistas so­cia­les so­lían des­con­fiar del ca­pi­ta­lis­mo y de los ban­que­ros. Y ya que las le­yes fiscales re­quie­ren que la ma­yo­ría de los fon­dos de be­ne­fi­cen­cia de EU den al me­nos 5% de sus ac­ti­vos ca­da año, la prio­ri­dad pa­ra los di­rec­to­res de in­ver­sión ha si­do en­tre­gar ren­di­mien­tos por en­ci­ma de esa ci­fra, ca­si a cual­quier cos­to.

Pe­ro tras bam­ba­li­nas, las ac­ti­tu­des co­mien­zan a cam­biar. El lo­te de 1,000 mdd es el más gran­de en su ti­po. Pe­ro otras en­ti­da­des co­mo la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller y la Fun­da­ción Bill & Me­lin­da Ga­tes tam­bién ex­pe­ri­men­tan con eso. Así que mu­chas ofi­ci­nas fa­mi­lia­res, y los fi­nan­cie­ros del sec­tor pri­va­do se es­fuer­zan por atra­par la ola. A prin­ci­pios de es­te año, UBS, pa­ra ci­tar un ejem­plo, declaró que “com­pro­me­tía al me­nos 5,000 mdd” del di­ne­ro de sus clien­tes a in­ver­sio­nes de im­pac­to du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años. De he­cho, la Glo­bal Impact In­vest­ment Net­work ( GIIN), una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro, es­ti­ma que la in­ver­sión de im­pac­to ya es un sec­tor de 114,000 mdd, con 40% de los fon­dos que tie­nen su ori­gen en EU y 58% del mun­do de ges­tión de ac­ti­vos con fi­nes de lu­cro. JPMor­gan es­ti­ma que es­to pue­de llegar a ser de un mi­llón de mi­llón de dó­la­res pa­ra 2020.

Al­gu­nos cí­ni­cos o Grinchs— po­drían des­car­tar es­to co­mo una for­ma as­tu­ta de mer­ca­do­tec­nia por par­te de los fi­nan­cie­ros, ávi­dos por mi­ti­gar la cul­pa­bi­li­dad de la ri­que­za.

En la ac­tua­li­dad es frus­tran­te­men­te di­fí­cil evaluar có­mo se desem­pe­ñó en reali­dad la in­ver­sión de im­pac­to. La in­ves­ti­ga­ción de GIIN y con­sul­to­ras co­mo McKin­sey su­gie­ren que los in­ver­sio­nis­tas creen que lo­gran ren­di­mien­tos anua­les de en­tre 5 y 15%. Pe­ro es­to pue­de dis­tor­sio­nar­se por­que al­gu­nos in­ver­so­res de im­pac­to fi­jan la mi­ra de for­ma de­li­be­ra­da a ren­di­mien­tos del sub­mer­ca­do pa­ra ma­xi­mi­zar el bien so­cial. Y la fra­se “in­ver­sión de mi­sión”, abar­ca un am­plio es­pec­tro.

Pa­ra al­gu­nas fun­da­cio­nes, el con­cep­to sig­ni­fi­ca evi­tar los va­lo­res que pro­mue­ven da­ños (co­mo las ar­mas de fue­go o el tabaco) o com­prar aque­llos que pue­den pro­por­cio­nar be­ne­fi­cios so­cia­les o am­bien­ta­les (co­mo aten­ción de sa­lud o ener­gía ver­de). Otros quie­ren ren­di­mien­tos so­cia­les cuan­ti­fi­ca­bles.

Uno de los pri­me­ros pro­yec­tos de Ford, por ejem­plo, se­rá in­ver­tir en vi­vien­das ase­qui­bles en De­troit y Ne­wark; la idea ( o es­pe­ran­za) es que es­to pro­por­cio­ne ren­di­mien­tos me­di­bles y es­ta­dís­ti­cas so­bre la for­ma­ción del ho­gar. Es­to es in­du­da­ble­men­te ad­mi­ra­ble; que es­to fun­cio­ne, o se re­pli­que a gran es­ca­la, to­da­vía es­tá por ver­se.

La bue­na no­ti­cia es que mu­chos in­ver­sio­nis­tas de im­pac­to es­tán cons­cien­tes de es­te de­fec­to y pre­sio­nan pa­ra ob­te­ner me­jo­res de­fi­ni­cio­nes y sis­te­mas de in­for­mes. La me­jor no­ti­cia es que es­ta tendencia pa­re­ce re­fle­jar e in­ten­si­fi­car un cambio en las ac­ti­tu­des de los con­su­mi­do­res. Por ejem­plo, en una en­cues­ta de US Trust se mues­tra que las tres cuar­tas partes de los mi­llen­nials le dan una gran prio­ri­dad a los ob­je­ti­vos so­cia­les cuan­do in­vier­ten; eso es un mar­ca­do con­tras­te con lo que ha­cen los baby boo­mers, don­de la pro­por­ción era so­lo de un ter­cio.

Tal vez es­to cam­bie cuan­do los ni­ños crez­can. Si no es así, es­to cam­bia­rá el te­nor de la in­dus­tria de in­ver­sión más que cual­quier co­sa que Ford u otras fun­da­cio­nes pue­dan ha­cer. Des­pués de to­do, se pro­yec­ta que el gru­po de los mi­llen­nials es­ta­dou­ni­den­ses van a he­re­dar al­re­de­dor de 12,000 mdd de ac­ti­vos en la pró­xi­ma dé­ca­da o dos. De cual­quier for­ma, es­to ha­ce que el jue­go fi­lan­tró­pi­co sea mu­cho más in­tere­san­te e im­pre­de­ci­ble que nun­ca. Pien­se en eso si me­te una mo­ne­da en una al­can­cía de una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca du­ran­te las va­ca­cio­nes.

“Mu­chas fa­mi­lias es­ta­dou­ni­den­ses ri­cas se apre­su­ran pa­ra ha­cer do­na­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas li­bres de im­pues­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.