TÁC­TI­CAS DE NE­GO­CIA­CIÓN

LA PO­LÍ­TI­CA ARANCELARIA DE DO­NALD TRUMP PO­NE EN JAQUE A MÁS DE UNO. CE­DER AN­TE EU PO­DRÍA AFEC­TAR AL CO­MER­CIO GLO­BAL

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - FT VIEW

Des­pués de más de un año de lo que fue en su ma­yo­ría una fal­sa gue­rra por el co­mer­cio, la ad­mi­nis­tra­ción Trump pu­so ma­nos a la obra. Al anun­cio de aran­ce­les glo­ba­les pa­ra las ex­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio, su­pues­ta­men­te por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad na­cio­nal, le si­guie­ron las ame­na­zas de ac­cio­nes con­tra Chi­na por vio­la­cio­nes a los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual.

Pa­ra las otras gran­des eco­no­mías — más evi­den­te­men­te Chi­na y la Unión Eu­ro­pea ( UE), pe­ro tam­bién paí­ses cla­ve pa­ra el co­mer­cio y alia­dos, co­mo Corea del Sur— es­ta me­di­da da ini­cio a un ejer­ci­cio de di­plo­ma­cia eco­nó­mi­ca con co­sas muy im­por­tan­tes en jue­go. Cuan­do ne­go­cias con una ad­mi­nis­tra­ción que di­ri­ge al­guien tan vo­lá­til co­mo Trump, la ten­ta­ción es dar­le lo que quie­re o, al me­nos, al­go que pue­da ven­der co­mo vic­to­ria, a cam­bio de una exen­ción de los aran­ce­les y es­pe­rar que se mue­va a otra co­sa.

Hay mu­chas co­sas a fa­vor en un en­fo­que tác­ti­co de ese ti­po. Pe­ro ha­cer con­ce­sio­nes per­ma­nen­tes pa­ra un ali­vio tem­po­ral no so­lo es una ru­ta pe­li­gro­sa a se­guir; es una vi­sión ad­mi­nis­tra­ti­va a cor­to pla­zo de la si­tua­ción, y, de he­cho, es más pro­ba­ble que es­to se re­pi­ta.

Corea del Sur, la ter­ce­ra ma­yor fuen­te de im­por­ta­cio­nes de ace­ro de Es­ta­dos Uni­dos (EU), tal vez fue el que lle­gó más le­jos en las ne­go­cia­cio­nes pa­ra ob­te­ner una exen­ción de Trump. Seúl acep­tó re­ela­bo­rar par­te de un acuer­do co­mer­cial bi­la­te­ral con EU, que en­tró en vi­gor en 2012 al am­pliar una cuo­ta de im­por­ta­ción pa­ra los co­ches es­ta­dou­ni­den­ses y dar­le a EU 20 años adi­cio­na­les pa­ra re­du­cir gra­dual­men­te los aran­ce­les a los ca­mio­nes. De for­ma se­pa­ra­da, pro­me­tió li­mi­tar sus ex­por­ta­cio­nes de ace­ro a 70% de los ni­ve­les ac­tua­les.

Las pri­me­ras dos con­ce­sio­nes son re­la­ti­va­men­te inofen­si­vas: EU ni si­quie­ra lle­na su cuo­ta ac­tual de co­ches. Pe­ro la cláu­su­la res­pec­to del ace­ro, que re­gre­sa a las “res­tric­cio­nes vo­lun­ta­rias de ex­por­ta­cio­nes” de la dé­ca­da de 1980, po­dría te­ner re­per­cu­sio­nes per­ju­di­cia­les.

En pri­mer lu­gar, ese ti­po de res­tric­cio­nes son ile­ga­les ba­jo las re­glas que la Or­ga­ni­za­ción Mundial del Co­mer­cio (OMC) acor­dó en la dé­ca­da de 1990 y ame­na­zan con ac­ti­var un con­flic­to co­mer­cial más ge­ne­ral. En se­gun­do lu­gar, pa­ra un gran ex­por­ta­dor de ace­ro re­du­cir vo­lun­ta­ria­men­te uno de sus prin­ci­pa­les mer­ca­dos so­lo sig­ni­fi­ca que ha­brá más ace­ro co­reano ba­ra­to ron­dan­do, lo que crea­rá ten­sio­nes en otras par­tes del mun­do.

En otras pa­la­bras, cuan­do los paí­ses tra­tan de es­ca­par a los aran­ce­les de Do­nald Trump, de­ben te­ner cui­da­do de no ha­cer al­go que tal vez so­ca­ve lo que que­da del or­den co­mer­cial mundial. Tam­bién de­ben es­tar cons­cien­tes de que es al­go di­fí­cil de des­ha­cer. Corea del Sur qui­zá se com­pró una exen­ción per­ma­nen­te pa­ra el con­jun­to ac­tual de aran­ce­les al alu­mi­nio y al ace­ro, pe­ro no hay ga­ran­tía de que Trump re­gre­se en unos me­ses con una nue­va ex­cu­sa y nue­vas res­tric­cio­nes.

Se­ría muy cor­to de mi­ra pa­ra Ca­na­dá y Mé­xi­co ce­der a las de­man­das de EU y de­bi-

li­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te ( TLCAN), so­bre to­do, las cláu­su­las que se re­la­cio­nan con la ca­de­na de su­mi­nis­tro au­to­mo­triz de cla­se mundial en el blo­que, tan so­lo pa­ra lo­grar exen­cio­nes so­bre los aran­ce­les de ma­te­rias pri­mas co­mo el ace­ro. De ma­ne­ra si­mi­lar, si bien la UE siem­pre de­be es­tar lis­ta pa­ra las ne­go­cia­cio­nes en cues­tio­nes co­mer­cia­les con EU, la pro­ba­bi­li­dad de que se pue­da re­ini­ciar un diá­lo­go tras­atlán­ti­co cons­truc­ti­vo ba­jo es­tas cir­cuns­tan­cias es mí­ni­ma.

La de­ci­sión de las na­cio­nes que de­ci­die­ron per­ma­ne­cer en la Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co (TPP) de se­guir ade­lan­te con el pac­to, in­clu­so des­pués de que Trump re­ti­ró a su país, mos­tró el ca­mino. En ese acuer­do se que­da­ron, por ejem­plo, Mé­xi­co y Ca­na­dá.

Na­die de­be­ría pre­ten­der que es fá­cil li­diar con ame­na­zas irra­cio­na­les que se ha­cen so­bre ba­ses iló­gi­cas. Pe­ro los go­bier­nos de­ben te­ner cui­da­do de no ha­cer con­ce­sio­nes per­ju­di­cia­les y con efec­tos de dis­tor­sión a lar­go pla­zo pa­ra qui­tar­se de en­ci­ma un pro­ble­ma in­me­dia­to.

La res­pues­ta chi­na

Bei­jing ame­na­zó con im­po­ner aran­ce­les so­bre las im­por­ta­cio­nes pro­ce­den­tes de EU con va­lor de 50,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), lo que hi­zo que es­ca­la­ra una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca arries­ga­da con Was­hing­ton y tam­ba­leó los mer­ca­dos glo­ba­les de ca­pi­ta­les y ma­te­rias pri­mas.

La me­di­da se pro­du­jo unas ho­ras des­pués de que la ad­mi­nis­tra­ción Trump enume­ró 1,333 pro­duc­tos chi­nos co­mo po­si­bles blan­cos de sus pro­pios aran­ce­les de 25%. La re­pre­sa­lia de Bei­jing pu­so fin a un en­fo­que más cau­te­lo­so ha­cia los ata­ques pro­ve­nien­tes de la Ca­sa Blan­ca con­tra Chi­na y se com­bi­nó con una re­tó­ri­ca inusual­men­te du­ra que pro­me­tió igua­lar a EU aran­cel por aran­cel.

“Chi­na no quie­re una gue­rra co­mer­cial por­que na­die re­sul­ta­rá ga­na­dor”, di­jo Wang Shou­wen, vi­ce­mi­nis­tro de Co­mer­cio en con­fe­ren­cia de pren­sa. La ex­por­ta­ción es­ta­dou­ni- den­se más afec­ta­da fue la so­ya, que re­pre­sen­tó 12,300 mdd en ex­por­ta­cio­nes a Chi­na el año pa­sa­do, ca­si una dé­ci­ma par­te del to­tal de las ven­tas es­ta­dou­ni­den­ses a Chi­na en 2017 con un va­lor de 130,000 mdd.

Los pla­nes de Chi­na de au­men­tar 25% los aran­ce­les so­bre 106 pro­duc­tos es­tán en una fe­cha que aún tie­ne que de­ci­dir­se, de­pen­dien­do de cuán­do EU im­ple­men­te sus pro­pios aran­ce­les.

El sec­tor agrí­co­la de EU de­pen­de en gran me­di­da de las ven­tas de so­ya a Chi­na, re­pre­sen­tan ca­si 60% de las ex­por­ta­cio­nes agrí­co­las de EU a ese país.

Los nue­vos aran­ce­les pro­pues­tos por Chi­na se di­ri­gen a pro­duc­tos de im­por­tan­cia po­lí­ti­ca.

Caen las ac­cio­nes

La re­pre­sa­lia que pla­nea Chi­na tam­bién gol­peó los mer­ca­dos mun­dia­les el miér­co­les de la se­ma­na pa­sa­da a me­di­da que se in­ten­si­fi­ca­ba el fan­tas­ma de una gue­rra co­mer­cial.

El S&P 500 ca­yó has­ta 1.5% en las pri­me­ras ope­ra­cio­nes en Nue­va York.

El Dow Jones In­dus­trial Ave­ra­ge tam­bién ca­yó 2% a unos mi­nu­tos de la aper­tu­ra, pe­ro más tar­de ope­ró con una ba­ja de 0.7% mien­tras que el S&P per­dió 0.4%.

Los ana­lis­tas afir­man que la gue­rra co­mer­cial en­tre EU y Chi­na sin du­da al­gu­na es un fac­tor que hi­zo que re­gre­sa­ra la vo­la­ti­li­dad a un mer­ca­do bur­sá­til que en 2017 es­tu­vo inusual­men­te tran­qui­lo.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

De gran­des pro­por­cio­nes. La po­si­ble apli­ca­ción de aran­ce­les en­tre las dos eco­no­mías más gran­des del mun­do, de con­fir­mar­se, ge­ne­ra­ría efec­tos ne­ga­ti­vos en to­dos los mer­ca­dos.

Fuen­te: US De­part­ment of Com­mer­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.