EL CA­PI­TA­LIS­MO DE DA­TOS

Los mer­ca­dos ri­cos en in­for­ma­ción ha­rán ca­da vez más ob­so­le­tas a las em­pre­sas tra­di­cio­na­les, con enor­mes con­se­cuen­cias pa­ra la eco­no­mía y la fuer­za de tra­ba­jo.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS -

Jeff Be­zos se con­vir­tió en el hom­bre más ri­co del mun­do, con una for­tu­na de al­re­de­dor de 125,000 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd), por­que el fun­da­dor de Ama­zon fue uno de los pri­me­ros en en­ten­der las nue­vas re­glas del ca­pi­ta­lis­mo de da­tos.

La ra­zón por la que en­ten­dió esas re­glas más rá­pi­do que la ma­yo­ría es por­que él es­cri­bió la ma­yor par­te de ellas. Sus car­tas a los ac­cio­nis­tas de la com­pa­ñía, que se pu­bli­can ca­da año des­de que Ama­zon se con­vir­tió en em­pre­sa pú­bli­ca, pa­ra quie­nes desean en 1997, son la me­jor ex­pli­ca­ción pa­ra pros­pe­rar en la eco­no­mía di­gi­tal.

Un bre­ve re­su­men: ob­se­sio­nar­se y ex­plo­tar la red de clien­tes pa­ra cre­cer más, in­ver­tir a lar­go pla­zo y en­fo­car­se en dar la me­jor ex­pe­rien­cia y el me­nor pre­cio a tra­vés de una pla­ta­for­ma en lí­nea. “Nues­tra vi­sión es usar es­ta pla­ta­for­ma pa­ra de­sa­rro­llar la em­pre­sa más en­fo­ca­da en el clien­te de la Tie­rra, un lu­gar en el que los pue­den en­con­trar y des­cu­brir cual­quier co­sa y to­do lo que po­drían que­rer com­prar en lí­nea”, es­cri­bió Be­zos en 1999.

En Ama­zon, Be­zos hi­zo que esa vi­sión fun­cio­na­ra es­pec­ta­cu­lar­men­te bien en la prác­ti­ca. Un nue­vo li­bro de Vik­tor Ma­yer- Schön­ber­ger y Tho­mas Ran­ge su­gie­re có­mo po­dría fun­cio­nar tam­bién en la teo­ría.

En Rein­ven­ting Ca­pi­ta­lism in the Age of Big Da­ta, los au­to­res pre­sen­tan dos ar­gu­men­tos pro­vo­ca­do­res e in­ter­re­la­cio­na­dos. En pri­mer lu­gar, sos­tie­nen que los da­tos re­em­pla­za­ron en gran me­di­da al pre­cio co­mo el se­má­fo­ro más efec­ti­vo pa­ra la eco­no­mía. En se­gun­do lu­gar, los mer­ca­dos ri­cos en da­tos ha­rán ca­da vez más ob­so­le­tas a las em­pre­sas tra­di­cio­na­les, con enor­mes con­se­cuen­cias pa­ra nues­tras eco­no­mías y nues­tra fuer­za de tra­ba­jo.

Du­ran­te si­glos, escriben los au­to­res, el pre­cio fun­cio­nó co­mo un mi­la­gro­so me­ca­nis­mo de mer­ca­do, que co­nec­ta a com­pra­do­res y ven­de­do­res, con­su­mi­do­res y pro­duc­to­res. Ca­da año se rea­li­zan al­re­de­dor de 100,000 mdd en transac­cio­nes en to­do el mun­do guia­das por la “mano in­vi­si­ble” del mer­ca­do.

La in­tere­san­te po­si­bi­li­dad de la ac­tua­li­dad es si las pla­ta­for­mas ri­cas en da­tos in­ven­ta­ron, en al­gu­nas áreas, un me­jor me­ca­nis­mo de or­de­na­mien­to que pue­da es­truc­tu­rar la in­for­ma­ción y re­du­cir la ig­no­ran­cia. Aho­ra pue­den re­unir a com­pra­do­res y ven­de­do­res al te­ner en cuen­ta múl­ti­ples pre­fe­ren­cias, co­mo el gus­to per­so­nal, el tiem­po y la con­ve­nien­cia, en lu­gar de so­lo el pre­cio.

Si los da­tos real­men­te re­em­pla­zan al pre­cio co­mo cáp­su­las de in­for­ma­ción eco­nó­mi­ca más efi­cien­tes, en­ton­ces eso ame­na­za­rá a mu­chas com­pa­ñías tra­di­cio­na­les. En esen­cia, las em­pre­sas exis­ten por­que pue­den coor­di­nar al­gu­na ac­ción hu­ma­na de ma­ne­ra más efi­cien­te que los mer­ca­dos des­cen­tra­li­za­dos. Ac­túan co­mo en­ti­da­des le­ga­les, re­cau­dan ca­pi­tal, agru­pan los ries­gos y se­pa­ran la ges­tión de los ac­ti­vos de la pro­pie­dad.

Pe­ro los au­to­res ar­gu­men­tan que el as­cen­so de fir­mas “su­per­es­tre­llas” ri­cas en da­tos, co­mo Goo­gle, Ap­ple, Ali­ba­ba y Sam­sung, le quitará la vi­da a mu­chas em­pre­sas tra­di­cio­na­les. Flo­re­ce­rán aque­llos que sa­ben có­mo ex­plo­tar las ven­ta­jas in­for­ma­ti­vas de los da­tos; el res­to mo­ri­rá.

Co­mo con­su­mi­do­res, po­de­mos re­go­ci­jar­nos en los im­pre­sio­nan­tes ser­vi­cios que brin­dan es­tos mer­ca­dos ri­cos en da­tos. Co­mo em­plea­dos, po­de­mos preo­cu­par­nos an­te la ame­na­za in­mi­nen­te de la ero­sión de nues­tros prin­ci­pa­les em­plea­do­res. A cer­ca de dos ter­cios de la fuer­za la­bo­ral en la ma­yo­ría de los paí­ses los em­plean en­tre 100 y 200 mi­llo­nes de em­pre­sas que ope­ran en la ac­tua­li­dad.

Los au­to­res ar­gu­men­tan que es­ta con­cen­tra­ción de po­der de mer­ca­do ca­da vez ma­yor ten­drá impactos so­cia­les y eco­nó­mi­cos que de­be­rán ma­ne­jar­se con cui­da­do. Tam­bién pue­de ac­tuar co­mo ve­neno pa­ra la in­no­va­ción y la com­pe­ten­cia.

En una en­tre­vis­ta, Ma­yer-Schön­ber­ger ar­gu­men­tó que la in­no­va­ción se de­ri­va­rá ca­da vez más de la ali­men­ta­ción de da­tos en los sis­te­mas de apren­di­za­je au­to­má­ti­co los cua­les per­mi­ten com­pren­der las ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res. Eso ha­rá que sea aún más di­fí­cil te­ner éxi­to pa­ra las star­tups dis­rup­ti­vas.

“Mien­tras la in­no­va­ción se ba­só en el in­ge­nio hu­mano, una pe­que­ña em­pre­sa con una idea in­te­li­gen­te po­dría des­pla­zar a una po­de­ro­sa em­pre­sa ac­tual”, di­jo. “Pe­ro en el fu­tu­ro, las em­pre­sas que ten­gan el ma­yor vo­lu­men de da­tos van a ser ca­da vez más in­no­va­do­ras. Una pe­que­ña star­tup no pue­de com­pe­tir”.

Ma­yer-Schön­ber­ger cree que los go­bier­nos de­be­rían apli­car “im­pues­tos” a los da­tos de las com­pa­ñías su­per­es­tre­lla, per­mi­tien­do a los com­pe­ti­do­res te­ner ac­ce­so a al­gu­nos de sus ac­ti­vos de in­for­ma­ción pa­ra es­ti­mu­lar la com­pe­ten­cia. Se­ña­la el mer­ca­do ale­mán de se­gu­ros de au­to­mó­vi­les, don­de los par­ti­ci­pan­tes más gran­des tie­nen que com­par­tir da­tos con sus com­pe­ti­do­res más pe­que­ños.

Si es­te aná­li­sis ge­ne­ral es co­rrec­to, en­ton­ces va­mos a te­ner que em­pe­zar a pen­sar so­bre es­te ti­po de ideas ra­di­ca­les. El ca­pi­ta­lis­mo de da­tos pue­de ofre­cer ser­vi­cios fe­no­me­na­les, co­mo de­mues­tra Ama­zon. Pe­ro tam­bién pue­de so­ca­var al­gu­nos de los fun­da­men­tos so­bre los cua­les se cons­tru­ye­ron nues­tras so­cie­da­des.

“La ra­zón por la que (Be­zos) en­ten­dió las nue­vas re­glas de la eco­no­mía di­gi­tal más rá­pi­do que la ma­yo­ría es por­que él es­cri­bió la ma­yor par­te de ellas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.