¿Án­ge­les de la guar­da?

Si Sam­sung, Ap­ple, Hua­wei o Goo­gle in­te­gra­ran un sis­te­ma de aler­tas se for­ma­ría una red mundial pa­ra pre­ve­nir te­rre­mo­tos.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - NIC FILDES

Las Na­cio­nes Uni­das cal­cu­lan que los te­rre­mo­tos, las inun­da­cio­nes y los des­pren­di­mien­tos de tie­rra afec­ta­ron a 445 mi­llo­nes de per­so­nas y pro­vo­ca­ron la muer­te de 8,000 en el mun­do. Se es­ti­ma que el im­pac­to eco­nó­mi­co fue de ca­si 139,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), so­lo en 2017.

Sin em­bar­go, se em­pie­za a re­clu­tar a los ca­si 5,000 mi­llo­nes de usua­rios de te­lé­fo­nos mó­vi­les en el mun­do pa­ra que ayu­den, tan­to des­pués de un desas­tre co­mo pa­ra pro­por­cio­nar un sis­te­ma de aler­ta an­ti­ci­pa­da.

Una de las pri­me­ras co­sas que las per­so­nas quie­ren ha­cer des­pués de que gol­pea un desas­tre es po­ner­se en con­tac­to con los ser­vi­cios de emer­gen­cia y sus se­res que­ri­dos. Va­rios ope­ra­do­res de te­le­fo­nía mó­vil for­ma­li­zan su pa­pel en es­tos mo­men­tos de es­trés. Por ejem­plo, Te­le­fó­ni­ca, que ope­ra en paí­ses co­mo Chi­le con un al­to ries­go de te­rre­mo­to, se aso­ció con Fa­ce­book, pa­ra in­te­grar la “re­vi­sión de se­gu­ri­dad” de la red so­cial en su pla­ta­for­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ( IA) Au­ra que per­mi­te a ami­gos y fa­mi­lia­res sa­ber que es­tán a sal­vo.

Ti­go El Sal­va­dor, un ope­ra­dor lí­der de te­le­fo­nía mó­vil, in­tro­du­jo una “ta­ri­fa ce­ro”—don­de los da­tos de las co­mu­ni­ca­cio­nes de emer­gen­cia no cuen­tan pa­ra la fac­tu­ra de un clien­te— des­pués de un te­rre­mo­to en ju­nio pa­sa­do.

En Fi­li­pi­nas, un área con al­to ries­go de tsu­na­mis, el ope­ra­dor de te­le­fo­nía mó­vil Smart en­vió 10 mi­llo­nes de men­sa­jes de tex­to y aler­tas a sus clien­tes, mien­tras que su ri­val Glo­be en­tre­gó 250 mi­llo­nes de men­sa­jes gra­tis el año pa­sa­do.

Aho­ra se pue­den apro­ve­char los te­lé­fo­nos mó­vi­les pa­ra pre­de­cir de­sas­tres na­tu­ra­les. Bat­tal­ga­zi Yil­di­rim tra­ba­jó co­mo be­ca­rio de in­ves­ti­ga­ción pos­doc­to­ral en el De­par­ta­men­to de Geo­fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford an­tes de mon­tar Ziz­mos, un sis­te­ma de de­tec­ción de te­rre­mo­tos ba­sa­do en te­lé­fo­nos mó­vi­les.

Es­te pro­duc­to de ini­cio, que se lan­zó en 2015, ofre­ce una al­ter­na­ti­va más ba­ra­ta a los sis­te­mas de de­tec­ción y ad­ver­ten­cia con­ven­cio­na­les. El Sis­te­ma de Aler­ta Tem­pra­na de Sis­mos de Ja­pón, por ejem­plo, cos­tó 1,000 mdd en el trans­cur­so de 15 años, pe­ro se ba­sa en un nú­me­ro li­mi­ta­do de sensores.

Ziz­mos es­pe­ra es­ta­ble­cer una red de mi­llo­nes de sensores de ba­jo cos­to en en­tor­nos ur­ba­nos pa­ra crear un sis­te­ma de de­tec­ción ba­sa­do en la nu­be a tra­vés de los smartp­ho­nes.

Su apli­ca­ción eQua­ke uti­li­za el ace­le­ró­me­tro del te­lé­fono in­te­li­gen­te, que mi­de el mo­vi­mien­to de in­cli­na­ción, y la brú­ju­la, con el fin de ge­ne­rar da­tos de for­ma co­lec­ti­va cuan­do se pro­du­cen tem­blo­res. Los da­tos se trans­mi­ten de re­gre­so a la nu­be don­de los sis­te­mas Ziz­mos mo­ni­to­rean si un te­rre­mo­to es in­mi­nen­te y aler­tan a los usua­rios pa­ra que en­cuen­tren un lu­gar se­gu­ro.

La apli­ca­ción re­ci­bió un sub­si­dio de 1 mdd de Ve­ri­zon y ya se des­car­gó más de 100,000 ve­ces has­ta la fe­cha.

Sin em­bar­go, los sis­te­mas ba­sa­dos en te­lé­fo­nos tie­nen sus li­mi­ta­cio­nes. La apli­ca­ción Ziz­mos so­lo fun­cio­na cuan­do el te­lé­fono es­tá co­nec­ta­do a Wi­Fi y se en­cuen­tra fi­jo, por ejem­plo, cuan­do se en­cuen­tra so­bre una me­sa de ca­fé y no en el bol­si­llo de al­guien. Pa­ra ex­ten­der su al­can­ce, Ziz­mos tam­bién se en­cuen­tra en el desa­rro­llo de un mó­du­lo de in­ter­net de las co­sas que se pue­de ins­ta­lar en los ho­ga­res pa­ra ac­tuar co­mo “co­lum­na ver­te­bral” pa­ra la red sís­mi­ca.

Po­dría es­ta­ble­cer­se un sis­te­ma glo­bal de aler­ta tem­pra­na pa­ra los te­rre­mo­tos de un día a otro si los fa­bri­can­tes de smartp­ho­nes in­te­gra­ran di­rec­ta­men­te la tec­no­lo­gía en sus te­lé­fo­nos,

“Cree­mos fir­me­men­te que la apli­ca­ción ba­sa­da en smartp­ho­nes es una so­lu­ción muy ele­gan­te. Tam­bién cree­mos que so­la­men­te se­rá una so­lu­ción via­ble si uno de los fa­bri­can­tes de te­lé­fo­nos más gran­des co­mo Sam­sung, Ap­ple, Hua­wei o Goo­gle, que tie­ne con­trol en los sis­te­mas ope­ra­ti­vos An­droid, lo res­pal­dan”, di­ce Bat­tal­ga­zi Yil­di­rim de Ziz­mos.

La in­dus­tria sa­te­li­tal tam­bién bus­ca ha­cer más pa­ra pre­de­cir te­rre­mo­tos y tsu­na­mis y se pre­pa­ra pa­ra “gran­des avan­ces en la so­fis­ti­ca­ción”, se­gún Paul Gu­do­nis, res­pon­sa­ble de em­pre­sa de In­mar­sat, la com­pa­ñía de co­mu­ni­ca­cio­nes por sa­té­li­te del Reino Uni­do. Es­to po­dría in­cluir me­jo­res imá­ge­nes de ob­ser­va­ción de la tie­rra y re­des de sensores ins­ta­la­dos en ubi­ca­cio­nes re­mo­tas.

Mu­chos de los paí­ses con ma­yor ries­go “no tie­nen gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro” pa­ra en­la­ces sa­te­li­ta­les avan­za­dos, di­ce Gu­do­nis, pe­ro “la ne­ce­si­dad es la ma­dre de la in­no­va­ción”. Un ejem­plo son los sensores que se co­lo­ca­ron en las bo­yas de pes­ca que pue­den mo­ni­to­rear y pre­de­cir las olas en el agua que po­drían in­di­car un tsu­na­mi. Los sensores en­vían los da­tos a tra­vés de sa­té­li­tes, ya que son de­ma­sia­do re­mo­tos pa­ra que los pue­dan cu­brir las re­des tra­di­cio­na­les de te­le­co­mu­ni­ca­ción.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

Los más gol­pea­dos. Paí­ses co­mo Ja­pón se em­pe­ñan en bus­car más y me­jo­res so­lu­cio­nes de aler­ta pa­ra pre­ve­nir de­sas­tres na­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.