La som­bra de los Cas­tro

El cam­bio de pre­si­den­te no bo­rra­rá 59 años de po­lí­ti­ca cas­tris­ta. Cu­ba es­tá más so­la que nun­ca y to­do con­ti­nua­rá igual.

Milenio - Mercados Milenio - - FINANCIAL TIMES - JOHN PAUL RATHBONE

Co­mo pie­za de pro­pa­gan­da, la de­ve­la­ción de la es­ta­tua de bron­ce de Jo­sé Martí que evo­ca al ma­yor hé­roe de la in­de­pen­den­cia de Cu­ba en el mo­men­to de su muer­te fue un fra­ca­so. Pe­ro co­mo una tris­te es­ce­na del úl­ti­mo ac­to del ré­gi­men de 60 años de los her­ma­nos Cas­tro, el even­to ofi­cial, que se reali­zó fren­te al Mu­seo de la Re­vo­lu­ción de La Ha­ba­na en enero pa­sa­do, di­jo mu­cho.

Cu­ba con­si­de­ró la es­ta­tua co­mo un asun­to de Es­ta­do. Re­qui­rió de cua­tro años de pla­nea­ción me­ticu­losa, y 2.5 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) de do­na­cio­nes pri­va­das es­ta­dou­ni­den­ses, pa­ra ha­cer la ré­pli­ca de 17 to­ne­la­das de la es­cul­tu­ra, y en­viar­la des­de Nue­va York, don­de ori­gi­nal­men­te es­tá des­de ha­ce más de 60 años en Cen­tral Park. Raúl Cas­tro, pre­si­den­te de Cu­ba, in­clu­so se des­vió de su ca­mino du­ran­te una vi­si­ta en 2015 a la ONU pa­ra agra­de­cer per­so­nal­men­te al al­cal­de de Nue­va York, Bill de Bla­sio, por la ayu­da.

Pa­ra La Ha­ba­na, la es­ta­tua era el sím­bo­lo de un acer­ca­mien­to y la es­pe­ran­za de un cam­bio. Cuan­do el pro­yec­to ini­ció, Cu­ba es­tu­vo inun­da­da por vi­si­tas de dig­na­ta­rios, des­de el Pa­pa has­ta los Ro­lling Sto­nes, Karl La­ger­feld y, el en­ton­ces pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos (EU), Ba­rack Oba­ma.

Fi­de­li­to, el hi­jo ma­yor de Fi­del Cas­tro, in­clu­so se to­mó una sel­fie con Pa­ris Hil­ton, cuan­do vi­si­tó Cu­ba en un via­je de ce­le­bri­da­des. Una se­rie de in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros tam­bién re­co­rrie­ron la Ha­ba­na pa­ra ex­plo­rar opor­tu­ni­da­des, fa­vo­re­cien­do la sen­sa­ción de op­ti­mis­mo que ha­bía en el ai­re.

Sin em­bar­go, igual de im­por­tan­te pa­ra el li­de­raz­go cu­bano, el mo­nu­men­to era una ex­pre­sión del pro­pó­si­to re­vo­lu­cio­na­rio que se ex­ten­dió des­de la muer­te de Martí, ha­ce 123 años, has­ta nues­tros días. Ese sen­ti­do de con­ti­nui­dad es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te pa­ra el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba, ya que es­te año se en­fren­ta a un mo­men­to de­li­ca­do e, in­clu­so, tal vez es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­ble.

El 19 de abril, Cas­tro, de 86 años, de­ja­rá el car­go co­mo pre­si­den­te y pro­ba­ble­men­te lo sus­ti­tu­ya Mi­guel Díaz- Ca­nel, de 57 años, el vi­ce­pre­si­den­te. Si bien el pues­to eje­cu­ti­vo es en gran me­di­da sim­bó­li­co, y se es­pe­ra que Cas­tro se man­ten­ga co­mo la ca­be­za del par­ti­do y el ejér­ci­to, se­rá la pri­me­ra vez des­de 1976 que uno de los her­ma­nos Cas­tro no ocu­pe el car­go. Su­mán­do­se a la sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre es­tá la ne­ce­si­dad de lle­var a ca­bo una re­for­ma drás­ti­ca de la economía es­ti­lo so­vié­ti­co de Cu­ba, aun cuan­do esas me­di­das de li­be­ra­li­za­ción ero­sio­nen el con­trol que tie­ne el Par­ti­do Co­mu­nis­ta en el po­der.

Pe­ro mu­chas co­sas em­peo­ra­ron cuan­do Cas­tro se reunió con los fun­cio­na­rios del par­ti­do pa­ra pre­sen­ciar la inau­gu­ra­ción de la es­ta­tua el 28 de enero, cua­tro años des­pués de que co­men­zó el pro­yec­to.

Aho­ra, en lu­gar de trans­mi­tir la con­ti­nui­dad, el mo­nu­men­to pa­re­ce des­ta­car los múl­ti­ples desafíos y ca­ren­cias de Cu­ba. In­clu­so la ins­crip­ción a la vi­da de Martí cin­ce­la­da en la ba­se de már­mol ne­gro con­te­nía erro­res or­to­grá­fi­cos in­de­le­bles. La pa­la­bra en es­pa­ñol pa­ra ciu­dad se es­cri­bió mal co­mo “cui­dad”, mien­tras que la pa­la­bra “na­cío”, su­pues­ta­men­te “na­ció”, no exis­te.

En los úl­ti­mos sie­te me­ses, el pre­si­den­te Do­nald Trump dio mar­cha atrás a la dis­ten­sión que ini­ció Oba­ma. El per­so­nal en la em­ba­ja­da de EU se re­du­jo a ni­ve­les no vis­tos des­de 1977.

A pe­sar de las re­for­mas que ini­ció Cas­tro ha­ce 10 años, cuan­do asu­mió la pre­si­den­cia, al­go que con­du­jo a la crea­ción de 580,000 ne­go­cios pro­pios de au­to­em­plea­dos, la economía es un ter­cio más pe­que­ña que en 1985, se­gún un es­tu­dio que en­ca­be­zó Pa­vel Vidal, eco­no­mis­ta cu­bano que en­se­ña en la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na en Co­lom­bia.

Na­die es­pe­ra un cam­bio abrup­to cuan­do Cas­tro y otros miem­bros ma­yo­res de la lla­ma­da ge­ne­ra­ción his­tó­ri­ca, que di­ri­gió la re­vo­lu­ción de 1959, se ha­gan a un la­do. La in­do­len­cia y la iner­cia de las es­truc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les de Cu­ba se ocu­pan de eso.

El nue­vo su­ce­sor

La pri­me­ra pre­gun­ta que hay que ha­cer pa­ra cual­quier tran­si­ción es: ¿quién es el su­ce­sor? Se asu­me que Díaz-Ca­nel es el pró­xi­mo pre­si­den­te, aun­que pú­bli­ca­men­te pre­pa­ra­do pa­ra el pues­to, la Asam­blea Na­cio­nal con­fir­ma­rá el nom­bra­mien­to el 19 de abril, cuan­do se ra­ti­fi­que al pró­xi­mo vi­ce­pre­si­den­te y otros al­tos pues­tos.

Tam­po­co es un re­for­ma­dor. El cor­pu­len­to hom­bre de 57 años usa un iPad y pro­me­tió que el go­bierno de Cu­ba se­rá “más re­cep­ti­vo” a las preo­cu­pa­cio­nes del pue­blo. Pe­ro el ex­lí­der ju­ve­nil co­mu­nis­ta de pro­vin­cia no es un mo­de­ra­do. El año pa­sa­do, un vi­deo fil­tra­do lo mos­tró en una reunión de al­to ni­vel del Par­ti­do Co­mu­nis­ta arre­me­tien­do con­tra los me­dios di­si­den­tes, me­dios in­de­pen­dien­tes, las em­ba­ja­das ex­tran­je­ras y otros “sub­ver­si­vos”.

Ade­más de li­mi­tar cual­quier ini­cia­ti­va de re­for­ma, la ne­ce­si­dad de Díaz- Ca­nel se­rá so­li­di­fi­car su po­si­ción den­tro de los prin­ci­pa­les cen­tros de po­der de Cu­ba: el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, el ejér­ci­to y la fa­mi­lia Cas­tro.

“Las fuer­zas ar­ma­das, que in­clu­yen el mi­nis­te­rio del in­te­rior, es don­de ra­di­ca el ver­da­de­ro po­der”, di­ce Frank Mo­ra, ex­sub­se­cre­ta­rio de de­fen­sa ad­jun­to de EU y aho­ra pro­fe­sor de asun­tos in­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de Flo­ri­da.

Tam­bién es la ins­ti­tu­ción don­de Cas­tro, un ge­ne­ral de cua­tro es­tre­llas, tie­ne los víncu­los más fuer­tes. Su hi­jo Alejandro es un ex­per­to en con­tra­in­te­li­gen­cia en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, mien­tras que su ex­yerno, el ge­ne­ral Luis Alberto Ro­drí­guez, di­ri­ge GAESA, el hol­ding de pro­pie­dad mi­li­tar que con­tro­la gran par­te del sec­tor tu­rís­ti­co de Cu­ba.

“Es­pe­ro que el res­to de la vi­da de Raúl fun­cio­ne co­mo ocu­rrió con Deng Xiao­ping en Chi­na: con un po­der for­mal de­cre­cien­te pe­ro con un in­men­so po­der in­for­mal, al me­nos has­ta que mue­ra”, di­ce Mo­ra.

La economía, el ma­yor desafío

La re­sis­ten­cia del par­ti­do, la pla­nea­ción cen­tral y la apli­ca­ción po­co en­tu­sias­ta mi­ti­ga­ron in­clu­so las li­mi­ta­das re­for­mas que lan­zó Cas­tro. Los ma­los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos a su vez obli­ga­ron re­cor­tes en edu­ca­ción y ser­vi­cios so­cia­les, que se­gún las ci­fras ofi­cia­les se re­du­je­ron 8% des­de 2008. Aun­que las lle­ga­das de tu­ris­tas se du­pli­ca­ron en 10 años, las im­por­ta­cio­nes ca­ye­ron de 15,000 mdd en 2013 a 10,000 mdd en 2016, lo que lle­vó a una es­ca­sez ca­da vez ma­yor. La ta­rea más im­por­tan­te es re­for­mar el sec­tor es­ta­tal, don­de las em­pre­sas que ma­ne­jan pér­di­das ab­sor­ben una quin­ta par­te del pre­su­pues­to en for­ma de sub­si­dios. La uni­fi­ca­ción mo­ne­ta­ria, que plan­teó Cas­tro du­ran­te mu­cho tiem­po, ayu­da­ría a obli­gar a que se dé ese pro­ce­sow.

La so­lu­ción en cual­quier otro lu­gar se­ría ex­pan­dir el sec­tor pri­va­do. Es­to ya ab­sor­bió más de la mi­tad del mi­llón de em­pleos es­ta­ta­les que re­du­jo Cas­tro des­de 2008. Tam­bién po­dría ab­sor­ber más y pro­por­cio­nar in­gre­sos fis­ca­les que ne­ce­si­ta tan­to el Es­ta­do. Pe­ro el sec­tor pri­va­do de Cu­ba so­lo es to­le­ra­do por las au­to­ri­da­des y su cre­ci­mien­to pon­dría aún más en pe­li­gro su con­trol: un di­le­ma per­ma­nen­te pa­ra el ré­gi­men, que re­co­no­ce la ne­ce­si­dad de un cam­bio, pe­ro a la vez le te­me.

Cu­ba es­tá so­la. Ca­si por pri­me­ra vez en su his­to­ria —co­mo co­lo­nia de Es­pa­ña, una su­pues­ta sá­tra­pa de EU y sa­té­li­te so­vié­ti­co— y más re­cien­te­men­te co­mo re­cep­to­ra de ayu­da ve­ne­zo­la­na, ca­re­ce de un pa­trón eco­nó­mi­co.

Los mi­gran­tes con­ti­núan brin­dan­do un ex­tra­ño sal­va­vi­das, con el en­vío de más de 3,000 mdd al año a sus fa­mi­lia­res en la is­la. Pe­ro en otros lu­ga­res, La Ha­ba­na ya ca­si ago­tó sus lí­neas de cré­di­to con Chi­na, mien­tras que sus alia­dos co­mo Ru­sia ca­re­cen de los me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra in­ter­ve­nir com­ple­ta­men­te.

Mien­tras tan­to, el ca­ris­ma de su re­vo­lu­ción se des­va­ne­ció y des­ti­ñó co­mo la pin­tu­ra en tan­tas pa­re­des de­rrui­das de La Ha­ba­na. “Sim­ple­men­te Cu­ba ya no es im­por­tan­te”, di­ce Jor­ge Cas­ta­ñe­da, ex­se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Mé­xi­co. “Ya a na­die le im­por­ta, ex­cep­to a los cu­ba­nos”.

Hay al­gu­nos pun­tos po­si­ti­vos, par­ti­cu­lar­men­te en la ex­pan­sión de in­ter­net. Es­to ayu­dó a al­gu­nas star­tups, co­mo Clan­des­ti­na, una tien­da en lí­nea que ven­de ser­vi­cios grá­fi­cos a su em­pre­sa her­ma­na es­ta­dou­ni­den­se, que más tar­de im­pri­me los di­se­ños en ca­mi­se­tas y los dis­tri­bu­ye el mun­do. “Po­de­mos ha­cer­lo por­que soy ciu­da­da­na es­pa­ño­la”, di­ce la co­fun­da­do­ra Lei­re Fer­nán­dez. Po­cos otros pue­den.

Cua­tro días des­pués de la inau­gu­ra­ción de la es­ta­tua de Martí, y tres años des­pués de su in­fa­me sel­fie, el hi­jo ma­yor de Fi­del Cas­tro se sui­ci­dó. Aun­que se­gu­ra­men­te so­lo fue una coin­ci­den­cia, mu­chos lo to­ma­ron co­mo una se­ñal de los tiem­pos. Co­mo se­ña­ló el pe­rió­di­co es­ta­tal

Gran­ma en su es­cue­ta co­ber­tu­ra, Fi­de­li­to su­fría de de­pre­sión agu­da.

“Sim­ple­men­te Cu­ba ya no es im­por­tan­te”, Jor­ge Cas­ta­ñe­da, ex­se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Mé­xi­co.

Coin­ci­den­cia o des­tino. La es­ta­tua ecues­tre de Jo­sé Martí, que se re­pli­có de una en Cen­tral Park, en Nue­va York, pa­re­cie­ra un au­gu­rio del fu­tu­ro de Cu­ba. Dos erro­res or­to­grá­fi­cos in­de­le­bles, cin­ce­la­dos en la ba­se de már­mol ne­gro, tam­bién se...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.