LA IN­VER­SIÓN ÉTI­CA

El más gran­de ges­tor de fon­dos del mun­do, Blac­kRock, da a sus clien­tes una op­ción úni­ca: em­pre­sas no re­la­cio­na­das con las ar­mas.

Milenio - Mercados Milenio - - FINANCIAL TIMES - BROOKE MAS­TERS

Los es­ta­dou­ni­den­ses har­tos de la vio­len­cia con ar­mas, aho­ra tie­nen la opor­tu­ni­dad de de­ci­dir con sus bol­si­llos. Blac­kRock, el ma­yor ges­tor de in­ver­sio­nes del mun­do, di­jo que crea va­rias op­cio­nes pa­ra los in­ver­sio­nis­tas que quie­ran evi­tar los ri­fles AR-15 y otras ar­mas de fue­go ci­vi­les.

Los fa­bri­can­tes y la ma­yo­ría de los mi­no­ris­tas de ar­mas aho­ra que­da­rán ex­clui­dos de los fon­dos mu­tuos más ge­ne­ra­les so­cial­men­te res­pon­sa­bles y los fon­dos co­ti­za­dos en bol­sa de Blac­kRock.

Es­te ti­po de fon­dos ex­clu­ye his­tó­ri­ca­men­te a las com­pa­ñías que fa­bri­can bom­bas de frag­men­ta­ción, reac­to­res nu­clea­res y ci­ga­rri­llos, mien­tras que fa­vo­re­cen a las em­pre­sas que son ca­li­fi­ca­das co­mo so­cial­men­te res­pon­sa­bles.

A los in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les de Blac­kRock se les ofre­ce­rá una op­ción aún más es­pe­cí­fi­ca: pue­den fil­trar las ac­cio­nes de ar­mas de sus do­ta­cio­nes e in­cluir fon­dos in­de­xa­dos li­bres de ar­mas en las op­cio­nes de pla­nes de pensiones de sus em­plea­dos, sin te­ner que fre­nar por com­ple­to la in­ver­sión éti­ca.

Es­te ni­vel de re­cha­zo pun­tual no tie­ne pre­ce­den­tes pa­ra Blac­kRock. El ges­tor de in­ver­sio­nes co­men­zó a ana­li­zar el pro­ble­ma des­pués de la ma­sa­cre, en fe­bre­ro, de 17 per­so­nas en la pre­pa­ra­to­ria Mar­jory Sto­ne­man Dou­glas High School en Flo­ri­da, que pro­vo­có pro­tes­tas ge­ne­ra­li­za­das con­tra las le­yes de ar­mas de Es­ta­dos Uni­dos (EU). La me­di­da tam­bién se pro­du­ce po­co des­pués de que el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Blac­kRock, Larry Fink, ad­vir­tie­ra a las em­pre­sas que el ren­di­mien­to fi­nan­cie­ro no era su­fi­cien­te, que tam­bién te­nían que “ha­cer una con­tri­bu­ción po­si­ti­va a la so­cie­dad”.

Esa es una idea no­ble, pe­ro los in­ver­sio­nis­tas han si­do cau­te­lo­sos so­bre el im­pac­to po­ten­cial en sus car­te­ras al tra­tar de ha­cer el bien, mien­tras que al mis­mo tiem­po les va bien eco­nó­mi­ca­men­te.

Las “ac­cio­nes sin” (pe­ca­do) — em­pre­sas que ven­den al­cohol, ta­ba­co, ar­mas y jue­gos de azar— his­tó­ri­ca­men­te han te­ni­do me­jo­res re­sul­ta­dos que el mer­ca­do en ge­ne­ral. Y la ex­pe­rien­cia re­cien­te de No­rue­ga tien­de a res­pal­dar­lo. Su fon­do de ri­que­za so­be­ra­na co­men­zó a ex­cluir ese ti­po de ac­cio­nes de sus in­ver­sio­nes de ca­pi­tal de ba­se ge­ne­ral en 2004. Esa de­ci­sión le cos­tó apro­xi­ma­da­men­te 0.1 pun­tos por­cen­tua­les al año.

Por otro la­do, el fon­do cal­cu­ló que ex­cluir em­pre­sas in­di­vi­dua­les por cues­tio­nes am­bien­ta­les es­pe­cí­fi­cas, de de­re­chos hu­ma­nos y otras cues­tio­nes éti­cas, au­men­tó sus ren­di­mien­tos 0.04 pun­tos por­cen­tua­les al año. Du­ran­te un pe­rio­do de 12 años, el fon­do cal­cu­ló que la in­ver­sión éti­ca re­du­jo 1.6% los ren­di­mien­tos, en com­pa­ra­ción con su ín­di­ce de re­fe­ren­cia de ac­cio­nes.

No­rue­ga cree que pre­sio­nar su agen­da éti­ca va­le más que la pe­que­ña can­ti­dad de pér­di­das en ga­nan­cias. El Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas am­plió su prohi­bi­ción pa­ra in­cluir a los gran­des pro­duc­to­res de car­bón en 2016. En es­te mo­men­to de­ba­ten si de­ben agre­gar a la lis­ta a las com­pa­ñías pe­tro­le­ras por ra­zo­nes fi­nan­cie­ras.

Ca­da vez más in­ver­so­res es­tán em­pe­zan­do a se­guir su ejem­plo. La úl­ti­ma re­vi­sión de la Glo­bal Sus­tai­na­ble In­vest­ment Allian­ce re­ve­ló, en 2016, que ca­si 23,000 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos se ad­mi­nis­tra­ban se­gún cri­te­rios am­bien­ta­les, so­cia­les y de go­ber­nan­za, 25% más que en 2014.

Es­tas es­tra­te­gias de ESG ( am­bien­ta­les, so­cia­les y de go­bierno cor­po­ra­ti­vo) no so­lo se vuel­ven más po­pu­la­res, sino más so­fis­ti­ca­das. Pa­ra los in­ver­sio­nis­tas que desean se­guir sus prin­ci­pios, pe­ro tam­bién dar­le se­gui­mien­to a un ín­di­ce, los ges­to­res de car­te­ras em­pie­zan a en­con­trar for­mas de “op­ti­mi­zar” los fon­dos ESG al re­em­pla­zar a las em­pre­sas excluidas con ex­po­si­ción adi­cio­nal a los gru­pos con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res, pe­ro que ob­tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos en las ca­li­fi­ca­cio­nes de éti­ca y de go­bierno.

Blac­kRock des­cu­brió que po­dría me­jo­rar la ca­li­fi­ca­ción de una ESG de una car­te­ra en un ni­vel ( pa­sar de tri­ple B a A) y man­te­ner el error de se­gui­mien­to por de­ba­jo de 10 pun­tos ba­se. Un au­men­to de dos ni­ve­les a do­ble AA pro­vo­có un error de se­gui­mien­to de 50 pun­tos ba­se. A su vez, en un es­tu­dio que reali­zó Ro­be­co, otra fir­ma ad­mi­nis­tra­do­ra de ac­ti­vos, en el año 2017, des­cu­brió que el ex­ce­den­te de ren­di­mien­tos de las ac­cio­nes si po­dría re­pli­car­se me­dian­te el aná­li­sis de otros ti­pos de fac­to­res de in­ver­sión, co­mo los al­tos már­ge­nes de uti­li­da­des.

En el ca­so de las ac­cio­nes de ar­mas de fue­go de EU, los in­ver­so­res que quie­ran se­guir sus prin­ci­pios y evi­tar el sec­tor po­drían to­mar me­nos ries­gos de lo que al­gu­na vez pen­sa­ron. Des­pués de to­do, el sec­tor mi­no­ris­ta es­ta­dou­ni­den­se pa­sa por di­fi­cul­ta­des, in­clu­yen­do al­gu­nos de los pro­pie­ta­rios más des­ta­ca­dos de tien­das que ven­den ar­mas: las ac­cio­nes de Wal­mart, Kro­ger y Cam­ping World tu­vie­ron una caí­da de más de 15% des­de el ti­ro­teo de Par­kland, y Re­ming­ton, un pro­mi­nen­te fa­bri­can­te de ar­mas, se de­cla­ró en ban­ca­rro­ta en mar­zo.

“Se­gún la Glo­bal Sus­tai­na­ble In­vest­ment Allian­ce re­ve­ló, en 2016, que ca­si 23,000 mdd en ac­ti­vos se ad­mi­nis­tra­ban se­gún cri­te­rios am­bien­ta­les, so­cia­les y de go­ber­nan­za, 25% más que en 2014”.

BROOKE MAS­TERS Edi­to­ra de aná­li­sis y co­men­ta­rios en FT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.